Portada » Necesitamos más jovenes como Pol Rubio: Que la clase trabajadora vuelva a nuestra series
Entretenimiento

Necesitamos más jovenes como Pol Rubio: Que la clase trabajadora vuelva a nuestra series

Pol Rubio
Pol Rubio

El otro día viendo Late Motiv, Buenafuente invitó a Carlos Cuevas, el protagonista absoluto de Merlí: Sapere Aude, que estrenó su segunda y última temporada en Movistar +, donde se estrenará un nuevo episodio todos los viernes.

Cuevas es genial en el programa. Tiene un carisma animal y crece su Pol Rubio. En la entrevista le preguntaron cómo definiría su carácter y lo tuvo claro: “Es un héroe de la clase trabajadora”.

Lo que más me gusta es que es un personaje que ha estado condenado socialmente por ser un chaval que repite dos veces, de una clase social baja que le hizo hacer una maravillosa maestra de educación pública para patear, parar y llevar la vida ”.

Fue entonces cuando me di cuenta de la importancia de contar con actores como Carlos Cuevas, quien con tan solo 25 años no tiene miedo de llegar y defender un espectáculo en prime time: la filosofía, la bisexulidad, la educación pública y el elogio de la clase trabajadora, tan abusada por ficción en nuestro país.

Para extraños o para los poco tratados. En todas sus entrevistas, defiende rabiosamente todos estos asuntos. Desafortunadamente, no es normal que haya muchos actores que “aparezcan en los titulares”. Conseguir un billete mojado y una estrella blanca siempre es mejor, con millones de seguidores en Instagram y poca opinión sobre los temas que realmente importan. Gente respondiendo cuál fue la escena más difícil de rodar.

Carlos Cuevas amplía su personaje, Pol Rubio, un niño al que las series de hoy no suelen ver. O cuando lo hacen, es por encima o como excusa. Ahora prevalece la evasión, especialmente el entretenimiento, y olvidamos que la diversión no tiene por qué ser inútil e inofensiva. Que “mi serie no es política” quiere decir que querías huir de cualquier conexión con la realidad porque lamento que todo sea político. Que tu personaje pida un glovo es político. Y que Pol Rubio siempre enfatice de dónde viene, se muestre con tanta dignidad y nos enamore a todos es muy importante.

Los dos protagonistas de Merlí.

Ahora se habla mucho de los ponentes. Sinceramente, quiero que el referente para los jóvenes sea Pol Rubio y no la Marquesita de Elite. Una serie que invita a los pobres al espectáculo, a los que traen problemas y a los que tienen que ir a una escuela privada de lujo para ascender. No.

La clase trabajadora debe volver a la ficción. Queremos que Valle vuelva con su padre, que es dueño de un bar y vive en una casa que cualquiera en un barrio de España pueda reconocer. No reconozco a Las Encinas como mi escuela, ni las casas en las que se mudan son como las que he conocido.

Muestras un ambicioso escape para que los jóvenes quieran vivir allí en lugar de decirles que esto no es normal y que la dignidad y el éxito no deben depender del dinero que tienes, aunque la sociedad inculque algo más.

Pol Rubio no es solo un referente para la clase trabajadora sino también para el colectivo LGTB. Hasta el momento no se ha hablado de la bisexualidad, y menos con esta naturalidad. Un personaje que no se etiqueta a sí mismo sino que se acuesta con quien quiere no se define por él. Un gran paso por el que también hay que dar las gracias. Hay un momento icónico en la primera temporada en el que el personaje dice: “Yo, honestamente, si voy a pasar mi vida pagando mis impuestos religiosamente, quiero una carta del Tesoro que diga: ‘Pol Rubio, queremos joder tú ‘”. Después de ver a Merlí, todos deberíamos escribir esta carta.