Portada » Un nuevo informe de la CIA implica al príncipe saudí en el asesinato de Khashoggi
Internacional

Un nuevo informe de la CIA implica al príncipe saudí en el asesinato de Khashoggi

clipping_tPDR6h_

Ana Garralda-NIUS Diario

  • La investigación apunta a que MbS ¨probablemente ordenó¨ la muerte del periodista

  • El heredero siempre negó tener conocimiento del asesinato

  • El presidente Biden busca ya ¨recalibrar¨ las relaciones con la monarquía del Golfo

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed Bin Salman (MbS), estaría implicado en el asesinato de Jamal Khashoggi y ¨probablemente ordenó¨ su muerte. Esta sería una de las conclusiones del informe de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de EE.UU. que este jueves será desclasificado, según informó hoy la agencia Reuters.

La investigación, que fue ampliamente desarrollada tras el asesinato del columnista del Washington Post en octubre de 2018, habría sido conocida por el entonces presidente Donald Trump, si bien éste rechazó las demandas de legisladores y grupos de Derechos Humanos estadounidenses para que se publicasen las pesquisas realizadas en su esfuerzo por preservar los acuerdos de venta de armas estadounidenses al reino y la cooperación entre los países en un entorno de creciente rivalidad con Irán. 

Por su parte, el príncipe heredero MbS siempre insistió en que no tenía conocimiento del asesinato, si bien en 2019 dijo durante una entrevista en el programa ¨60 minutos¨ de la cadena de televisión CBS que asumía “toda la responsabilidad como líder¨, especialmente porque (el crimen) fue cometido ¨por personas que trabajaban para el gobierno saudí”.

Desde sus oficinas, empleados gubernamentales aseguraron entonces que la muerte de Jamal Khashoggi fue el resultado de una “operación deshonesta” de un equipo de agentes enviados a Turquía para devolverlo al reino. Un tribunal saudí condenó a muerte a cinco personas por el homicidio del periodista, si bien el año pasado sus sentencias fueron conmutadas por 20 años de prisión.

Un ¨lavado de cara¨ que no consiguió eliminar la principal mancha que ensombrece la figura del heredero Mohamed bin Salman, cuyo futuro como joven embajador de progreso en su país, tal y como se presenta en los foros internacionales, penderá desde hoy sobre un gran interrogante.

Biden ¨recalibrarᨠlas relaciones con los saudíes

Sobre el ansiado informe sobre Khashoggi, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo el miércoles a los periodistas que se estaba preparando para su publicación y ¨que saldría pronto¨. La funcionaria también señaló que el presidente norteamericano, Joe Biden, hablaría – sin especificar en qué momento – con el rey saudí, Salman bin Abdulaziz, pero no con su hijo, el príncipe heredero y gobernante de facto del país.

Durante la campaña electoral, Biden ya adelantó que, de ser presidente, prestaría más atención a la cuestión de la vulneración de Derechos Humanos por parte de algunos de sus aliados, entre ellos Arabia Saudí, cuyo liderazgo lleva años en el punto de mira por su participación en la guerra civil de Yemen o la condena y persecución de disidentes y activistas críticos con sus políticas.

“Hemos dejado claro desde el principio que vamos a recalibrar nuestra relación”, aseguró Psaki a los reporteros. Lo cierto es que la nueva administración ya ha realizado algunos cambios de política importantes en ese sentido, con el presidente Biden poniendo fin al apoyo de Estados Unidos a las operaciones ofensivas de la coalición liderada por Arabia Saudí en Yemen o la suspensión de las ventas de armas al reino de los Saud.

La publicación del informe formaría parte de esta nueva política que pretende diferenciarse de la adoptada por el predecesor del actual presidente, el republicano Donald Trump. 

¿Qué pasó con Jamal Khashoggi?

El brutal asesinato de Jamal Khashoggi en octubre de 2018 a manos de un grupo de agentes en el consulado saudí de Estambul conmocionó al mundo. El periodista de 59 años fue visto por última vez entrando en la legación de su país hasta donde se desplazó para obtener los documentos necesarios que le permitieran contraer matrimonio con su entonces prometida, de nacionalidad turca.

Según la fiscalía saudí, Khashoggi fue inmovilizado por la fuerza después de una pelea y le inyectaron una gran cantidad de una droga, lo que provocó una sobredosis que le condujo a la muerte. Posteriormente su cuerpo fue desmembrado y entregado a un “colaborador” local fuera del consulado. Los restos nunca fueron encontrados.

El Washington Post, para el que trabajaba Khashoggi, dijo en ese momento que un informe de la CIA apuntaba directamente a la monarquía de Riad basándose en una llamada telefónica realizada por el hermano del príncipe heredero MbS, el príncipe Khalid bin Salman, quien entonces era embajador saudí en Estados Unidos.

Khalid, que hoy es viceministro de Defensa, supuestamente llamó a su compatriota por instrucciones de su hermano y le aseguró que podía ir al consulado en Estambul ante las suspicacias levantadas por el columnista, que ya se sabía bajo sospecha. El príncipe siempre negó cualquier comunicación con Khashoggi.

Por su parte, el escritor decidió exiliarse en Estados Unidos en 2017 después de haber perdido el favor del gobierno de los Saud para los que una vez trabajó como asesor. Desde su país de acogida, el periodista se atrevió a criticar en una columna mensual las políticas del todopoderoso príncipe Mohammed bin Salman. De hecho, en su primera colaboración, dijo que temía ser arrestado como parte de una campaña de represión contra la disidencia impulsada por el príncipe.

Lamentablemente Khashoggi no solo fue arrestado, sino ejecutado ¨de forma deliberada y premeditada¨ por el Estado saudí, según afirmó en 2019 la relatora especial de la ONU, Agnes Callamard.