Portada » Más de 200 inmigrantes llegan a Ceuta sin encontrar la menor oposición de los agentes marroquíes
Actualidad

Más de 200 inmigrantes llegan a Ceuta sin encontrar la menor oposición de los agentes marroquíes

Los irregulares, entre los que hay familias con niños, han bordeado los espigones marítimos fronterizos de Benzú, primero, y el Tarajal, después. Se cree que es una respuesta de Marruecos a la crisis diplomática con España

 

 

Marruecos comienza a pasar la factura de la decisión del Gobierno de traer en secreto a España al líder del Frente Polisario, Brahim Gali, por razones humanitarias. Y lo hace de la forma que es más efectiva para sus intereses, como es la relajación de los controles de los flujos de inmigrantes ilegales que quieren llegar a España. Más de 200 ciudadanos marroquíes adultos y menores, entre ellos dos familias con niños, han accedido irregularmente a Ceuta durante la madrugada y las primeras horas de la mañana de hoy bordeando los espigones marítimos fronterizos de Benzú, primero, y el Tarajal, después, ante la absoluta pasividad de las Fuerzas de Seguridad del país vecino, que según fuentes policiales españolas no han hecho nada para detenerlos.

Se trata, según todos los indicios, de un primer aviso a navegantes, que tomaría carta de naturaleza definitiva si se confirma las noticias que circulan en el sentido de que las autoridades marroquíes habrían levantado la vigilancia en las costas de Tánger y Dajla, lo que equivaldría a una salida masiva de pateras repletas de irregulares hacia España.

Las entradas en Ceuta, informa Ep, han comenzado poco después de las 2,00 de la madrugada por la zona de Benzú, en el extremo norte del perímetro fronterizo de 8,2 kilómetros de longitud que separa la ciudad autónoma del Reino alauita. Alrededor de setenta hombres, mujeres y niños han entrado en la localidad española rodeando el espigón que avanza unos pocos metros sobre aguas del Estrecho junto al municipio de Beliones.

Durante las primeras horas de la mañana las entradas se han repetido también por el espigón del Tarajal, la zona que más de un centenar de jóvenes marroquíes utilizaron el último fin de semana de abril para llegar a nado a territorio español, aunque todos salvo una treintena a los que se consideró menores tras la realización de pruebas oseométricas fueron devueltos en 48 horas al país vecino.

Fuentes de la Delegación del Gobierno en Ceuta han explicado que las entradas irregulares se han puesto en conocimiento de los ministerios de Interior y Asuntos Exteriores, que a su vez han establecido contactos con las autoridades marroquíes para coordinar una respuesta que, de momento, se desconoce si pasará también por la expulsión inmediata de los inmigrantes.

La Guardia Civil ha pasado toda la madrugada realizando tareas de «auxilio humanitario» para evitar que los marroquíes pudieran poner en riesgo sus vidas y Cruz Roja sólo ha tenido que trasladar a un varón al Hospital Universitario con un cuadro de hipotermia sin gravedad aparente.

 

Vídeos difundidos por marroquíes en sus redes sociales ilustran lo que parece una masiva salida de subsaharianos en patera desde la playa de Ashkar, en Tánger, después de que las fuerzas marroquíes se hayan retirado de la zona. En las mismas redes se insiste en que parece que se trata de la respuesta de Marruecos a la crisis de las relaciones diplomáticas con España.  

«Desde que estalló la crisis diplomática con España la vigilancia en las costas no es constante, las fuerzas marroquíes van y vienen, pero ni mucho menos ponen el mismo celo que antes», explican a ABC fuentes del país magrebí. En las costas hay mucho movimiento estos días porque las mafias tienen información al minuto de los movimientos de los agentes y en cuanto ven que se relaja la vigilancia actúan de inmediato.

«No nos consta»

La ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, ha señalado este lunes que el Gobierno no tiene constancia de que Marruecos esté levantando la mano para permitir la salida de migrantes hacia España como vía para presionar al Ejecutivo en la actual crisis diplomática abierta.

«No nos consta», ha sido la escueta respuesta de la ministra, al ser preguntada por la prensa si, tras la llegada de más de 200 migrantes a Ceuta en las últimas horas tras bordear los espigones fronterizos con la ciudad autónoma, el Gobierno teme que el país vecino esté levantando la mano para presionar a España.

Tags