Portada » Según un estudio reciente, si prestas atención a tu dieta para adelgazar, todos los miembros de tu familia pueden beneficiarse.
Estar en forma

Según un estudio reciente, si prestas atención a tu dieta para adelgazar, todos los miembros de tu familia pueden beneficiarse.

Beneficios una Dieta
Beneficios una Dieta

Cuando pierde peso, su dieta y su comportamiento de ejercicio físico siempre cambiarán, lo cual es bueno para su salud. Sin embargo, los beneficios de la dieta para adelgazar no solo residen en las personas del plan de adelgazamiento, sino que también se extienden a todos los miembros de la familia.

El beneficio de la dieta es que es “contagiosa”.

El entorno en el que vivimos y las personas que nos rodean afectan en gran medida nuestro estilo de vida y, por lo tanto, nuestro peso.

Teniendo esto en cuenta, un estudio publicado recientemente en el International Journal of Obesity analizó el efecto del halo en los familiares no tratados de personas inscritas en una intervención de estilo de vida mediterráneo.

Se incluyeron 148 familiares no tratados de participantes de una intervención de estilo de vida para la pérdida de peso. Se evaluó la adherencia a la dieta mediterránea, los cambios en el peso corporal y la actividad física al año y a los dos años en el grupo de intervención y control.

Los resultados del estudio indican que los familiares no tratados en el grupo de intervención perdieron más peso al año y a los 2 años que los del grupo de control. Asimismo, tuvieron mayor adherencia a la dieta mediterránea al año y se mantuvo a los dos años de evaluación.

Sin embargo, no  hubo efectos de halos  o cambios en los niveles de actividad física en los familiares no tratados de los participantes del grupo de intervención.

Es decir, los beneficios de una persona que sigue una dieta saludable para adelgazar se extienden a familiares o parejas, ya que también modifican favorablemente su dieta y pueden experimentar como consecuencia una ligera pérdida de peso.

El estudio muestra que las conductas alimentarias y el estilo de vida son contagiosos, es decir, se trasladan a familiares o convivientes, y además corroboran la gran influencia del entorno y de las personas que nos rodean en nuestros hábitos.