Portada » Moncloa barajó elevar la alerta sanitaria por el coronavirus seis días antes del 8-M
Noticias

Moncloa barajó elevar la alerta sanitaria por el coronavirus seis días antes del 8-M

Un informe fechado el 2 de marzo advierte que el Gobierno valoró «pasar a la fase de mitigación en algunas áreas»

Cada día, el Departamento de Seguridad Nacional de La Moncloa emite un documento titulado Coronavirus (Covid-19). Situación actual, que sirve de resumen ejecutivo de la coyuntura de España al respecto de la pandemia.

El 2 de marzo, seis días antes de las manifestaciones multitudinarias -singularmente en Madrid- del 8-M, el documento gubernamental revelaba, negro sobre blanco, lo siguiente: «Se está valorando y estudiando la posibilidad de subir el nivel de las medidas para pasar de una fase de contención a una de mitigación en algunas áreas en concreto, aunque esta decisión aún no se ha materializado».

Entrar en fase de mitigación habría acarreado la suspensión de las movilizaciones, al tratarse de un «agrupamiento multitudinario». Otras medidas a tomar en caso de llegar a ese escenario eran el cierre de colegios y otros centros educativos, así como determinados aislamientos selectivos.

La misma tarde del 2 de marzo se celebró una reunión entre el Ministerio de Sanidad y los responsables sanitarios de la Comunidad de Madrid, el País VascoCataluña y Castilla-La Mancha. Y en ese encuentro se optó por mantener el nivel de alerta y seguir extremando la precaución en el ámbito sanitario. Se desechó así el cierre de escuelas -decisión que la Comunidad de Madrid no tomó hasta el día 9, y tras amenazar con hacerlo de manera unilateral-, y se descartó controlar la movilidad y restringir las «multitudes» como las que se avecinaban el domingo 8, por el Día Internacional de la Mujer.

Al descartar el Ministerio de Sanidad tomar medidas más drásticas, el Servicio de Salud vasco decidió aplicar restricciones en todos los hospitales de la región para contener la expansión de la enfermedad el propio día 2. Y la Comunidad de Madrid amagó con ir más allá. A pesar de lo decidido en la reunión «técnica», el vicepresidente madrileño, Ignacio Aguado, aseguró al día siguiente, el 3 de marzo, que Madrid no descartaba entrar en la fase de mitigación.

TORREJÓN Y VITORIA, PRIMERAS EN ACTIVAR LA ALERTA 2

Como avanzó este diario, la Comunidad pidió medidas más drásticas a Sanidad durante 10 días, pero el Ministerio que capitanea Salvador Illa no las consideró necesarias.

Hay que destacar que las primeras zonas en las que se estudió pasar al nivel dos de alerta fueron Torrejón de Ardoz (Madrid) y Vitoria (Álava), que el 2 de marzo contaban con una docena y cuatro casos, respectivamente. Si se hubieran adoptado esas primeras medidas precautorias, la ciudad de Madrid habría ido detrás. El día anterior a las movilizaciones, el día 7, la región rozaba ya los 200 casos.

Al no pasar a la fase de mitigación en ningún punto de España, Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio, insistió el 2 de marzo en que «no se recomienda suspender eventos sociales» como el 8-M, y sólo recetó «prudencia». Aquel día, el total de casos notificados en España ascendía a 119; ahora hay más de 9.000.

Ocurre que ese mismo día un informe del Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades de la UE desaconsejó permitir «multitudes» para evitar transmitir el coronavirus. Y lo hizo con una frase demoledora: «Durante la fase de mitigación, las cancelaciones de actos multitudinarios antes del pico de epidemias o pandemias pueden reducir la transmisión del virus». Ésta es una evidencia científica sustentada en «los datos provenientes de los modelos de gripe estacional y pandémica».

3 DE MARZO: RIESGO, DE MODERADO A ALTO

El martes 3 de marzo, el Departamento de Seguridad Nacional, que depende orgánicamente de la Presidencia del Gobierno, constató en su informe diario que el Centro de Prevención y Control de Enfermedades Europeo había «actualizado su evaluación de riesgo de infección para la población de la UE», considerando ahora que «el riesgo asociado para la población se considera actualmente de moderado a alto» y que «el riesgo de la aparición de grupos similares a los de Italia se considera actualmente de moderado a alto».

Esto demuestra que el Gobierno había tomado nota del informe, pero no vio necesario atenerse a sus recomendaciones. De ellas descollaba el llamamiento a los estados miembros de la UE a «promover medidas de distanciamiento». Y una de las principales era la de «evitar actos multitudinarios».

El 3 de marzo, Seguridad Nacional aseguró que Sanidad mantenía el escenario de contención (nivel uno) «ya que, por el momento, nada indica que haya una transmisión comunitaria descontrolada y una entrada masiva de casos importados».