Portada » Tras los disturbios en Vallecas, un Vox “satisfecho” promete volver a ‘zona roja’: “Iremos adonde nos dé la gana”
Actualidad

Tras los disturbios en Vallecas, un Vox “satisfecho” promete volver a ‘zona roja’: “Iremos adonde nos dé la gana”

Santiago Abascal denuncia que le han arrojado durante los altercados
Santiago Abascal denuncia que le han arrojado durante los altercados

Susana Camacho – NIUS Diario

  • Abascal acusa a los manifestante de Vallecas de “cómplices” de ETA

  • Vox presentará denuncia contra el “criminal” ministro Marlaska al que culpabiliza de las “pedradas”

  • Los disturbios se saldan con dos detenidos y 13 heridos leves

Nada más llegar a la ‘plaza roja’ de Vallecas, Santiago Abascal, camisa verde caqui y pantalones vaqueros, desafía a la multitud de manifestantes que a cinco metros del escenario le ha recibido con una lluvia de piedras. Escoltado por su equipo de seguridad y una riada de simpatizantes, Abascal se salta el cordón policial para encararse con los que protestan por su presencia en el barrio. Vuelan sobre las cabezas las botellas, trozos de ladrillo, y adoquines mientras la policía interviene para evitar un conato de enfrentamiento entre dos grupos de manifestantes.

18 pasos me separan de los que están cometiendo un delito electoral con el permiso del ministro criminal Marlaska. Una botella me ha golpeado en la cara. ¡Viva Vallecas! ¡Viva España!”, ruge el líder de Vox mientras deposita en el atril una estaca de madera que asegura le han arrojado los manifestantes. Dos meses antes había hecho exactamente lo mismo en Tarragona, sólo que entonces los que le abucheaban eran independentistas y las elecciones se celebraban en Cataluña. La bronca le fue muy bien en las catalanas y ahora repiten para movilizar a un electorado que amenaza con serle infiel con Isabel Díaz Ayuso.

Movi

Vamos a ir a todas las plazas, a todos los barrios y a todos los pueblos de Madrid. Adonde nos de la gana. Da igual que haya piedras y agresiones. Nuestra gente está muy movilizada y estamos muy satisfechos. Nos habría encantado que más madrileños hubieran podido venir a este acto pero no lo han hecho por miedo a jugarse la vida con piedras así”. Quienes cuentan esto  a NIUS son su portavoz Jorge Buxadé y el eurodiputado Hermann Tertsch. Este último se saca del bolsillo una piedra que ha volado hasta el escenario en el que Abascal  presentaban a su candidata Rocío Monasterio.

En la ‘plaza roja de Vallecas’ eran muchos más los que protestaban contra Abascal que los que le jaleaban y nadie guardaba la obligada distancia de seguridad que impone el coronavirus. La dirección de Vox lo achaca a que los suyos tienen miedo de la violencia de los grupos de extrema izquierda, a los ‘Bukaneros’, y los ‘antifa’. “La piedra es el problema”, justifica Hermann Tertsch.

El ministro criminal y los cómplices de ETA

Monasterio es la candidata de Vox a las elecciones del 4M pero apenas lo parece. Todo el protagonismo es para Santiago Abascal, su líder con más tirón y encargado de remontar unas encuestas a la baja. Seis minutos de discurso de Rocío Monasterio para arremeter contra “la traidora izquierda caviar que está en Galapagar”, y  le pasa el testigo a Abascal.

Dueño de la escena, el líder de Vox deposita una enorme estaca de madera en un atril que reza ‘Vox protege Madrid’. A continuación carga  contra el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska para el que pide prisión y amenaza con denuncias en los tribunales. “¡Marlaska! Eres un ministro criminal. Vosotros lanzáis piedras con la complicidad de un ministro que os lo permite todo porque sois los brigadistas de este Gobierno de Sánchez e Iglesias“, clama Abascal con el lenguaje guerracivilista marca de la casa.

Los manifestantes gritan “¡Fuera fascistas de nuestros barrios!” y “no pasarán”. Del otro lado del cordón policial responden ‘ya hemos pasado’. Abascal compara a los manifestantes de Vallecas con lo terroristas de ETA. “Hoy nos rodean los admiradores de esos energúmenos, de los que en Vallecas mataron a muchos trabajadores con sus bombas. Sois sus cómplices“. Para entonces los ánimos están ya muy caldeados en la ‘plaza roja’ de Vallecas y Abascal suspende unos minutos el acto mientras culpa a Marlaska, a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias de la “lapidación”.

“Hoy podrían haber muerto aquí personas y habrá heridos “, denuncia hasta que la policía decide expulsar de la plaza a los manifestantes con disparos al aire de salvas y mucho ruido cuando ya están a punto de terminar.

La ‘izquierda pija’ y los menas

“Cobarde”, “te escondes en tu ratonera””, no eres capaz de andar por este barrio”, “izquierda pija”. Abascal no ha ahorrado los calificativos dedicados a Iglesias y a Sánchez. Es parte del guion para movilizar a los suyos. Eso y el clásico discurso contra, lo menores extranjeros no acompañados, “los ‘menas’ que nos cuentan 4.000 euros al mes”. También contra los okupas, los narcopisos, las casas de apuestas  o “las manadas que violan a niñas en el Parque del Oeste y que no son españoles”. Mensajes todos ellos calcados de la ultraderecha europea y de Le Pen y que han prendido con éxito electoral en los suburbios obreros de Francia. En Vallecas siempre ha ganado el PSOE, pero en las elecciones generales de hace dos años, Vox obtuvo el 12,8% de los votos.

Abascal calca los mensajes de la ultraderecha de Le Pen y carga contra los ‘menas’ y “las manadas de extranjeros violadores”

Completado el programa y satisfechos, el himno atrona en la ‘plaza roja’. Marta, una vecina de Vallecas lamenta que al final Abascal “se marche con la foto que quería porque nos han provocado”. Los simpatizantes de Vox se dirigen a sus coches. Muchos, la mayoría no son del barrio. Los que sí lo son ya llenan las terrazas. Es la hora de cenar y la temperatura acompaña. El helicóptero de la policía sigue dando vueltas por el cielo de Vallecas. Los disturbios se han saldado con dos detenidos y 13 heridos leves. Uno de ellos un diputado nacional de Vox atendido en un hospital. Hoy toca Getafe y Vicálvaro. Hay que seguir con la estrategia de pescar votos en el cinturón obrero de Madrid.