Portada » María I. Tapia, bióloga y divulgadora: “Hay que evitar las mascarillas FFP2 orejeras y buscar las que ajustan en la nuca”
Actualidad

María I. Tapia, bióloga y divulgadora: “Hay que evitar las mascarillas FFP2 orejeras y buscar las que ajustan en la nuca”

clipping_6cK568_3441-jpg-768×432-

NIUS Diario

  • “Las FFP2 que llevan gomas por detrás de las orejas son una especie de versión especial para la pandemia, no son las originales y su normativa es más laxa”

  • “Una mascarilla quirúrgica con un buen sistema de ajuste es la mejor opción para la población general: para exteriores y para interiores”

  • “Comprarla en una farmacia no es garantía de que la mascarilla sea auténtica. Hay que comprarlas en tiendas de EPIS”

María Isabel Tapia es bióloga, doctora en Bioquímica y Biología molecular. Tiene varios libros escritos, sobre cáncer y salud. Pero el gran público la ha conocido, sobre todo, por su labor divulgadora en las redes sociales y en su blog durante la pandemia. Habla claro y desde la evidencia científica. Porque, como dice en su perfil de Twitter, cree que “la buena información ayuda”. 

Con ella hablamos, sobre todo, de mascarillas. Para que nos ayude a entender qué tipo es mejor y por qué. No es fácil, porque ahora hay mucha más oferta que hace unos meses y no siempre están claras sus ventajas y sus inconvenientes. Hay una cosa básica, eso sí: si no hay buen ajuste, no vale. De ahí que ella recomiende antes una quirúrgica bien ajustada que una FFP2. Sobre todo, porque las FFP2 que estamos usando no tienen nada que ver con las que había antes de la pandemia. De esto empezamos hablando en esta entrevista.

Pregunta: Últimamente se nos insiste mucho en que las mascarillas FFP2 son las mejores, y las únicas que deberíamos llevar en interiores. ¿Es así? ¿Tú también las recomiendas?

Respuesta: En esto, hay que explicar varias cosas. Hay que diferenciar entre las FFP2 clásicas, las que ha habido siempre, que están diseñadas para evitar inhalar aerosoles o gases peligrosos, y en ellas el sellado es básico, de las de ahora. Ahora, la norma se ha relajado, para adaptarse a las necesidades de la pandemia, y las FFP2 típicas, las que más se usan, han pasado de un ajuste muy bueno a un ajuste no tan bueno, o incluso malo en muchos casos. Las que se venden con ajuste en las orejas no son las mismas FFP2 que había hace un año. Hay mascarillas que se venden como FFP2 y a simple vista ya se ve que no ajustan bien.

P: Pero entonces, las mascarillas FFP2 ¿antes de la pandemia no eran así?

R: Las FFP2 que llevan gomas por detrás de las orejas son como una especie de versión especial para la pandemia, no son las originales. Una mascarilla original FFP o N95 tiene que pasar un montón de test: de ajuste, de respirabilidad, de filtración… Pero como no hay suficientes mascarillas de esas para todos, se ha hecho una normativa más laxa. Muchas de las orejeras no ajustan bien porque no se evalúa el ajuste, sino la capacidad de filtración. Se le da más importancia a la filtración que al ajuste.

P: ¿Y por qué se hace esto? ¿Para que haya mascarillas para todos?

R: Sí, porque no hay suficientes mascarillas para todos. Y esto viene desde el comienzo de la pandemia. Están metiendo en el mercado otras que no son. Entonces, cuando hablamos de FFP2 hay que matizar: ¿las de ahora o las de antes? Las que se ajustan en las orejas no siguen las mismas normas que las clásicas. Al hablar de FFP2 hay que matizar mucho.

P: Pero ¿qué sería más recomendable, una FFP2 de las que usamos ahora o una quirúrgica? En tu blog, después de mucho analizar unas y otras, recomiendas usar una quirúrgica con ajustadores.

R: Sí, recomiendo eso o la FFP2 original, con ajuste en la nuca, por detrás de la cabeza.

P: Ya, pero el problema es que la gran mayoría de las que se venden son orejeras. Yo misma las compro y no he visto nunca FFP2 de nuca en la farmacia. ¿Cómo se pueden conseguir?

R: En tiendas especializadas en equipos de protección individual. Y en algunas farmacias, pero no en todas. Lo que es muy importante que sepa la gente es que no todas las FFP2 son iguales y que tienen que buscar las que llevan ajuste detrás de la cabeza.

P: Ahora parece que el problema es ése, el ajuste. Se están comercializando distintas soluciones para esto: fixthemask, tiras para ajustar las gomas a la nuca… ¿Qué te parecen estos sistemas?

R: Yo soy muy fan del “fixthemask”. Lo he comprado y estoy encantada. Noto que ajusta muy bien, se puede regular. Y además, está avalado por un estudio científico de la Universidad de Wisconsin. Lo han medido y han visto que en la quirúrgica, con este ajustador, la eficacia de filtración efectiva – tanto a través del filtro como a través del borde- se aproxima mucho a las FFP2 originales, a las buenas: supera el 90%.

