Portada » Los progres infectados por coronavirus eligen la Clínica Ruber en vez de la sanidad pública para recuperarse
Noticias

Los progres infectados por coronavirus eligen la Clínica Ruber en vez de la sanidad pública para recuperarse

La Clínica Ruber, la clínica privada más cara de España y una de las más prestigiosas del país, está recibiendo como pacientes a hasta ahora, acérrimos defensores de la sanidad pública.

El coronavirus ha provocado que progres hasta la médula, como son Carmen Calvo y Baltasar Garzón, hayan decidido ser ingresados en la Clínica Ruber en vez de cualquier hospital público.

Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno, fue ingresada el domingo en la prestigiosa clínica después de que sufriera problemas respiratorios. De momento, el Gobierno no confirma que sea coronavirus, ya que según fuentes de Moncloa, el test ha dado negativo «sin ser concluyente», por lo que se está a la espera de un segundo test que pueda confirmar que está infectada por coronavirus.

La vicepresidenta primera del Gobierno siempre ha defendido la sanidad pública, una defensa que el Gobierno socialcomunista había aumentado en las últimas semanas con Podemos formando parte del Ejecutivo.

Otro de los progres defensores de lo público y que desde hoy es paciente de la Clínica Ruber es Baltasar Garzón. El que fuera titular del Juzgado central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, fue inhabilitado por el Tribunal Supremo por un delito de prevaricación.

Una vez más se confirma la hipocresía de la izquierda, que pese a que defiende la público despreciando a lo privado, siempre elige la opción privada cuando sus intereses están en juego.