Portada » Uso de la regla de los 9 en quemaduras corporales
Salud

Uso de la regla de los 9 en quemaduras corporales

curacion-quemadura-500x334

MejorConSalud

La regla de los 9 en quemaduras corporales es de gran utilidad para calcular el porcentaje del cuerpo que se encuentra afectado y así poder iniciar la reposición adecuada de líquidos. Conoce más sobre ella a continuación.

Las quemaduras son lesiones en la piel u otros órganos causadas por agentes físicos, químicos o biológicos que generan la destrucción de las células. La regla de los 9 es una forma de clasificación de quemaduras corporales; se emplea para evaluar la gravedad y la extensión de la lesión.

La causa más frecuente de quemaduras no es el fuego, sino el contacto con agua y vapores calientes. De acuerdo a los datos suministrados por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), las escaldaduras se presentan hasta en el 58 % de los pacientes con quemaduras.

El tratamiento de los pacientes con este tipo de lesión no es sencillo, producto de las múltiples complicaciones que se pueden presentar. Por ello, los médicos se valen de diferentes clasificaciones en las que se evalúa la extensión y la profundidad de las quemaduras.

¿Qué es la regla de los 9?

Una de las clasificaciones de las quemaduras más conocidas por la población en general es aquella que las divide en 3 grados distintos, según su profundidad. En la práctica médica esta división debe complementarse con otras variables que influyen en la severidad, por lo que apareció la regla de los 9 o regla de Wallace.

Es una forma de clasificar las quemaduras de acuerdo al porcentaje de superficie corporal afectada. En términos generales, la misma dividirá al cuerpo en diferentes porciones; cada una tendrá un valor del 9 % o será un múltiplo de 9.

Los autores de esta regla fueron Pulaski y Tennison en el año 1947. Sin embargo, Wallace la publicó en el año 1951, por lo que lleva su nombre.

Para determinar la extensión de las quemaduras se debe observar la superficie afectada y realizar un cálculo aproximado de la misma. A pesar de no ser un método de precisión, se emplea en los hospitales de todo el mundo y es fundamental para establecer el tratamiento durante las primeras horas.

Quemadura en la mano.
La mayoría de las quemaduras no suceden con fuego, sino con vapores o líquidos calientes.

¿Cómo se divide el cuerpo en la regla de los 9?

Como se dijo, la regla de los 9 divide al cuerpo humano en regiones que equivalen al 9 % o a múltiplos de 9. De esta manera, recordar la división corporal es sencillo y no se necesitaría una exploración muy exhaustiva para determinar el área total afectada.

En este sentido, los porcentajes equivalentes a las diferentes áreas del cuerpo son los siguientes:

  • Cabeza: 9 % dividido en 3 % cara, 3 % cuello y 3 % cuero cabelludo.
  • Tórax: 18 % dividido en 9 % la región anterior y 9 % la región posterior.
  • Abdomen: 18 % dividido en 9 % la región anterior y 9 % la región lumbar.
  • Miembros superiores: 9 % cada uno, dividido en 4,5 % la región anterior y 4,5 % la región posterior.
  • Miembros inferiores: 18 % cada uno dividido en 9 % la región anterior y 9 % la región posterior, incluidos los glúteos.

Si se suman todos los porcentajes mencionados se obtendrá un 99 % de superficie corporal. El 1 % restante estará reservado para áreas especiales, pudiendo emplearse cuando se afecten los genitales o las palmas de las manos.

¿Cuándo se utiliza?

La regla de los 9 la utiliza el personal de salud en las salas de emergencia para determinar la cantidad de líquidos que se deben administrar a los pacientes quemados. Las quemaduras son lesiones en las que existe una gran pérdida de fluidos corporales, por lo que las persona puede entrar en estado de shock muy rápido.

La reposición de líquidos en los pacientes con quemaduras se realiza a través de la fórmula de Parkland. Consiste en la multiplicación de 4 centímetros cúbicos de solución de ringer lactato por el peso del paciente por la superficie corporal quemada.

El resultado será la cantidad total de líquidos que se le debe administrar al paciente en las primeras 24 horas después de ocurrido el suceso. Es importante destacar que la regla de los 9 solo se emplea en adultos que tengan quemaduras de segundo y tercer grado.

Lee también: 5 pautas para cuidar la piel y evitar las quemaduras solares

En los niños

La regla de los 9 solo se puede aplicar a las quemaduras en niños mayores de 14 años, ya que la distribución de su superficie corporal es similar a la encontrada en los adultos. Sin embargo, es necesario modificar los porcentajes mencionados con anterioridad en los más pequeños.

Ellos poseen una cabeza más grande y extremidades más cortas en relación al cuerpo, lo que se traduce en cambios significativos de la superficie afectada. Para esto existe una herramienta denominada tabla de Lund y Browder, la que ajusta los porcentajes de acuerdo a la edad.

Por otro lado, estudios demuestran que la regla de la palma de la mano también es de utilidad para determinar la superficie quemada en pacientes pediátricos. Dicha regla establece que la palma de la mano del niño, incluidos los dedos en extensión, representa el 1 % de la superficie corporal.

Quemado atendido con la regla de los 9
Determinar la extensión de las quemaduras es el paso inicial para establecer un plan de rehidratación.

Severidad de las quemaduras

La severidad de las quemaduras sufridas por un paciente dependerán tanto de la extensión como de la profundidad. De acuerdo a múltiples estudios, una quemadura tiene repercusiones importantes cuando afecta más del 10 % de la superficie corporal en niños y más del 15 % en adultos.

En este sentido, se pueden clasificar de la siguiente manera, de acuerdo a la regla de los 9:

  • Leves: son todas aquellas quemaduras de segundo grado que afectan menos del 15 % de la superficie corporal en adultos y menos del 10 % en niños. También entran en este rango las quemaduras de 3er grado con una extensión menor al 2 %.
  • Moderadas: se trata de lesiones de segundo grado que afectan entre el 15 % y el 25 % del cuerpo en adultos y entre el 10 % y 20 % en niños. Las quemaduras de tercer grado entran dentro de esta clasificación cuando afectan entre el 2 % y el 10 % de la superficie corporal.
  • Severas: hace referencia a todas aquellas quemaduras de segundo grado que afectan más del 25 % de la superficie corporal en adultos y más del 20 % en niños. Además, las de 3er grado que afecten más del 10 % del cuerpo también entran dentro de esta clasificación.

Por otro lado, es importante destacar que todas las quemaduras de segundo o tercer grado que se sufren en la cara, los genitales o alguna zona de pliegue son consideradas como severas sin importar su extensión. Esto se debe a que son áreas que tienen un tratamiento difícil y una flora bacteriana abundante.

Una regla práctica y fácil de recordar

La regla de los 9 adquiere gran relevancia en el tratamiento médico de los pacientes con múltiples quemaduras en el cuerpo. No obstante, cualquier persona puede usarla para estimar la gravedad de una lesión y así iniciar los primeros auxilios de forma oportuna.

La distribución porcentual es muy fácil de recordar; solo es necesario saber que en los niños estos porcentajes cambian debido a su distribución corporal. La regla en cuestión es fundamental para determinar el líquido que se debe administrar, por lo que es importante que todo personal de salud la conozca.