Portada » Madrid pidió medidas durante 10 días para enfrentar el coronavirus y el Gobierno se negó
Noticias

Madrid pidió medidas durante 10 días para enfrentar el coronavirus y el Gobierno se negó

El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso demandó mayor contundencia contra el coronavirus y el Ministerio de Sanidad no lo vio necesario

«Durante 10 días», la Comunidad de Madrid demandó «medidas más contundentes» al Ministerio de Sanidad para frenar la propagación del coronavirus, pero el departamento que capitanea Salvador Illa se mostró «reacio» y las rechazó hasta este lunes. Así lo aseguran a EL MUNDO fuentes del PP, el partido que gobierna en la región junto a Ciudadanos. «Al Ministerio le ha costado mucho arrancar con las medidas. Madrid ha sido proactiva a la hora de plantear soluciones, pero ellos se negaban a adelantarse», agregan.

Algunas de las iniciativas que pidió adoptar por adelantado el equipo de Isabel Díaz Ayuso fueron el refuerzo del personal hospitalario, más recursos económicos para el sistema sanitario, un plan de choque para los mayores de 65 años y los enfermos -que son los colectivos más vulnerables al virus-, posponer operaciones quirúrgicas, lanzar un plan de contingencia global y estimular el teletrabajo, según las mismas fuentes populares.

De hecho, a última hora de este miércoles, la presidenta madrileña compareció para avanzar que algunas de esas medidas se pondrán en marcha desde este jueves. Al Ejecutivo de Pedro Sánchez no le parecieron imprescindibles, y se negó a adoptarlas tan pronto.

Una portavoz del Ministerio de Sanidad asegura que el Gobierno se ha ceñido escrupulosamente a los plazos marcados y que «desde el inicio todo se ha consensuado en el Consejo Interterritorial del Servicio Nacional de Salud, en el que participan todas las comunidades autónomas».

SANIDAD: LAS MEDIDAS ESTÁN «COORDINADAS»

«Todas las medidas se han adoptado de forma coordinada no sólo con Madrid, sino con todas las comunidades, porque no sólo Madrid está en situación de transmisión comunitaria significativa, sino también Vitoria, Labastida y La Rioja«, agrega.

Bien es cierto que las demandas de Ayuso iban en la línea de lo que están haciendo de manera coordinada el Gobierno nacional y el autonómico desde el lunes en Madrid -que se ha convertido en el principal foco de contagio del virus en España, con más de 1.000 casos-, pero las diferencias que se produjeron se referían más a los tiempos de aplicación que a la naturaleza de las medidas.

El 25 de febrero se confirmó el primer caso de coronavirus en Madrid. Al finalizar el mes es cuando Ayuso empieza a proponer medidas adicionales, por el fuerte incremento de casos que se dio a partir del 28 de febrero. Según fuentes del PP, la presidenta de la Comunidad pidió entonces una actuación de urgencia. Una de esas peticiones se consumó el 6 de marzo, cuando se cerraron los centros de mayores.

En los dos días inmediatos -todo un mundo; esta crisis se mide por horas-, Sanidad se negó al cierre de los colegios y las universidades que propugnaba Ayuso, que decidió unilateralmente ejecutarlo el lunes 9. Aunque no lo compartía al 100%, Sanidad se plegó al cierre, dicen fuentes de ambos gobiernos. «El Gobierno no lo veía, pero cuando la Comunidad les dijo que los iban a cerrar, lo apoyó», confirman en Génova.

EVITAR UN ENFRENTAMIENTO «POLÍTICO»

«Siempre buscamos la coordinación, en todas nuestras peticiones», justifican en la Comunidad de Madrid al ser preguntados sobre por qué no tomaron las medidas de manera unilateral antes. La respuesta «oficial» que quiere dar el Ejecutivo de Ayuso es más diplomática.

«La coordinación con el ministerio ha sido muy buena. Han ido avalando cada medida que hemos tomado, y fueron aprobadas por unanimidad en el Consejo Interterritorial». Este mensaje busca evitar un enfrentamiento «político» que embarre esta crisis, afirman las fuentes.

A juicio del PP, el Ejecutivo de Pedro Sánchez tenía que haber actuado antes. Y, además, erró al no suspender las manifestaciones del 8-M. En vez de imponer «cuarentenas» como en Italia, «el Gobierno estuvo alentando a manifestarse a cientos de miles de personas en Madrid y en cada municipio de España el 8-M, y creo que es una irresponsabilidad», aseguró este miércoles Pablo Casado en la Cope.

El presidente de los populares matizó antes, no obstante, que se trata de una «crítica constructiva» y que «tiende la mano» a Sánchez «para que tome algún impulso». «El Gobierno va a encontrar más lealtad en el PP que en sus socios de investidura; nos vamos a coordinar», subrayó.

Por eso en el PP reclaman que la «lealtad» respecto de la crisis del coronavirus opere «en dos direcciones», ya que «las informaciones en contra de la sanidad de Madrid vienen de la oposición [autonómica] en muchos casos».

RECLAMAN LA COMPARECENCIA DE SÁNCHEZ

Ante la ausencia de plenos parlamentarios por los positivos de tres diputados, los populares y Ciudadanos han pedido formalmente la comparecencia de Sánchez en el Congreso, para que informe sobre el alcance de las medidas adoptadas. De hecho, la Junta de Portavoces del Congreso se reunirá este jueves, tras la comparecencia en comisión del ministro de Sanidad, para decidir si convoca o no para la próxima semana la sesión plenaria que estaba prevista para estos días y que se tuvo que aplazar.

Además, Sánchez convocó este miércoles una Conferencia de Presidentes para el próximo sábado, que se celebrará por videoconferencia para abordar la crisis del coronavirus. Y propuso además a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, mantener una reunión el lunes con toda la oposición.

Este jueves, el presidente del Gobierno se reunirá con la patronal y los sindicatos para consensuar las acciones económicas. Antes habrá un Consejo de Ministros extraordinario, que se celebra por la mañana, para aprobar medidas de apoyo a empresas y familias.