Portada » Marlaska reincide con otro desplante a la Guardia Civil en el relevo de Cobos
Noticias

Marlaska reincide con otro desplante a la Guardia Civil en el relevo de Cobos

J.R.V

En un decisión nada habitual, María Gámez elige al teniente coronel David Blanes como jefe de la Comandancia de Madrid. Saltándose de nuevo el escalafón y con un amago de boicot.

“Si no han podido encontrar un coronel, deberían haber seguido buscándolo”. Tajantes se muestran las fuentes consultadas por ESdiario en la Guardia Civil sobre la nueva “improvisación” del ministro Fernando Grande-Marlaska y su directora general, María Gámez, para cerrar -en falso- la crisis profunda abierta en la cúpula del Instituto Armado.

“En falso”, por que estas mismas fuentes vaticinan más purgas en marcha en alguna de las Comandancias territoriales de la Benemérita.

Pero lo cierto es que, insensible a la indignación que existe en el Cuerpo por el ninguneo al escalafón -históricamente sagrado en las promociones internas de la Guardia Civil- impuesto por Marlaska, Interior ha vuelto a desairar este miércoles a sus altos oficiales al anunciar el nombre del elegido por el Gobierno para relevar al coronel Diego Pérez de los Cobos al frente de la Comandancia de Madrid.

Para estupor de todos, el designado a propuesta personal de Gámez es un teniente coronel, David Blanes. Según algunas fuentes, tras sondear a varios coroneles que han dicho “no” a su jefa.

Así que la Comandancia de Madrid, una jefatura equiparable a algunas de las unidades operativas más importantes dada su ubicación en la capital y que de ella dependen los tribunales de la capital-en calidad de Policía Judicial- o la frontera caliente del Aeropuerto de Barajas- tendrá como máximo responsable a un oficial de menor categoría del que la mandaba hasta ahora y desde siempre.

Según ha informado Moncloa, Blanes ha sido precisamente hasta ahora el Jefe de la Unidad Fiscal y Aeroportuaria de la Comandancia. Ha ejercido, entre otros destinos, en la Comandancia de Álava, en la Unidad de Seguridad de la Casa del Rey y en el Gabinete Técnico de la Dirección General de la Guardia Civil.

Es graduado en Derecho, máster en Derecho Público y Estado Autonómico, máster en Dirección y Gestión de la Seguridad, y diplomado en Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, entre otras titulaciones. Está, además, en posesión de diversas condecoraciones y reconocimientos por el desempeño de su labor.

En la misma comunicación, el Gobierno ha anunciado que el coronel Pérez de los Cobos ha solicitado una comisión de servicios en la Intervención Central de Armas y Explosivos en Madrid, que le ha sido concedida. Fuentes de su entorno han confirmado que De los Cobos ha decidido recurrir a lo contencioso-administrativo la orden de su cese tras conocerse la nota reservada con la justificación de su despido.

El nuevo impulso que Marlaska afirma estar dando en la cúpula de la Guardia Civil esta lleno de desaires a la tradición jerárquica del cuerpo propia de su carácter militar. El director adjunto operativo (DAO) y el jefe del Mando de Operaciones han sido cargos siempre reservados a tenientes generales. Como eran Laurentino Ceña y Fernando SantaféMarlaska y Gámez los han puenteado para designar a los generales Pablo Salas y Félix Blázquez, forzando su ascenso exprés.

La siguiente remoción ha sido la del general-jefe de Canarias, Juan Miguel Arribas, cesado en su calidad de Mando contra la inmigración ilegal. Su sustituto en este caso sí ha sido otro general. Gámez ha elegido al general de División Juan Luis Pérez Martín.

En la última designación, la que ha llegado este miércoles, Gámez ha optado de nuevo por desafiar a propios y extraños y buscar en un teniente coronel el relevo a un coronel. Cosas nunca vistas en la centenaria Guardia Civil que asiste estupefacta a este nuevo impulso del PSOE.