Portada » Vitamina B12: su función en nuestro organismo y como saber si tenemos deficiencia de vitamina B12
Estar en forma

Vitamina B12: su función en nuestro organismo y como saber si tenemos deficiencia de vitamina B12

Vitamina B12
Vitamina B12

La vitamina B12, también conocida como cianocobalamina, pertenece a la familia de compuestos de la cobalamina. Aunque generalmente se cree que es producido por animales, su biosíntesis se limita a unas pocas bacterias y arqueas, por lo que su producción depende de la fermentación microbiana.

Los animales adquieren estas bacterias al comer los alimentos con los que entran en contacto (generalmente en el suelo o el agua). Por otro lado, el ser humano debe obtenerlo ingiriendo alimentos de origen animal que lo contengan o bien a través de suplementación.

No hay que olvidar que, salvo en el caso de la agricultura ecológica, el resto de animales obtienen sus dosis mediante suplementación, inyección o piensos, por lo que la suplementación no es naturalmente “algo natural”. En la mayoría de los casos, simplemente elimina al intermediario.

¿Qué hace la vitamina B12 en nuestro cuerpo?

La vitamina B12 interviene en varias vías metabólicas como el ciclo de Krebs (vía fundamental para la obtención de energía), la síntesis de aminoácidos y ADN, y la metilación de histonas, es decir, actúa como regulador de genes. Además, la B12 es fundamental para el crecimiento celular de un sistema nervioso sano y para mantener niveles correctos de homocisteína plasmática, evitando así posibles trastornos neurológicos y problemas cardiovasculares, entre ellos anemia perniciosa y enfermedad hematológica.

¿Cuál es la mejor forma de diagnosticar una deficiencia de vitamina B12?

A menos que sea vegetariano o vegano, las causas más probables de la deficiencia de vitamina B12 generalmente se derivan de una mala digestión o un problema específico de mala absorción de esta vitamina. Cuando se padecen síntomas asociados a una deficiencia de esta vitamina (somnolencia, hormigueo en las extremidades, entumecimiento, deterioro cognitivo, visión borrosa) y se intenta diagnosticar el déficit, se suele determinar la cantidad de B12 en suero, donde es normal los valores oscilan entre 150 y 900 pg / ml. Esta prueba se suele realizar porque es muy accesible, rápida y barata, pero tiene importantes limitaciones a la hora de establecer el grado de deficiencia real, sobre todo cuando los valores se mantienen cerca del extremo inferior del rango.

Además, varias circunstancias pueden afectar el resultado de la prueba, incluidos falsos positivos (deficiencia de folato, embarazo, mieloma múltiple o consumo excesivo de vitamina C) y falsos negativos (enfermedad hepática, enfermedades autoinmunes o diferentes síndromes mieloproliferativos). De esta forma, tenemos a nuestra disposición otras alternativas más específicas pero más caras e inaccesibles: la cuantificación del ácido metilmalónico y la homocisteína. Tanto el ácido metilmalónico como la homocisteína están elevados en la deficiencia de B12 como productos acumulados debido a su carencia que actúa como coenzima, necesaria para el paso de metilmalonil-CoA a succinil-CoA y de homocisteína a metionina, respectivamente. Los valores normales de ácido metilmalónico y homocisteína prácticamente excluyen la deficiencia. El ácido metilmalónico es más específico que la homocisteína, que puede aumentar en muchas otras situaciones.