Susana Díaz oculto 3.696 millones para crear empleo

susana diaz 1

El consejero de Hacienda revela que en el mandato de Susana Díaz (2013-2018) no se ejecutó el 63% del dinero para programas contra el desempleo

Andalucía (25,5%) ocupa el sexto lugar de entre 275 regiones europeas con las mayores tasas de paro, según el último informe de Eurostat, publicado el pasado mes de abril y referido a 2017. Comparte este dudoso honor con otras tres comunidades españolas (Extremadura, Canarias y Ceuta), dos territorios de ultramar franceses y cuatro griegas. A pesar de figurar entre las diez regiones de Europa donde más escasean las oportunidades de tener trabajo, se han desperdiciado recursos públicos para luchar contra esta lacra.

Entre 2013 y 2018, a caballo entre la peor crisis que se recuerda y la posterior remontada económica, la Junta de Andalucía dejó sin ejecutar 3.696 millones de euros en políticas destinadas a crear un caldo de cultivo propicio al empleo. Lo reveló, durante una comparecencia en el Parlamento andaluz, el actual consejero de Hacienda, Industria y Energía, Juan Bravo (PP), que fue desgranando ayer los datos de ejecución del presupuesto de la Comunidad Autónoma de 2018, el último que gestionó el Gabinete de Susana Díaz, que ha permanecido un lustro como jefa del Gobierno andaluz.

El responsable de Hacienda, que está en pleno proceso de elaboración de las nuevas cuentas autonómicas, especificó que los 3.696 millones sin gastar corresponden a dos de los programas mejor dotados de fondos públicos orientados a combatir el paro.

«El balance 2013-2018 en estos programas suma una “inejecución” del 63%, es decir, estamos hablando de 3.696 millones de euros presupuestados sin ejecutar en políticas de empleo», advirtió Bravo. Hizo hincapié en la «enorme ineficiencia» del anterior Gobierno. El consejero añadió que se han perdido más de 1.138 millones de financiación finalista estatal para políticas de empleo que el Estado puso a disposición de Andalucía entre los años 2012 y 2018.

Entre 2013 y 2018, el anterior Ejecutivo socialista dejó sin ejecutar el 85 por ciento del dinero reservando en los presupuestos al programa de Formación Profesional para el Empleo. Atendiendo al ejercicio de 2018, de un crédito total de 306 millones sólo se gastaron 84 millones, es decir, 72 de cada cien euros no se utilizaron.

La Junta no ejecutó un total de 1.700 millones para inversiones durante 2018

El bajo grado de ejecución es la consecuencia de que durante cinco años no se hayan celebrado cursos con financiación pública en Andalucía. La Junta no convoca ayudas para la formación desde el año 2011, cuando mandó parar tras detectar irregularidades en los cursos subvencionados. El supuesto fraude dio pie a investigaciones judiciales y policiales en la región y a un proceso de revisión de las ayudas que se ha saldado, de momento, con la reclamación de 149 millones de euros a entidades que hicieron mal uso del dinero público.

El otro programa al que se refirió Bravo, que registra un grado de ejecución del 48 por ciento durante el último lustro, es el de Empleabilidad, Intermediación y Fomento del Empleo, enfocado a dar información y orientación profesional de las personas de desempleadas para buscar trabajo. Ciñéndose al año 2018, este programa contaba con un presupuesto de 786 millones, pero se quedaron sin ejecutar 441 millones, lo que representa el 56 por ciento del crédito.

En una comparecencia parlamentaria prolija en números, el consejero andaluz de Hacienda dibujó un panorama marcado por «la ineficacia». En términos más técnicos, denominó la gestión como una «mala praxis» al «presentar sistemáticamente unos presupuestos que en determinadas políticas, programas y partidas no alcanzan niveles razonables de ejecución».

Para sustentar sus conclusiones, Bravo ofreció un recital de números. Dijo que de media cada año la Junta dejó sin gastar 2.100 millones de euros en la pasada legislatura (2.244 millones en 2018). Entre 2015 y 2018 el dinero sin ejecutar ascendió a 8.434 millones.

Dos de los capítulos que más impacto tienen en el ciudadano son los referidos a inversiones reales y transferencias de capital (como se denominan las inversiones de los entes instrumentales). El balance presupuestario del pasado año revela que se dejaron sin ejecutar 1.700 millones de los 3.700 millones presupuestados en ambos capítulos, con los que se financian, por ejemplo, las obras y proyectos de infraestructuras o los equipamientos en hospitales. El nivel de ejecución alcanza el 54 por ciento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.