Portada » Una cocina fantasma al lado de un colegio: “Supone contaminación e inseguridad vial para mil menores”
Trending

Una cocina fantasma al lado de un colegio: “Supone contaminación e inseguridad vial para mil menores”

Instalación de una cocina fantasma al lado de un colegio de Madrid.
Instalación de una cocina fantasma al lado de un colegio de Madrid.

Patricia Perada – NIUS Diario

  • Las familias están preocupadas por las casi 200 motos que circularán cada día al lado del colegio

  • El Ayuntamiento de Madrid anunció que iba a suspender la concesión de licencias pero no ha puesto en marcha todavía la paralización

  • Más Madrid exige la paralización inmediata de las cocinas fantasma de Arganzuela

Las familias del colegio público Miguel de Unamuno, en el barrio madrileño de Delicias, están alucinadas por lo que se ve desde el patio del colegio de sus hijos. Son cuatro grandes chimeneas de una de las cocinas fantasma que están instalando en barrios residenciales de algunas grandes ciudades.

“¿Pero a quién se le ocurre permitir instalar en 600 metros cuadrados 12 cocinas industriales que van a estar en funcionamiento de 10 de la mañana a 11 de la noche justo al lado de un colegio con casi mil alumnos matriculados? Me lo cuentan y no me lo creo. Estamos hablando de la salud de menores“, explica Iris, madre de una alumna del colegio y perteneciente a la Asociación de Familias de Alumnos (AFA) del colegio Miguel de Unamuno.

Contaminación e inseguridad vial para casi 1.000 menores

Están indignados y asustados. Casi 200 motos, riders, bicicletas y camiones de reparto van a estar entrando y saliendo a todas horas cerca de las puertas del colegio en una calle residencial del distrito de Arganzuela (Madrid). Allí hay niños de todas las edades, desde los tres hasta los 12 años. “Además, con el covid, están en clase con las ventanas abiertas y salen al patio desde las 10:30 hasta las 14:30 dependiendo de la edad. Varias chimeneas de 12 cocinas industriales van a estar a pleno rendimiento todo el día. Eso son humos, olores y peligro para nuestros hijos”, explican desde el AFA.

Se enteraron hace una semana que estaban construyendo un negocio de multicocinas. “Se corrió la voz y estamos movilizándonos y saber que podemos hacer. Es algo totalmente perjudicial porque más de 900 menores van a estar expuestos a la contaminación de los humos y la inseguridad vial que va a suponer la circulación de los repartidores y distribuidores. Y el miedo a que ocurra un accidente, o un incendio, o lo que sea al estar funcionado tantas cocinas a la vez en un actividad altamente industrial”, asegura.

coUna cocina fantasma al lado de un colegio: "Esto supone contaminación e inseguridad vial para casi mil menores"

El delegado de Urbanismo, Mariano Fuentes, anunció en febrero que el Ayuntamiento iba a suspender la concesión de licencias mientras se modificara el plan general de Ubanismo. “Puesto que las cocinas industriales se engloban dentro de ciertas modificaciones del plan general, vamos a suspender el otorgamiento de licencias mientras se tramita dicha modificación”, aseguraba Fuentes. El Consistorio tomó la decisión tras la revuelta vecinal por la apertura de cocinas fantasma en el distrito de Tetuán y Prosperidad. Además, Más Madrid solicitó una moratoria en el otorgamiento de permisos para frenar su multiplicación.

“No comprendemos que Mariano Fuente dijera que iba a cambiar el Plan de Urbanismo de Madrid y no solo no lo ha hecho sino que se siguen concediendo licencias para esta actividad industrial al lado de un cole“, asevera Iris que explica que en estos momentos existe un vacío legal que está permitiendo a este tipo de negocios proliferar en las ciudades sin que haya una regulación específica para los mismos. Esto hace que las licencias que solicitan las empresas para desarrollar esta actividad no están dimensionadas para medir el impacto que realmente tienen en el entorno en el que se instalan”.

“Comprometidos con el barrio”

Cokukin es la empresa encargada de estas cocinas. Francisco Rey, uno de sus fundadores, asegura que ellos están tranquilos porque tienen la licencia de obra y de actividad otorgada y tienen todo en regla. Pero, sí cree que las familias necesitan más información. “El barrio al final somos todos y nosotros estamos muy comprometidos tanto con el entorno como con la actividad que queremos llevar a cabo”.

Son 21 metros los que separan las campanas de extracción del patio del colegio, una distancia que cumple la normativa, según Rey. “La norma exige 15 metros y esto no es un problema, porque las chimeneas van filtradas”, añade.

Lucas Cornejo, otro de los fundadores de Cpokukin, explica que son “solo cuatro chimeneas de las que van a usar tres. Además queremos minimizar las incidencias en el entorno. Para ello, hemos presentado un plan para que el local cuente en su interior con zona de carga y descarga y para aparcamiento de motos y bicis; y también medidas para aislar acústicamente. Estamos a tiempo de cambiar lo que haya que cambiar”, concluye, sin definir cuando tienen previsto terminar las obras.

Más Madrid exige la paralización inmediata de las cocinas fantasma de Arganzuela

El grupo municipal de Más Madrid va a exigir el pleno de Arganzuela la paralización inmediata de las 12 cocinas fantasma que hay en el patio entre la calle Alejandro Ferrant, 8 y el CEIP Miguel de Unamuno (Alicante, 15). Va a presentar una moción de urgencia, denunciando los problemas de salud, seguridad, humos y ruidos que va a provocar este negocio a los cerca de 1.000 niños y niñas que estudian en este colegio de educación infantil y primaria y exigiendo que no se autorice su entrada en funcionamiento.

La portavoz de Más Madrid, Rita Maestre, considera completamente inexplicable cómo el Gobierno municipal autoriza una actividad como la de las cocinas fantasma junto a un centro escolar que, además, se ha sumado a la revuelta escolar para pedir entornos más saludables y seguros”,  ha asegurado Maestre.

En polígonos industriales

Más Madrid apuesta porque la actividad de las cocinas fantasma se realice en locales adecuados como polígonos industriales, no residenciales, con licencias de uso industrial para elaboración, fabricación y tratamiento de productos alimenticios para su consumo fuera del local y así, se evitaría la ‘extorsión’ en zonas residenciales y los problemas de ruido, olores, la seguridad y la movilidad.

De la treintena de instalaciones en estudio en la capital, Más Madrid tiene localizadas en este momento 180 cocinas en 12 emplazamientos especialmente problemáticos en Tetuán, Chamartín, Puente de Vallecas, Centro, Arganzuela, Retiro y Salamanca. Ubicadas en zonas residenciales, conllevan problemas de ruidos, humos, inseguridad y movilidad. De todas ellas, solo cinco están en funcionamiento y el resto, en trámites.