Portada » Prisión provisional sin fianza para el asesino descuartizador de Marta Calvo
Noticias

Prisión provisional sin fianza para el asesino descuartizador de Marta Calvo

A Jorge Ignacio, que ha pedido perdón ante el juez, se le imputa, por el momento, un delito de homicidio. Llegó a los juzgados de Alzira entre abucheos y gritos y se negó a declarar

Prisión provisional comunicada sin fianza por un presunto delito de homicidio ha decretado el juzgado número 2 de Alzira, en funciones de guardia, para Jorge Ignacio P.J., detenido por la muerte de Marta Calvo. El colombiano ha pasado esta mañana a disposición judicial tras haberse entregado y declarado que descuartizó en su casa de Manuel a la joven valenciana desaparecida desde el 7 de noviembre. Ha pedido perdón, pero se ha negado a declarar.

El detenido ha llegado a las dependencias judiciales escoltado por agente de la UCO de la Guardia Civil, esposado y tratando de ocultar su rostro bajo una capucha negra. Aun así, a las puertas del juzgado se habían congregado vecinos de Alzira que le han increpado y abucheado.

Su letrado, Óscar Fernández, ha informado de que su cliente se había acogido a su derecho a no declarar, ya que tendrá que presentarse ante el Juzgado número 6 de Alzira que será el encargado de instruir el caso de la desaparición y muerte de Marta Calvo.

Jorge está imputado un presunto delito de homicidio, «sin perjuicio de ulterior calificación», según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana. Sin embargo, su abogado ha corroborado que el detenido se ha mostrado arrepentido y que niega la acusación de homicidio. Sigue manteniendo que fue «una muerte accidental» y está colaborando en la búsqueda del cadáver.

Jorge Ignacio, a quienes su familiares y amigos llaman Nacho, ha pasado dos días en dependencias de la Guardia Civil, primero en Carcaixent, donde se entregó en la madrugada del miércoles, y posteriormente en la Comandancia de Valencia. Durante todo este tiempo, los investigadores han tratado de reconstruir el relato de lo sucedido a la joven valenciana desde que se perdió su pista a las puertas de la casa del detenido a las 5:55 de la madrugada del 7 de noviembre.

Según la declaración oficial de Jorge, en presencia de su letrado y recogida en el atestado que ha sido entregado al juzgado de guardia, se citó con Marta para celebrar su cumpleaños con una llamada ‘fiesta blanca’, en la que consumieron cocaína, mantuvieron relaciones sexuales y Marta murió. El detenido ya se había visto implicado en una situación similar el pasado mes de abril, cuando fue investigado por la muerte de una prostituta en un local de Valencia tras haber sido su último cliente y haber consumido drogas.

Jorge, según su declaración, no asesinó a Marta, sino que se asustó ante la muerte de Marta y tomó la decisión de descuartizarla en la misma casa y arrojar sus restos en bolsas de basura a contenedores de Manuel, Silla y Carcaixent.

Sin embargo, esta parte de la versión del detenido es puesta en duda por los investigadores de la Guardia Civil. Ni se han encontrado restos biológicos significativos en una casa donde, supuestamente, se produjo el descuartizamiento, por mucho que fuera limpiada a conciencia, y además, las pesquisas realizadas en las plantas de reciclaje y los vertederos indican que es casi imposible que no se detectaran restos humanos durante las tres semanas en que se buscó a Marta por toda la comarca.

Aunque estaba previsto que los agentes de la Unidad Central Operativa acompañaran al detenido a Manuel para una reconstrucción de los hechos, finalmente optaron por mantenerlo en la Comandancia de Patraix hasta ser puesto a disposición del juez.

CONDENAS EN ESTIVELLA Y MANUEL

Mientras avanza la investigación, la familia de Marta Calvo está recibiendo las condolencias y el apoyo de sus vecinos. Su padre pedía ayer por carga «respeto y justicia» para su hija.

En Estivella (Valencia), la localidad natal de Marta, de unos 1.300 habitantes, se concentraron anoche, muchos de ellos con velas, en torno a una pancarta que rezaba «Ni una menys» (ni una menos).

Los miembros de la corporación municipal, encabezados por el alcalde, Rafael Mateu, recordaron los puntos aprobados ayer en el pleno extraordinario que celebró la localidad tras conocer la confesión del sospechoso.

En la lectura del manifiesto, consensuado por todos los grupos municipales, explicó que esta vez «la desgracia» les ha «tocado de cerca» porque Marta Calvo es «hija de este pueblo», que estuvo pendiente de su suerte desde que desapareció. Una chica, han dicho, «alegre, libre y buena, con toda la vida por delante y que ha sido víctima de una asesino» con el que se encontró «en las redes sociales fortuitamente».

Y en Manuel, el pueblo (a 100 kilómetros de Estivella) donde residía el ahora detenido y donde se perdió la pista a la joven, también se recordó a la víctima. «Manuel es un pueblo de paz y rechazamos cualquier tipo de violencia, aquí y en cualquier parte del mundo», ha asegurado la alcaldesa, Purificación Atienza, quien ha mostrado la solidaridad del municipio con la familia. Docenas de personas acudieron a la cita con velas y flores, junto al lema «Vivas nos queremos».

La vicepresidenta del Consell y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra,aseguró ayer que esta muerte debería considerarse violencia machista porque «forma parte de esas agresiones a las mujeres por el hecho de ser mujeres».

Pero la ley Integral de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género de 2004 establece que es aquella que «como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia».