Portada » Manuel Jabois, contar historias de vísperas
Variado

Manuel Jabois, contar historias de vísperas

Manuel Jabois
Manuel Jabois

Manuel Villanueva / Correcaminos Gastronómico – NIUSDiario

  • El periodista de ‘El País’ ya destacaba en el ‘Diario de Pontevedra’ por sus ‘contracrónicas’, lo que hay detrás de los grandes titulares

  • “Para escribir me nutro de salir a la calle, de las cosas que suceden alrededor y en eso Madrid es imbatible”

  • Su última novela, ‘Miss Marte’, habla de la dolorosa pérdida, sus personajes están en la ‘víspera’ de que algo ocurra

Arroja las palabras con puntería, con la electricidad de su escritura y la inmediatez de ver las cosas y contarlas. Tiene un talento instantáneo, según dice de vísperas, probablemente porque nació en un pueblo, Sanxenxo, por el que cada día en verano se va el sol, o también porque, como decía el poeta polaco recientemente desaparecido Adam Zagajweski, “el amanecer siempre dice algo”.

Manuel Jabois busca a diario una historia para llevarla a su destino en las páginas de El País o en ese andén cotidiano de la radio que es Hora 25. Le gusta mucho lo que hace, eso me dice en esta charla distendida de sábado mientras va de un sitio para otro promocionando su última novela, “Miss Marte” (Alfaguara): “Me gusta mucho esta profesión: tener una buena entrevista entre manos, dar con una buena historia, tener una idea y desarrollarla en una columna… pero lo que más de todo es el momento en el que ocurre algo o estás viendo algo y tienes que enviarlo cuanto antes, nunca escribo mejor que en esas ocasiones, nunca vuelvo a ser tan joven y nunca siento tanto la adrenalina y pocas cosas me motivan más que ese momento en el que te dicen que hay solo 25 minutos para contarlo, o envíalo ya, por favor. Eso no me lo va a dar la literatura, ni nada. Ese momento de escribir en el móvil no tiene comparación alguna”.

Portada de 'Miss Marte'.

Fernando Ónega me dijo un día que no eres nadie hasta que no escribes en tu periódico local. Jabois empezó siendo alguien desde el principio, escribiendo en el Diario de Pontevedra, en el que además fue corresponsal desde su pueblo, corresponsalía que heredaría de su abuelo. Lo recuerda perfectamente. “Apareció un recuadro en el periódico: ‘A partir de hoy nuevo corresponsal en Sanxenxo, Manuel Jabois, número de teléfono tal’. Y me dije: pues ese soy yo. Me surgió esa oportunidad de empezar a hacer notas y en contra de lo esperado empecé a hacer también páginas y páginas”. “Yo aprendo a escribir en un periódico en el periódico, aprendo a andar en bici en una carrera ciclista. Aprendí de esa escuela cosas que todavía practico hoy: no contar las cosas de forma convencional. Yo iba a una rueda de prensa y me recreaba mucho en los detalles, cualquier cosa que no estuviera a la vista yo hacía que estuviera. No me ceñía a la noticia, me fijaba mucho en los aspectos marginales y con eso creaba la crónica”.

Para abundar en el relato incorporo a la conversación a un viejo amigo que fue director del Diario de Pontevedra, Antón Galocha, le pido que me cuente cómo se produjo el hallazgo de Jabois: “Cuando llegué al Diario, en marzo del 2000, Manuel era el corresponsal en Sanxenxo. Había heredado la corresponsalía de su abuelo y allí siguió con el nuevo equipo. Las columnas de opinión estaban escritas por colaboradores externos, algunos periodistas ya jubilados en el periódico. Decidimos que todo aquel periodista que quisiera opinar tuviera su columna y Manuel entro así en la nómina de nuevos columnistas. Lo de nómina es una broma porque las columnas de opinión no se le pagaban a los redactores del periódico. Era un trabajo voluntario y gratuito. iba en la nómina.

Jabois destacó enseguida por su estilo particular, tanto en los temas a comentar como en la manera de comentarlos. Detectamos el éxito de sus columnas cuando observamos que mucha de la gente que trabajaba en el Diario aguardaba con ansia cada semana la columna de Jabois, que leían antes de que fuera publicada. Su éxito era significativo sobre todo en el ámbito femenino.

Manuel Jabois