Portada » Los precios de las telecos caen a nuevos mínimos históricos con las guerras de tarifas
Economia

Los precios de las telecos caen a nuevos mínimos históricos con las guerras de tarifas

telecos
telecos

SANTIAGO MILLÁN ALONSO CincoDias

Registran caídas superiores al 10% en el último año en el móvil y el fijo

Las operadoras españolas de telecomunicaciones vivieron en 2020 un ejercicio muy complicado, marcado por la crisis derivada del contagio del coronavirus, así como por el nuevo endurecimiento de las guerras de tarifas, motivado en buena medida por el empeoramiento económico. En este escenario, los precios de las tarifas de las telecos registraron en 2020 nuevos mínimos históricos en la mayoría de los segmentos del negocio, con bajadas de más del 10% en algunos de ellos.

Así, por ejemplo, entre otros ámbitos, el índice de precios de telefonía móvil que elabora la Comisión Nacional de los Mercados y Competencia (CNMC) bajó en 2020 de 20,2 a 16,0 puntos, su cota mínima de toda la serie histórica al cierre de un ejercicio. En el segundo trimestre, tras el fin de los confinamientos y la reactivación comercial (durante el estado de alarma se suspendieron las portabilidades en gran medida), llegó a caer hasta 15,3 puntos.

Los ingresos de tráfico de telefonía móvil por línea por trimestre bajaron un 6,5%, según la CNMC, hasta 14,25 euros, igualmente, nuevo mínimo histórico. A su vez, el ingreso medio de telefonía móvil por minuto aire cayó más de un 25%, hasta 2,59 céntimos, arrastrado por la bajada en el segmento de contrato. En la última década, el ingreso medio por minuto en la telefonía móvil ha caído casi un 82%.

En otros segmentos, la bajada no fue tan fuerte. Así, el ingreso medio de banda ancha móvil por línea trimestral bajó un 3,6%, hasta 27,75 euros, cifra que, no obstante, también supone un nuevo mínimo histórico.

De igual forma, el índice de precios de telefonía fija se desplomó en el último año, al pasar de 107,4 puntos en el cuarto trimestre de 2019 a 84 puntos en el mismo periodo de 2020. Es la cota más baja de toda la serie histórica de este índice.

Los ingresos trimestrales de telefonía fija por cliente cayeron casi un 12% durante el pasado año, hasta situarse en 26,62 euros. En la última década, la bajada ronda el 70%. Y es que, en el cuarto trimestre de 2010, estos ingresos superaban los 88 euros.

El ingreso medio de telefonía fija por línea en servicio se situó en el cuarto trimestre de 2020 en 21,56 euros, nuevo mínimo histórico, un 12,3% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior.

La evolución de los precios tiene una incidencia directa en el conjunto del volumen de negocio del sector, según señalan fuentes del mercado, que recuerdan la fuerte caída de ingresos registrada por las operadoras. Así, según las cifras publicadas por la propia CNMC, los ingresos del sector español de las telecomunicaciones se redujeron un 5,3% en 2020, hasta 32.211 millones de euros, penalizados, especialmente, por los servicios minoristas, cuyos ingresos bajaron casi un 6% en relación a 2019, situándose en 23.325 millones.

En la última década, los ingresos minoristas de las operadoras españolas se han desplomado en torno a un 28,5%. En 2010, el volumen de negocio de este ámbito superaba los 32.614 millones de euros. Es decir, facturan anualmente en este ámbito cerca de 9.300 millones menos que hace diez años.

Dura competencia

Fuentes del sector coinciden en la fuerte destrucción de valor registrada por las grandes operadoras en un escenario como el español, marcado por la fuerte fragmentación, al haber en el mercado más de 40 marcas comerciales diferentes, y la inacabable guerra de precios. Además, advierten del avance de la tendencia del low cost en la medida en que la crisis económica se ha agravado, empujando a muchos usuarios a buscar las tarifas más baratas.

Las telecos no han dejado de reclamar una revisión regulatoria que reduzca la presión en ámbitos como los impuestos, además de permitir una mayor consolidación. En este último caso, parecen haber empezado los movimientos, con el anuncio de la opa lanzada por MásMóvil por Euskaltel, que supondrá la integración del cuarto y quinto operador en el mercado español.

Las operadoras se defienden, igualmente, al señalar que, mientras los ingresos no dejan de caer, tienen que afrontar fuertes inversiones, como consecuencia de la aceleración de los ciclos de renovación tecnológica, tanto en la telefonía móvil con el 4G y el 5G, y en la banda ancha fija con los despliegues de fibra óptica. En este caso, han insistido en que España ha llevado a cabo una renovación casi completa de las infraestructuras, situándose como líder en el despliegue de fibra entre los grandes mercados del Viejo Continente.

De cara al futuro este escenario se mantiene. Las operadoras españolas van a tener que afrontar durante este año la subasta de espectro para 5G, para, posteriormente, encarar unas obligaciones de cobertura que suponen un incremento del capex.