Es un sistema con el que es más fácil respirar, es muy cómodo, y se te entiende muy bien al hablar. Yo he dado clases en la universidad y estaba mucho más cómoda con este sistema que con la FFP2 original. Hay que tener en cuenta que la FFP2, si está bien ajustada, te deja marcas en la cara porque te hace una especie de ventosa. Una FFP2 bien ajustada no es nada cómoda. La comodidad también es muy importante porque son muchas horas de uso, y se habla muy poco de ella. Hay cuatro cosas importantes en una mascarilla: filtración, ajuste, respirabilidad y comodidad

P: ¿Qué te parece la reciente recomendación de los CDC estadounidenses? Aconsejan usar doble mascarilla: una quirúrgica y encima, una de tela, para mejorar el ajuste. El propio Fauci dice que él las usa. Y sus recomendaciones llegan a mucha gente.

Yo entiendo por qué lo dicen pero como solución no me parece la mejor, porque al poner más capas, la comodidad es peor, estás dificultando la respiración. Y la tendencia del aire a salir por los bordes es mayor cuanto peor sea la respirabilidad. Es mucho mejor usar un ajustador, te hace un sellado casi hermético pero no te dificultad la respiración.

P: ¿Y qué te parece lo que hacen los sanitarios? Muchos de ellos llevan una FFP2 y encima, una quirúrgica. Aunque en su caso, por otros motivos, claro…

En ese caso sí que lo veo lógico, porque las personas que están haciendo tratamientos médicos están muy expuestas. Tiene sentido proteger la mascarilla más valiosa, que es la interior, y no tener que reemplazarla tanto cada cierto tiempo. Pero no es tanto un tema de protección respiratoria como de alargar el uso de la FFP2.

P: Entonces, por resumir: ¿con qué mascarilla nos quedamos? ¿Cuál es la más recomendable ahora mismo para la población general?

R: Una mascarilla quirúrgica con un buen sistema de ajuste es la mejor opción para la población general. Para exteriores y para interiores. Y hay otra opción, también: poner una media de nylon encima de la quirúrgica: cortarla y colocarla encima de la mascarilla. Ayuda a que selle mejor, porque pega la mascarilla interior a la cara. Es un sistema muy fácil, pero claro, a la gente le preocupa la estética. Depende de cuánta gente lo haga, si lo hiciéramos muchos se generalizaría y no se vería raro. A nivel científico, se sabe que funciona desde los años 80.

P: En tu blog y en tus redes sociales criticas el método que se sigue para evaluar la calidad de las mascarillas porque no es bueno con los aerosoles. ¿Por qué?

R: El tamaño mayoritario de los aerosoles infecciosos está comprendido en el intervalo de 0,5 a 10 micras. Y el tamaño más abundante es en torno a 1 micra. Esto es importante, porque los test de las mascarillas quirúrgicas e higiénicas en Europa se hacen a 3 micras, es decir, por encima de ese tamaño de 1 micra. Las mascarillas que sacan muy buena nota en el test, que es bastante fácil, dicen que tienen un 99% de eficacia de filtración. Si compras una, crees que es estupenda. Pero si haces el mismo test a 0,5 micras puede que esa mascarilla ya no sea tan buena, o incluso que sea muy mala. Estos test no son suficientes para saber si una mascarilla es buena o no.

P: ¿Habría que cambiarlos?

R: Sin ninguna duda. Habría que hacer otro test a las mascarillas para medir también por debajo de 3 micras. Hablamos de las quirúrgicas y las que llaman higiénicas.

P: Hace poco, hemos empezado a oír hablar de otras mascarillas: las elastoméricas. Dicen expertos como José Luis Jiménez que, si se consiguieran producir de forma masiva y empiezan a usarse, acabarían imponiéndose y desbancando a las demás. ¿Tú también lo crees?

R: Yo no sé si acabaran imponiéndose, pero creo que es una solución excelente. Las que hay aquí, yo las he utilizado en el laboratorio y es un auténtico sufrimiento, son incomodísimas, no se pueden usar más de media hora. Si consiguen hacer algo cómodo y ligero, sería excelente. Las que recomienda Jiménez no son así, son muy buenas, ojalá hubiera distribuidores que consiguieran traerlas a España, o que se fabriquen aquí. Si las hubiera aquí, yo las compraría.

P: ¿Pero las que hay en España no valen?

R: Las que hay en España son como las que llevan los bomberos. Yo las usaba porque trabajaba en un laboratorio con partículas contaminantes, pero estaba deseando salir y quitármela. No las veo nada prácticas para su uso común, por la calle. Como concepto están muy bien pero no vale cualquier diseño.

P: Estas también tienen un hándicap importante de momento: el precio. Con respecto al resto, y hablando del coste de las mascarillas en general, ¿crees que deberían ser gratis? ¿habría que considerarlas un bien de primera necesidad mientras dure la pandemia?

