Portada » Pedro Sánchez vuelve a ser el gran perdedor: pierde el segundo debate en 24 horas
Noticias

Pedro Sánchez vuelve a ser el gran perdedor: pierde el segundo debate en 24 horas

Pedro Sánchez vuelve a ser el gran perdedor: pierde el segundo debate en 24 horas

Pedro Sánchez ha vuelto a perder el debate, en esta ocasión el emitido por Atresmedia. El presidente del Gobierno, al igual que este lunes en el debate de TVE, se mostró indeciso, incapaz de responder con contundencia a Pablo Casado y a Albert Rivera, quienes se mostraron mucho más duro que el líder socialista.

Por enésima vez, Pedro Sánchez, que recurrió a las chuletas cada dos por tres, hizo uso de VOX para seguir con su estrategia de intentar meter miedo a los españoles con la formación de Santiago Abascal, algo que no le funciona, puesto que cada vez son más los españoles que no ocultan su apoyo a VOX.

Tensión entre Sánchez y Albert Rivera

El debate de este martes fue mucho más tenso y bronco que el del lunes. El primero de ellos estuvo protagonizado por Albert Rivera y Pedro Sánchez. El líder de Ciudadanos se jactó del líder socialista regalándole su tesis doctoral: “Le voy a regalar algo que no ha leído”, le dijo Rivera. Sánchez, que también traía un regalo para Rivera, le regaló el libro de Santiago Abascal escrito por Fernando Sánchez Dragó.

Además, Sánchez también fue pillado mintiendo. Su primera gran mentira fue cuando aseguró que no hubo ningún pacto con los separatistas y la segunda gran mentira de la noche llegó cuando afirmó que había conseguido reducir la llegada de inmigrantes ilegales, algo falso, puesto que solamente en lo que llevamos de año, la llegada de inmigrantes ha aumentado  más de un 40% respecto al mismo periodo del año pasado.

Pablo Casado se mostró más contundente

Pablo Casado se mostró mucho más duro que en el primer debate. El presidente del Partido Popular dejó a un lado la imagen presidencial del debate de TVE para enfrentarse con dureza a Pedro Sánchez.

Por su parte, Pablo Iglesias, que se agenció el papel de árbitro, tratando de mostrarse como el dirigente político más tranquilo y respetuoso, pasó desapercibido durante la gran mayor parte del debate.