Portada » Un pederasta se suicida en la cárcel de Soto del Real después de hablar por teléfono con la madre de sus víctimas
Trending

Un pederasta se suicida en la cárcel de Soto del Real después de hablar por teléfono con la madre de sus víctimas

Interior de una galería en una cárcel
Interior de una galería en una cárcel

Raquel Duva – NIUS Diario

  • Según algunos reclusos habían discutido porque la mujer le manifestó su intención de dejar la relación

  • Las llamadas deben ser autorizadas por la seguridad del centro y es extraño que los agresores contacten con el entorno de las víctimas

Cristian Cuero López nació en Colombia hace 48 años. Residía en Toledo cuando la  Audiencia Provincial le condenó a doce años de prisión por abusar sexualmente de las hijas de su pareja de forma continuada, dos niñas de trece años.

Fue el 11 de octubre de 2016. El pederasta huyó a su país donde se ocultó durante tres años, hasta que por fin le localizaron. El embajador español solicitó su detención. Miembros de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol de la Policía Nacional del país latino lograron arrestarle y fue extraditado a España un mes después.

Ingresó en centro penitenciario de Soto del Real (Madrid), en el que actualmente compartía celda con otro interno. Estaban en el módulo 1, que alberga a 80 reclusos. Este martes se ha presentado al recuento diario de las ocho de la mañana y luego ha bajado a desayunar. En el comedor nadie ha notado nada extraño.

Una hora después los reclusos le han encontrado ahorcado con el cordón de un zapato en el baño común de la sala de la televisión y han avisado a los funcionarios. Solo había dos en el departamento. Han tenido que descolgarle y trasladarle a la enfermería. Solo han podido confirmar su fallecimiento.

Según algunos internos había estado hablando por teléfono en las cabinas muy alterado. Al parecer había discutido con la madre de sus víctimas, que le había manifestado su intención de poner fin a su relación.

Las llamadas telefónicas deben ser autorizadas por el servicio de seguridad del centro, con un máximo de 10 personas, que deben estar de acuerdo y facilitar sus datos. Es extraño que este tipo de delincuentes sexuales sigan teniendo contacto con el entorno de las víctimas, sobre las que pesa una orden de alejamiento.

Otros casos de autolesiones

Apenas dos horas antes, en el módulo 2 –un edificio colindante- un joven polaco se había provocado graves cortes en los antebrazos. “Un funcionario le ha encontrado inconsciente en su celda, en el recuento de la mañana. Ha conseguido salvarle gracias a su rápida actuación”, ha informado la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP) en sus redes sociales.<

No es algo infrecuente en los centros penitenciarios, donde hay reclusos que se cortan las venas o ingieren tornillos y muelles como una forma de llamar la atención. De este modo intentan ser trasladados a centros hospitalarios o evitan conflictos con otros reclusos.

Agresión a dos funcionarios

El domingo por la mañana, otro joven de 25 años conflictivo y peligroso se ocasionó cortes en las muñecas con una cuchilla de afeitar. Le trasladaron al departamento de enfermería y mientras era atendido por el equipo sanitario, propinó un puñetazo en la mandíbula a uno de los funcionarios que le custodiaban, dejándole aturdido. Otro funcionario trató de contenerle pero también recibió puñetazos y patadas. Los dos trabajadores tuvieron que ser atendidos por múltiples lesiones.

La asociación de trabajadores penitenciarios Tu Abandono Me Puede Matar asegura que “la falta de personal y las políticas actuales del Ministerio del Interior, que limitan los cacheos y el control de los internos peligrosos y todo tipo de reproche legal cuando se producen amenazas, agresiones o destrozos de mobiliario público producen una sensación de impunidad en los internos que lejos de ayudar a su rehabilitación, les reafirma en la viabilidad de recurrir a la violencia para conseguir sus propósitos”. Este tipo de conductas son sancionadas con régimen de aislamiento, sin poder salir al patio o ver la televisión.