R: Yo creo que sí, pero se tenía que haber hecho desde el principio de la pandemia. Esto lo han hecho fatal desde el principio. Tenían que haber hecho como otros países -por ejemplo Taiwan- que han seleccionado las mejores mascarillas y las han puesto a disposición de la población prácticamente a coste cero, en las farmacias o en máquinas expendedoras… Yo creo que habría que bajar mucho el coste y facilitar su uso. Pero también subir la calidad. Que sean baratas pero buenas.

P: Me gustaría saber qué opinión te merece el papel del gobierno en este asunto. Durante este año de pandemia, sus mensajes han sido muy contradictorios, no acaban de ser claros. ¿Cuál es tu valoración?

R: Lo valoro muy negativamente. Pero claro, el gobierno seguía la estela de la OMS, que durante mucho tiempo dijo que solo usáramos mascarillas si estás enfermo. Y lo decían cuando ya se sabía que había mucho asintomático, el consejo no era lógico. Simón, en marzo del año pasado, decía que la población sana no necesitaba mascarilla. En mayo reconoció que lo decía porque no había mascarillas para todos, no por motivos científicos. Lo que hicieron fue mentir.

Si nos hubieran dicho que era un virus respiratorio y que por precaución era bueno ponernos algo, aunque fuera de tela… aunque no hubiera para todos, si la gente hubiera sido consciente de que tenía que taparse la nariz y la boca, eso habría evitado muchos contagios. No hay que engañar a la gente y decirle que no valen para nada. Se ha informado muy mal y se ha vuelto loca a la gente.

Con las higiénicas, por ejemplo, lo han hecho fatal. Te dicen que cumple la norma, pero dan mucha importancia al material y nada al ajuste. Yo misma las he comprado, por ejemplo, y las he tenido que devolver porque no ajustan. Y con un área de 2 cm de fuga se pierde la mitad de la eficacia de la mascarilla. En este asunto se ha hecho muy mal, creo que ahora van a endurecer más la normativa.

P: Pero actualmente siguen recomendando la mascarilla higiénica (la de tela) para la gente “sana”. Hace sólo 15 días, el propio Ministerio de Consumo ponía este gráfico a través de Twitter.

Con lo que sabemos hoy en día sobre el contagio de asintomáticos, que es mayoritario, ¿crees que este consejo tiene sentido?

R: Es un ejemplo más de la mala información. Meten todo en el mismo saco y la gente ya no sabe lo que está comprando.

P: Pues ayudemos a la gente a aclararse. ¿Qué es una mascarilla higiénica buena?

R: Yo explicaría mejor cómo saber que es mala. Si te pones una higiénica y notas que se te empañan las gafas, o si ves que la mascarilla no se mueve según inhalas y exhalas, eso es que no va pegada la cara. No vale. Nos hemos acostumbrado a usar rectángulos de tela, y es que son mucho más cómodas, claro, pero porque el aire está saliendo por los bordes.

En general, casi ninguna mascarilla de tela es capaz de filtrar bien aerosoles de menos de 1 micra, excepto si llevan un filtro similar al de las FFP2. Pero las higiénicas con filtro nos han dicho que no son aconsejables. Aunque se han medido y se ha visto que sí lo son. Pero claro, si te dicen que no son aconsejables ya no te la pones.

Están informando muy mal. El propio Simón dijo hace unos días que la protección de una mascarilla FFP2 de dentro afuera era peor que la de las quirúrgicas, y eso es un error. La FFP2 funciona muy bien en ambos sentidos. Yo no sé si lo hace por desconocimiento o por qué, pero sí sé que no es verdad, que está malinformando.

P: Los científicos alertáis cada vez más de las mascarillas falsas. ¿Hay un problema real con esto? ¿Hay tantas?

R: Yo creo que sí.

P: Pero la mayoría se venden en farmacia. Y en una farmacia ¿no te venden una mascarilla falsa, no?

R: Sí te la pueden dar. Quizá la gente que está en la farmacia no lo sabe, pero los distribuidores que las venden, probablemente lo saben. Hay mucho lío con esto, es un tema del que cuanto más sabes más cosas raras ves: certificados falsos, muchas irregularidades… Yo no soy especialista en esto, pero no me fío.

La gente tiene que saber que el hecho de comprarla en una farmacia no es garantía de que la mascarilla sea auténtica. Seguramente es fuerte decir esto, pero es así.

P: ¿Y dónde compramos entonces una mascarilla buena?

R: Pues hay cosas que no hay que hacer. Por ejemplo, lo que no hay que hacer jamás es comprarlas en Amazon ni en Ebay ni sitios así. Las tiendas de equipos de protección individual son el mejor sitio para comprarlas. Pero claro, no hay tantas. Como consejo general, yo a la gente le diría que eviten las FFP2 orejeras. Y si todos preguntan o demandan otro tipo de FFP2, si todos lo hiciéramos, seguro que la farmacia se va a preocupar de buscar otras.