Portada » Muere un policía malagueño que enfermó de Covid-19 tras intervenir en la crisis migratoria de Canarias
Deporte

Muere un policía malagueño que enfermó de Covid-19 tras intervenir en la crisis migratoria de Canarias

Antonio Jesús Martín Lozano, miembro de la V Unidad de Intervención Policía (UIP), regresó a Málaga el pasado día 30 y fue hospitalizado un día después

Antonio Jesús Martín Lozano, miembro de la V Unidad de Intervención Policía (UIP), se ha convertido en el segundo agente de la Policía Nacional fallecido en Málaga por coronavirus tras pasar cinco días ingresado en un hospital.

El agente, de 51 años de edad, llegó de Canarias el pasado día 30 tras participar en el dispositivo especial habilitado por la crisis migratoria y fue hospitalizado un día después.

Fuentes consultadas por este periódico han explicado que el agente permaneció intubado prácticamente desde el mismo momento en el que ingresó en la clínica Parque San Antonio de la capital malagueña, donde ha finalmente ha fallecido la mañana de este lunes.

Las citadas fuentes han señalado que sus compañeros del Grupo Gamo 30 se encuentran en cuarentena. “Mandamos toda nuestra energía” y “muchos ánimos a sus familiares”, ha deseado el sindicato Jupol en las redes sociales.

El inspector de Policía Sebastián Sabariego, tras casi un mes hospitalizado, se convirtió en el primer agente de la Policía Nacional de Málaga que falleció como consecuencia de la pandemia.

Tras varias semanas peleando contra la enfermedad en la clínica El Ángel, ingresó en la UCI al empeorar notablemente su estado, hasta que el 23 de abril del pasado año, finalmente, se confirmó su óbito. Sus compañeros escoltaron su féretro hasta el cementerio, en un gesto de reconocimiento hacia un agente que se había ganado el cariño de todos.

Padre de dos niños de 18 y 22 años, este inspector de Policía, natural de Sevilla, era un amante de la lectura, la historia y el cine clásico. Ingresó en la Policía Nacional en 1987 y su primer destino fue Cataluña. Poco después, concretamente en 1991, aterrizó en Málaga, donde ingresó en la Brigada Provincial de Policía Científica, una unidad en la que desarrollaría su carrera profesional y en la que destacaría realizando inspecciones oculares.

Su labor fue clave para que autores de delitos de sangre, robos o atracos acabaran respondiendo ante la justicia. Quienes lo trataron a diario u ocasionalmente, más allá de su faceta profesional, destacan la calidez de una persona que “era muy amable”. “Su muerte ha sido un golpe muy duro“, explicó en su momento un compañero, que lamentó que “era una persona joven, padre de familia, sin patologías previas”.

Su familia ha iniciado un proceso para que su muerte se considere en acto de servicio.

TENDENCIA ALCISTA

A pesar de que los indicios hacen pensar que el agente de la UIP pudo contagiarse en Canarias, lo cierto es que la provincia malagueña ha experimentado un repunte de casos de coronavirus en los últimos días.

Según los datos facilitados por la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, este domingo se contabilizaron 503 nuevos contagios, cuatro personas más ingresadas en los hospitales y cinco perdieron la vida.

A la espera de las cifras de este lunes, un total de 152 personas permanecían hospitalizadas, de las que 20 se encuentran en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

En este domingo se detectaron 503 positivos por PDIA (PCR y teste rápido de antígenos), 157 contagios más que los registrados este pasado sábado. De esta forma, el acumulado alcanza ya los 39.567 contagios desde el inicio de la pandemia; 4.068 personas que han sido ingresadas y 364 que han pasado por la UCI.

El número de fallecidos por coronavirus sigue aumentando, con los cinco registrados la jornada de ayer, hasta las 787 personas. De igual modo se sumaron al total de curados 142, lo que elevaba el acumulado a 35.699.