Portada » Pérez Gellida ‘suspende’ al inspector Ramiro Sancho por el cuento infantil ‘El bicho invisible’
Cultura

Pérez Gellida ‘suspende’ al inspector Ramiro Sancho por el cuento infantil ‘El bicho invisible’

clipping_kZeCDm_

NIUS Diario

El escritor vallisoletano aparca la novela negra para publicar este ‘manual’ para adaptarse a las circunstancias de la pandemia

El escritor César Pérez Gellida se ha apartado por un momento de la novela negra para acercarse al cuento infantil con El bicho invisible, un intento de explicar a los más pequeños el contexto de la pandemia y que se convierte en una especie de manual con el que superar los cambios en su día a día.

“Ha supuesto un reto porque no tiene nada que ver con el contenido que yo estoy habituado a escribir”, ha reconocido el autor de Memento mori y La suerte del enano, que en esta ocasión presta su escritura a la Asociación El Puente Salud Mental de Valladolid, dentro de su campaña de sensibilización ‘Habitantes de un nuevo mundo’.

Pérez Gellida (Valladolid, 1974) ha explicado en un comunicado que el relato gira alrededor de la idea de la adaptación a los cambios porque le parece “importantísimo que los niños, a los que les ha tocado vivir esta situación y les cuesta entender por qué de la noche a la mañana tienen todas estas restricciones, tengan que adaptarse a las nuevas circunstancias“.

Para esta entrega, su inspector Ramiro Sancho ha dejado el protagonismo a un nuevo personaje, el pequeño Gabi, convertido en “héroe”, tal y como ilustra su figura el también artista vallisoletano Alberto Sobrino.

Gabi ve cómo de un día para otro su vida cambia totalmente por culpa de un invisible bicho, lo que resulta familiar para los más pequeños que durante los últimos meses han renegado de él con adjetivos como maldito o aburrido.

Es la primera experiencia de Pérez Gellida con el público infantil, por lo que ha reconocido que está expectante ante la respuesta que puede tener entre ellos: “la pretensión que tengo es que le quede ese poso de lo importante que es adaptarse a los cambios”.

Los padres de los niños no quedan ajenos en el relato, ya que el autor les da un “toque de atención” para que tengan en cuenta la especial visión de los niños de toda esta situación y que su adaptación requiere de distintas fases.

“Como padres, también tenemos que adaptarnos a esos cambios y moldearnos a las necesidades de los niños, que realmente lo están pasando peor de lo que realmente son capaces de exteriorizar”, ha concluido.

El cuento ha comenzado a distribuirse, con la ayuda de la Diputación de Valladolid, por colegios y entidades interesadas en el contenido, aunque la asociación ha explicado que la intención es que, en breve, el cuento pueda ser accesible en formato electrónico a través de su web y otros recursos digitales.