Salvo por algún problema grave, la ralentización de un ordenador puede deberse a un mal uso, un mantenimiento escaso de la máquina. Son dispositivos caros y muy necesarios en el día a día, aprender a cuidarlos es vital para alargar su vida útil.

El paso de los años puede hacer que el ordenador vaya más lento, si es un dispositivo muy antiguo, a lo mejor es el momento de cambiarlo. También puede deberse a que está infectado con algún virus o malware. Pero antes de descartar cualquiera de estas opciones, podemos consultar otras posibilidades más sencillas de solucionar.

Si tu ordenador va lento, desarrolla una lista de posibles problemas como los que te damos en este contenido y ve probando de las soluciones más sencillas a las más complejas para descartar hasta que el dispositivo vuelva a un ritmo de trabajo aceptable.

Ejecutar demasiados programas a la vez

Para empezar puedes plantearte la cantidad de basura que tienes dentro del ordenador. No intentamos insultarte, la mayoría de usuarios vamos instalando aplicaciones con el paso de los años que utilizamos un tiempo corto para después olvidarnos de ellas. Algunas suelen ejecutarse en segundo plano, consumiendo parte de la memoria RAM e interfiriendo en las tareas que realmente necesitas.

En la barra de herramientas, puedes consultar algunas de estas aplicaciones en los iconos ocultos, una flecha que despliega una pequeña ventana y muestra las apps activas. Si llevas tiempo sin usar alguna elimínala o simplemente ciérrala en el menú del botón derecho.

También puedes hacer una limpieza exhaustiva con el Administrador de Tareas. En la barra de búsqueda de Windows puedes abrir este programa donde verás todas las tareas que está llevando a acabo en ese momento el ordenador y cuál está saturando más su CPU y memoria RAM.

administrador-tareas-windows-10

No te recomendamos que borres nada si no estás seguro de lo qué es. Consulta en internet antes de eliminar o cerrar cualquier proceso.

No reiniciar con frecuencia y actualizar

Esta opción es muy sencilla y recomendable incluso si no tiene ningún problema a simple vista el ordenador. Al reiniciar, la memoria RAM se vacía y vuelve a empezar de cero, por lo que si hay algún programa saturando el rendimiento lo podemos corregir.

Windows suele presionar para que se reinicien los dispositivos de vez en cuando y se instalen las nuevas actualizaciones. Sabemos que es un proceso algo molesto, pero es muy beneficioso para corregir errores y reforzar la seguridad de la máquina frente a posibles brechas de seguridad detectadas.

No mantener limpio el ordenador

Tener el ordenador plagado de archivos y programas que hemos usado una vez es uno de los problemas más frecuentes en informática. Mantener limpio el dispositivo con los justo e imprescindible ayuda a que el rendimiento sea el adecuado.

Con Windows 10 realizar una limpieza del PC es más sencillo, aunque siempre es aconsejable hacer una revisión manual. Entrando en Configuración, Sistema y Almacenamiento podemos activar Storage Sense, una función de Windows 10 que ayuda a liberar espacio automáticamente.

También es importante contar con un antivirus actualizado con regularidad que rastree cada rincón de la máquina en busca de objetos sospechosos. En algunos momentos los antivirus pueden ocupar gran parte de la CPU y memoria de los ordenadores y ralentizar su funcionamiento, pero su uso es vital.

Navegar por internet sin cuidado

Otra opción que tiene relación con los consejos anteriores es aprender a navegar por internet. Imagina que vas por la calle con la mochila abierta sin vigilarla, lo más probable es que te roben o te echen basura dentro personas poco amables. Es un ejemplo un poco burdo pero eso es lo que muchos usuarios hacen al navegar por las páginas web.

No tienen cuidado con las páginas que visitan o los clicks que hacen. Las webs están plagadas de anuncios engañosos o enlaces que descargan sin previo aviso documentos y programas peligrosos en el ordenador. Tener cuidado con esto ayudará a que no entre más basura en el dispositivo y no acabemos siendo víctima de algún malware.