Portada » Los farmacéuticos se hartan de Pedro Sánchez al negarse a reforzar su protección contra el coronavirus
Noticias

Los farmacéuticos se hartan de Pedro Sánchez al negarse a reforzar su protección contra el coronavirus

Los farmacéuticos no aguantan más: están hartos del Gobierno de Pedro Sánchez. En las últimas horas, numerosos farmacéuticos han mostrado su enfado con el Ministerio de Sanidad por negarse a reforzar la protección a las oficinas de farmacia en plena crisis del coronavirus.

Fernando Simón, portavoz del Ministerio de Sanidad y director del Centro de Coordinación de Emergencias y Alertas Sanitarias, aseguraba que los riesgos que que sufren los farmacéuticos «son los propios de su profesión».

«Si se mantienen las medidas de protección, como la distancias de seguridad, y se aumentan claramente en casos de pacientes que acuden con síntomas, así como otras actuaciones en torno a los mecanismos de pago, el riesgo de transmisión del virus debe ser mínimo», ha dicho Fernando Simón.

«Hay colectivos que asumen los riesgos propios de su profesión», ha sentenciado.

Pero los farmacéuticos no creen que deban asumir el riesgo de poder contagiarse por coronavirus. Las críticas no han dejado de producirse y una de las más destacadas es la carta escrita al propio Simón por parte de una farmacia de Madrid.

La carta dice lo siguiente:

«Desde hace semanas el ritmo de trabajo es frenético, y no porque estemos facturando millones, sino porque la gente tiene muchas dudas y acude a nosotros y las condiciones de trabajo son muy distintas de lo que solían ser.

Muchos pacientes, por miedo, no se acercan al centro de salud o éste está cerrado. Otros, con dudas sobre sus síntomas compatibles con Covid-19, o con otras muchas afecciones menores, acuden a la farmacia y desde aquí tratamos de resolverlas, para tratar de molestar lo menos posible, entre todos, a nuestros médicos en estos momentos

Para facilitar el funcionamiento del sistema sanitario, su sistema sanitario, y evitar que colapse. Nos hemos adaptado a cada cambio. ¡En cuestión de horas todos los farmacéuticos estábamos al corriente de cada nueva medida! Y sin rechistar, hemos continuado trabajando».