Portada » El uso continuo del teléfono por el teletrabajo dispara las consultas para cambiar de voz
Sociedad

El uso continuo del teléfono por el teletrabajo dispara las consultas para cambiar de voz

GD0G91WJN5dDVX5D

NIUS Diario

  • Con la implantación del teletrabajo y el aumento de llamadas telefónicas, el peso de la comunicación recae en la voz, un handicap para muchas personas

  • Se ha producido un cambio de perfil de los que solicitan estos servicios: antes, en su mayoría, eran personas transgénero; ahora, pacientes que ven reducidas sus opciones laborales, a causa de su voz

  • La rehabilitación logopédica es el tratamiento inicial para cambiar la frecuencia de voz. Si no se consigue, existe un procedimiento quirúrgico cuyo objetivo es sustituir la laringe anatómicamente masculina en femenina o viceversa

Desde la implantación del teletrabajo, a consecuencia de la pandemia, la voz ha adquirido una mayor dimensión. Se han multiplicado exponencialmente las llamadas telefónicas y con ello, son cada vez más las personas que acuden a las consultas médicas para informarse sobre la posibilidad de cambiar la frecuencia de su voz. Así lo han detectado los profesionales de Quirónsalud Marbella.

Cuando nos dirigimos a alguien por primera vez de forma presencial, nuestra voz adquiere el mismo valor que la imagen externa. Sin embargo, si esta primera comunicación se desarrolla por vía telefónica, todo el peso recae entonces en nuestro tono de voz. “Esta circunstancia puede suponer un problema para aquellas personas que no se sienten identificadas con su frecuencia de voz y evitan el uso del teléfono debido a la confusión que puede generar”, explica el Juan Carlos Casado Morente, Codirector del Servicio de Otorrinolaringología del hospital Quirónsalud Marbella.

Surge así un nuevo perfil de paciente. Si, hasta ahora, la demanda era principalmente por parte de personas transgénero; ahora, con la pandemia, se trata de un perfil de paciente que no se siente reconocido al hablar y para quien la fórmula creciente de teletrabajo implantada en los últimos meses supone un hándicap. “Hemos percibido un incremento de consultas de pacientes solicitando información sobre las opciones médicas a su alcance empujados por este nuevo escenario sociolaboral. Las personas que sufren discordancia entre su voz y su género ven reducidas sus opciones laborales”, subraya Carlos O’Connor, Codirector del Servicio de Otorrinolaringología del hospital Quirónsalud Marbella.

La característica principal de la voz es la frecuencia fundamental, también llamado tono que puede ser agudo (voz estereotipadamente femenina) o grave (voz estereotipadamente masculina). Actualmente, señalan los especialistas, existen recursos y opciones terapéuticas para aumentar o disminuir el tono vocal. “La rehabilitación con un logopeda ofrece unos resultados extraordinarios. Mediante ejercicios específicos de entonación, cinesia, resonancia, flexibilidad cordal, articulación, vocabulario… se puede modificar el gesto vocal”, explica el doctor Casado.

Sin embargo, en los casos en los que esta vía no logra los resultados deseados, existe un tratamiento quirúrgico cuyo objetivo es cambiar una laringe anatómicamente masculina en femenina o viceversa. Esta operación, explicada de forma resumida y didáctica, consiste “en tensar o destensar las cuerdas vocales para que, de esta forma, el sonido que producen sea más agudo (cuerdas vocales tensas) o más grave (cuerdas vocales flácidas)”, puntualiza el doctor O´Connor.

Técnica pionera en España

Los otorrinolaringólogos de Quirónsalud Marbella y Campo de Gibraltar son pioneros en el desarrollo de esta técnica, cuya primera operación en España la realizaron en 2013. “A lo largo de las dos últimas décadas hemos asistido a una mayor demanda. Ha pasado de considerarse una operación dirigida a profesionales de la voz o cantantes de élite para formar parte del concepto de salud en el sentido más amplio. Es decir, al alcance de todos”, sostiene el doctor Casado.

El tratamiento de feminización de la voz es demandado en su mayoría por mujeres transgénero, ya que el tratamiento hormonal con estrógenos no consigue una voz más aguda. También se realiza a mujeres que tiene un tono vocal grave debido a trastornos endocrinológicos como síndrome de Klinefeter, síndrome de Morris, enfermedad de Addison u ovarios poliquísticos.

El tratamiento de masculinización de la voz es demandado fundamentalmente por dos tipos de personas: pacientes con puberfonia (también llamada trastorno de la muda vocal) y en hombres transgénero, ya que el tratamiento hormonal con andrógenos puede producir una voz más grave, pero existe un porcentaje en torno al 20 por ciento de casos en los que no se consigue.