Portada » El lío de Renfe por querer conocer el origen étnico o las emociones de sus viajeros
Trending

El lío de Renfe por querer conocer el origen étnico o las emociones de sus viajeros

clipping_zTG0eN_0ca9-jpg-1024×576-

Cristina Montalvo – NIUS Diario

La empresa ferroviaria ha tenido que anular el pliego de un contrato de Servicios de analítica inteligente de vídeo que incluía referencias al género, vestimenta y origen de los viajeros

El proyecto piloto que Renfe puso en marcha el pasado año para controlar el aforo de las estaciones de Cercanías en tiempo real se amplía y lo hace con polémica. La operadora anunció en mayo de 2020 que comenzaría a analizar las imágenes de las cámaras de videovigilancia, con un sistema de algoritmos, para detectar si se superaba el aforo permitido y para mejorar la gestión de los trenes.

La idea era alertar de situaciones de aglomeraciones para, por ejemplo, desplazar más efectivos a esas zonas y evitar masificaciones como medida de prevención ante la pandemia. La primera fase de ese proyecto que contaría con la información de dos centenares de cámaras se desarrollaría en las principales estaciones de cercanías y estaba previsto que estuviera completamente implementado en mayo de 2021.

Pero Renfe quiere poner en marcha la segunda parte de este programa piloto y por eso publicó el pasado lunes un anuncio de licitación de ‘Servicios de analítica inteligente de vídeo en 25 estaciones de Cercanías’ en la Plataforma de Contratación del Sector Público. El pliego, que ha sido adelantado por ‘El Confidencial’, incluía los aspectos técnicos necesarios para poder controlar las zonas de los tornos y los andenes.

Identificación de atributos de los usuarios

En esas zonas, la compañía pretende detectar no solo situaciones de saturación de aforo sino también circunstancias como caídas, viajeros sin mascarilla o presencia de humo en las instalaciones. Los detalles del pliego de licitación señalaban también la necesidad de analizar las imágenes de las cámaras para identificar en los usuarios atributos como la edad, el origen étnico, la ropa o el estado de ánimo.

Tras conocerse estos detalles, Renfe ha procedido este miércoles a anular el documento de pliegos para “realizar correcciones” en su redacción. Fuentes de la compañía explican que, en cualquier caso, la licitación de la segunda fase del proyecto sigue adelante, aunque no pueden adelantar la nueva fecha de publicación de los detalles de un contrato que cuenta con un valor aproximado de 781.000 euros.

Desde la empresa ferroviaria aseguran que la ampliación del plan servirá para “ampliar las funcionalidades de la tecnología digital en las 25 estaciones” en las que está previsto que se desarrolle y que “incluirá más potencialidad” a la información que aportan actualmente las 200 cámaras que ofrecen datos de ocupación de andenes o entradas y accesos a la estación.