Portada » Zoe vuelve a casa y supera una grave cardiopatía tras ser operada en Boston
Sociedad

Zoe vuelve a casa y supera una grave cardiopatía tras ser operada en Boston

La pequeña Zoe
La pequeña Zoe

Carlos Plá – NIUS Diario

  • La pequeña sufría una grave cardiopatía congénita por la que nació sin la arteria pulmonar

  • Zoe ha sido intervenida con éxito en Boston después de que sus padres recaudaran 172 mil euros para la operación

La vida de Zoe ha sido una continua lucha por la supervivencia, incluso desde antes de nacer. Ya durante el embarazo, los médicos plantearon a sus padres la opción del aborto porque era muy probable que muriese en el parto. La pequeña sufría una grave cardiopatía congénita por la que iba a nacer sin la arteria pulmonar.

Pero Laura y Abel decidieron seguir luchando y se pusieron en manos de los especialistas del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, donde meses después nació Zoe. En el horizonte, una vida en continuo tratamiento y una intervención que podría alargarle la esperanza de vida hasta los 18 años.

Una vez más, sus padres no se resignaron y con la ayuda de los médicos de la pequeña contactaron con el especialista chileno Pedro del Nido, jefe de cirugía pediátrica del Boston Childern´s Hospital, que, tras revisar los informes médicos, les ofreció por fin la esperanza de someter a Zoe a una operación para solucionar su cardiopatía.

Zoe en el hospital

Una intervención que cambiaría la vida de la pequeña, pero que tenía un coste inasumible para esta pareja de Villarreal (Castellón) de 172 mil euros.

Un nuevo reto para el que movieron cielo y tierra y en el que además de numerosas donaciones particulares, contaron con el apoyo del Ayuntamiento de Villarreal, que donó 30 mil euros y con la participación del Villarreal CF y de sus jugadores, que participaron activamente en la recaudación de fondos.

Una nueva vida para Zoe

A principios de año, la familia se desplazó a Boston para iniciar el tratamiento y someter a la pequeña a la operación. Una compleja intervención que fue todo un éxito. “La operación ha salido tan bien que hasta que Zoe no cumpla 9 o 10 años no necesitará una nueva intervención”, explica Laura Branchadell, madre de la pequeña.

Hasta entonces, los médicos le han recomendado que haga vida normal, algo que parecía un sueño imposible para esta familia. “Ahora no se fatiga, antes se agotaba y se ponía azul cuando gateaba. Nos han dicho que puede hacer deporte y que podrá ser lo que ella quiera”, comenta emocionada su madre en su llegada al aeropuerto de Manises (Valencia), después de mes y medio en Boston.

Ahora, con tan solo 16 meses, Zoe ya disfruta junto a sus padres de una nueva vida que afronta con esa sonrisa que siempre la ha acompañado.