Portada » Una joven italiana detenida por rociar con líquido inflamable el furgón de la Guardia Urbana durante los disturbios
Trending

Una joven italiana detenida por rociar con líquido inflamable el furgón de la Guardia Urbana durante los disturbios

Una joven italiana detenida por rociar con líquido inflamable el furgón de la Guardia Urbana durante los disturbios
Una joven italiana detenida por rociar con líquido inflamable el furgón de la Guardia Urbana durante los disturbios

NIUS Diario

  • La joven roció liquido inflamable mientras una gente se encontraba dentro del vehículo

  • 14 detenidos y 6 Mossos d’Esquadra heridos en la última protesta en apoyo al rapero Pablo Hasél

La última concentración pro Hasél se ha saldado con 14 detenidos, dos de ellos vinculados con el incendio y el ataque al furgón de la Guardia Urbana en La Rambla. La culpable, una chica italiana que, presuntamente, fue la encargada de rociar con líquido inflamable el vehículo mientras un agente se encontraba dentro que, finalmente, pudo escapar y salir indemne.

Un hecho que muchos de los manifestantes aplaudieron al grito de ‘Hijo de puta. Va, sal corriendo, cabrón’. Porque durante los últimos altercados ocurridos en el territorio catalán, los agentes policiales han sido “el objetivo“, según ha señalado Toni Castejón, portavoz del sindicato FEPOL tras lo ocurrido este fin de semana y los anteriores 11 días.

El hecho tuvo lugar sobre las 20:15h cerca de la comisaría de la policía local, tiempo después de disolverse el grueso de la manifestación pacífica que pedía la liberación del rapero Pablo Hasél, condenado a 9 meses de prisión.

A partir de ahí, los actos vandálicos se convirtieron en los protagonistas de una noche más de altercados en el centro de la ciudad, que terminó con 6 Mossos d’Esquadra heridos y 14 personas detenidas, dos menores puestos en libertad y tres de ellos puestos a disposición judicial.

Unos atentados que han condenado las principales fuerzas políticas catalanas, que se reúnen hoy con el Conseller de Interior para intentar frenar la ola de violencia de las protestas y reducir a cero todos los actos vandálicos durante las próximas concentraciones.