Portada » Un actor americano estafa 200 millones de dólares haciéndose pasar por Netflix y HBO
Variado

Un actor americano estafa 200 millones de dólares haciéndose pasar por Netflix y HBO

Zach Avery
Zach Avery

Mireya Marrón – NIUS Diario

  • Zach Avery compraba derechos de películas que no tenía, en nombre de estas plataformas

  • Ya ha sido arrestado y piden para él 20 años de prisión

Zach Avery es un actor poco conocido que ha trabajado hasta ahora en películas como Fury (protagonizada por Brad Pitt en 2014), The White Crow (2018) o Last Moment of Clarity (2020).

Pero su nombre ha saltado hoy a los medios, y no por su trabajo, sino por ser el autor de una estafa multimillonaria en Hollywood.

Zachary Horwitz, su nombre real, ha sido acusado de idear una trama financiera fraudulenta de 690 millones de dólares, haciéndose pasar por intermediario de Netflix y HBO.

Arrestado, piden 20 años de cárcel

El actor de 34 años, casado y con un hijo de dos años, ya ha sido arrestado, sus activos han sido incautados y se pide para él 20 años de prisión, han informado un fiscal de California y policía financiera de Estados Unidos, la SEC, a través de un comunicado.

.

Se sospecha que Zach Avery llevaba cinco años solicitando inversiones en nombre de las plataformas de streaming a través de su empresa fraudulenta.

Así engañaba a los inversores

Avery pedía comprar los derechos de distribución de películas regionales, como The Lords of Salem o Kickboxer, para luego licenciarlos a las principales plataformas como Netflix o HBO en su distribución en América Latina, África o Australia.

Pero lo que se ha descubierto ahora es que no tenía ninguna relación con estas plataformas, sino que había creado su propia empresa, 1inMM Capital, dentro de un esquema piramidal fraudulento en el que utilizó el dinero de sus inversores para financiar su estilo de vida ostentoso, “incluida la compra de una residencia en Beverlywood por 6 millones de dólares”, en la que ha sido detenido.

Según la SEC, el actor ha recaudado hasta 690 millones de dólares a sus víctimas, a quienes llegó a enviar caras botellas de whisky con el análisis de resultados de su empresa y ganarse así su confianza, prometiéndoles un 35% de retorno de la inversión.

Según el FBI, el actor debe a los inversores más de 227 millones de dólares.