Portada » En 2020 dejamos de emitir 2.000 millones de toneladas de CO₂, un récord sin precedentes que no ha durado
Motor

En 2020 dejamos de emitir 2.000 millones de toneladas de CO₂, un récord sin precedentes que no ha durado

CO2
CO2

–  MotorPasion

La pandemia de Covid-19 paralizó el mundo. Con los desplazamientos en mínimo por tierra mar y aire y el parón de la industria y la economía, esta crisis resultó en la mayor disminución de emisiones globales de la historia.

Es una de las principales conclusiones a las que ha llegado la Agencia Internacional de Energía (IEA por sus siglas en inglés) en un informe que analiza las emisiones de CO₂ en 2020 y cómo repuntaron con la vuelta a la ‘normalidad’.

Los coches eléctricos no sucumbieron a la hecatombe

Coronavirus

Mientras que la pandemia definió las tendencias de energía y emisiones en 2020 reduciendo el consumo de combustibles fósiles durante gran parte del año, explica la IEA, las energías renovables y los vehículos eléctricos se mantuvieron en mayor medida a flote.

Recordemos que en abril de 2020 el barril de crudo West Texas cotizó por primera vez en su historia en negativo y las reservas de petróleo que nadie demandaba flotaban en enormes buques en medio del mar, como si de una película de ciencia ficción se tratara.

Iea 3

De hecho, en el mes de abril el consumo de gasolina en España bajó hasta niveles de 1973.

Así, en términos absolutos, la disminución de las emisiones de CO₂ fue de casi 2.000 millones de toneladas en 2020. Para hacernos una idea de lo que implica esta cifra, España emitió en 2019 314.900 toneladas de CO₂.

IeaFuente: IEA.

En este escenario la demanda de energía primaria cayó casi un 4 % en 2020 mientras que las emisiones globales de CO₂ relacionadas con la energía cayeron un 5,8 %, según los últimos datos estadísticos publicados por la agencia.

La demanda de combustibles fósiles fue la más afectada el año pasado, especialmente el petróleo, que disminuyó un 8,6 % en la que ya es su mayor caída, y el carbón, que cayó un 4 %.

La caída de la actividad del transporte por carretera representó el 50 % de la disminución de la demanda mundial de petróleo, y la bajada en el sector de la aviación supuso alrededor del 35 %.

Así, solo las restricciones terrestres contribuyeron a que se dejaran de emitir 1.100 millones de toneladas de CO₂ a la atmósfera.

El impacto de la pandemia en las ventas mundiales de automóviles también hizo que cayeran cerca de un 15 %. Sin embargo, los coches eléctricos sobrevivieron y sus ventas crecieron más del 40 %, lo que equivale a más de 3 millones de unidades.

Pero este ‘alivio’ para el planeta no duró mucho, y a partir de la segunda mitad de 2020 las emisiones comenzaron a repuntar con la recuperación de la actividad económica.

Fuente IeA

En diciembre de 2020, las emisiones globales fueron un 2 % más altas que en el mismo mes del año anterior, con China a la cabeza.

Desde la IEA advierten de que sin medidas y planes de los gobiernos orientados hacia la sostenibilidad se producirá un repunte de las emisiones sin parangón, y encumbra al coche eléctrico y las energías renovales como solución al problema.