Okupan su casa en Canarias y le endosan 1.190 euros de luz

Okupan su casa en Canarias y le endosan 1.190 euros de luz

Un «okupante», marroquí, ha pedido que se le devuelva sus enseres tras vivir en ella ilegalmente seis meses mientras el propietario, pensionista, utilizaba comedores públicos y dormía gracias a la ayuda social. Se investiga si la vivienda se convirtió en un centro de producción de marihuana

Endesa ha reclamado en Canarias al propietario de una casa «okupada» 1.190 euros por servicios prestados. Juan Morales Curbelo es el propietario de una casa en Arrecife, Lanzarote. Un pensionista que, por una enfermedad del corazón y diabetes, en septiembre de 2018 se fue de vacaciones unos días a la casa de unos familiares en Playa Mujeres. Al regresar a su vivienda, en la calle Telesforo Bravo, no podía entrar: estaba «okupada». Le cambiaron la llave y le amenazaron.

El juzgado de lo Penal número tres de Arrecife de Lanzarote archivó el caso porque los ocupantes no eran identificados dado que nunca abrían la puerta a las autoridades policiales. Pero el juzgado de lo Civil número tres de la misma ciudad sí autorizó la entrada legal en la casa a su propietario con respaldo del Cuerpo Nacional de Policía y Policía Local. Y eso ha ocurrido ese mes.

Endesa le ha pedido esta primavera una factura de 1.190 euros de luz porque, al parecer, en su vivienda se estaba produciendo marihuana. Canal de Isabel II en Lanzarote le pide 600 euros de agua. «Por lo menos ya tengo mi casa», sostiene Morales Curbelo. «Me decían que habría sangre para no denunciarlos», apunta Morales Curbelo a Biosfera TV. «Y así he estado meses, meses y meses, con denuncias, un sinvivir, y yo estoy jubilado, me han dicho que no abra la puerta a nadie y que avise de cualquier cosa».

Desde septiembre, ha ido de juzgado en juzgado con su paga de 600 euros mensuales, costeando servicios de abogacía y procuradores, pagando el alquiler de una habitación de 300 euros al mess. En este periodo ha debido conocer el funcionamiento del Banco de Alimentos de Lanzarote y reclamar asistencia social.

islas-canairas-okupa

Juan Morales Curbelo – 

Miedo en el cuerpo

«La casa está toda patas arriba y faltan recuerdos de mis padres», lamenta el propietario. Tiene que abonar lo impagado por los «okupas» para poder recuperar los servicios básicos de agua y energía. A todo ello, reformar la casa por dentro de múltiples desperfectos.

No hay nada útil. Camas destrozadas, electrónica de consumo que ha desaparecido y paredes que se han pintado de verde para favorecer el crecimiento artificial de marihuana en una habitación.

Al regreso, la casa está totalmente destrozada y se ha encontrado droga. Entre los «okupantes», un marroquí que asegura que le alquilaron la casa. Le ha pedido que le devuelva sus enseres. Tesis que sostuvo también un ciudadano con residencia en Galicia. Ambos sostienen que fueron engañados y abonaban cada mes 200 euros de alquiler a los «dueños» que no han identificado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.