Portada » El sexo estalla en ‘La isla de las tentaciones” con tres infidelidades y una que no se entiende
Variado

El sexo estalla en ‘La isla de las tentaciones” con tres infidelidades y una que no se entiende

Lola y Carlos, en 'La isla de las tentaciones
Lola y Carlos, en 'La isla de las tentaciones

Mireya Marron – NIUS Diario

  • Noche histórica en el reality de Telecinco con dos ‘edredonings’ y sexo en el baño de tres parejas

  • La caída en la tentación de Marina e Isaac, y Manuel y Fiama, se veía venir

  • No así la de Lola con Carlos, que poco antes había prometido a Diego que no le sería infiel

Ya lo avisaba Sandra Barneda cuando volvió de República Dominicana. Lo que había pasado en esta tercera edición de La isla de las tentaciones superaba a las dos anteriores. La prueba llega ayer, en la octava gala, cuando el sexo estallaba en las villas con tres parejas dando rienda suelta a su pasión en el mismo programa.

El acercamiento entre Isaac y Lucía, y Manuel y Fiama se veía venir.  Pero la infidelidad más sorprendente fue la de Lola a Diego con Carlos, ya que la joven había declarado su amor por su pareja poco antes de caer en la tentación. Si no lo viste, bajo estas líneas recuperamos el programa completo:

Marina e Isaac: “Se nota cómo arde todo cuando estamos juntos”

Marina fue infiel a Jesús, su pareja desde hace cinco años, con el tentador Isaac. “Ha pasado lo que tenía pasar. Es tan fogoso como me esperaba. Yo también lo soy. Así que todo arde, se nota cuando estamos los dos y eso me encanta”, confesó Marina después.

Jesús, el “cornudo”, se quedó sin palabras al ver las imágenes. “Nunca me ha gustado vivir en una mentira y si de verdad ella es así, que se pire porque no me aporta nada nada”, expresó arremetiendo contra su novia. Ha tirado cinco años de relación por tres polvos“, manifestó en la hoguera.

Manuel y Fiama, sexo en el baño con castigo

“Hemos tenido tomate en el baño porque hemos tenido tomate, ha pasado porque tenía que pasar”, contaba Manuel a la mañana siguiente de tener sexo con Fiama, siendo infiel a Lucía. El gaditano ya había intimado con otra tentadora, Stefany, pero fue con la canaria con quien finalmente fue más lejos.

La ex Mujeres y Hombres y Viceversa bue a buscarle a la habitación a mitad de la noche. “Voy a lavarme los dientes”, le dijo ella, con una especie de mensaje en clave que él entendió, la siguió, se encerraron juntos, y pasó lo que tenía que pasar, haciendo saltar la alarma de la tentación en la otra villa, y provocando un castigo por parte del programa, ya que está prohibido encerrarse en el baño.

“Me lo he pasado de p*** madre. Estábamos en la cama y ya estaba la cosa caliente. Me dijo que se iba a lavar los dientes y le dije ‘te voy a dar la pasta’. Aquí todo el mundo tiene sexo y es algo normal en al vida”. 

Fiama sí se mostró arrepentida. “Creo que hemos hecho daño a tu piba que no tenía que ver esa mierda. No era necesario por treinta segundos de mierda”, aseguraba.

Lucía, pareja de Manuel y “mártir” de esta tercera edición, se rompió al ver las imágenes. “No voy a aguantar más humillaciones de este ser asqueroso, que no, que se terminó, que he llegado a mi limite”, confesó.

Lola con Carlos, el sexo que nadie esperaba

La infidelidad más inesperada fue la protagonizada por Lola con Jesús. El programa comenzaba con una hoguera de confrontación entre Lola y Diego en la que, después de semanas de deslealtad del uno con el otro, él dijo que la perdonaba, ella se mostraba arrepentida y ambos acordaban seguir juntos y no caer en la tentación.  Ella le prometió demostrarle que no iba a caer más en la tentación con nadie. “Prefiero continuar en la villa para demostrarle que le quiero, que le voy a respetar y que sigo enamorada de él”.

Así se lo contaba ella a sus compañeras, pero poco después… tenía sexo con Carlos.

En un giro de “guion” que nadie se esperaba, Lola se dejó tentar de nuevo por el soltero y cayó en la tentación bajo las sábanas, y antes las miradas de estupefacción de Marina y Lucía, que lo criticaban.

“Ha pasado. Para mí, compenetramos muy bien. Es un chico que me está gustando muchísimo. Me ha apetecido y ya está“, explicaba después Lola. “No sé qué le echan a esa piscina que se vuelven locas”, decía su pareja, Diego, al ver las imágenes, aunque luego se ‘vengó’ besándose con una tentadora en el jacuzzi de su villa.

“Ha llegado a un punto extremo al que no voy a llegar yo aquí. Yo por mucho que esté bien con Carla no voy a hacer eso porque es una falta de respeto. Me parece increíble”, decía Diego, que cree que esto “es un límite extremo que no se puede perdonar”.