Portada » Los expertos desaconsejan subir impuestos frente a los planes de Montero
Trending

Los expertos desaconsejan subir impuestos frente a los planes de Montero

La reforma fiscal del Gobierno persigue acercar la presión fiscal de España a la de la media europea
La reforma fiscal del Gobierno persigue acercar la presión fiscal de España a la de la media europea

Cristina Montalvo – NIUS Diario

  • Numerosos organismos recomiendan no incrementar la presión fiscal hasta que la recuperación esté asentada y se hayan llevado a cabo las reformas prometidas

  • La ministra de Hacienda quiere que las subidas en los impuestos de Sociedades, Patrimonio y Sucesiones entren ya en vigor el año que viene

Diecisiete expertos en fiscalidad tienen diez meses por delante para revisar de arriba abajo todo el sistema tributario español y proponer subir o bajar impuestos. El comité no presentará sus conclusiones hasta febrero del año que viene, pero irá aportando recomendaciones que el Gobierno quiere incluir ya en los próximos Presupuestos Generales.

Entre estas, podría estar la de subir ya en 2022 los impuestos de Sociedades, Patrimonio y Sucesiones. Un incremento por el que apuesta de manera decidida la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

Serviría, dice, para que algunos de estos tributos “no queden vacíos de contenido” (en referencia a la Comunidad de Madrid donde el de Patrimonio es practicamente nulo) y como una contribución adicional de los grandes patrimonios a las arcas públicas. Frente a esta postura, numerosos expertos sostienen que no estamos ahora en el momento de incrementar la presión fiscal sino de centrase en impulsar la recuperación de la economía y el empleo tras la crisis del covid.

Las subidas pueden arriesgar la recuperación

Lo que está claro es que el enorme gasto que se ha realizado para afrontar la pandemia obligará seguro a llevar a cabo una consolidación fiscal para equilibrar las cuentas públicas. Pero los esfuerzos tendrán que hacerse, coinciden los expertos, cuando la economía se haya recuperado, cuando se hayan llevado a cabo reformas estructurales, y se haya realizado un estudio de la eficiencia del gasto público.

“Un aumento de los tipos impositivos debería ser el último recurso porque tendrá efectos sobre la inversion, la creación de empleo y la productividad en una economía que ya tiene debilidades crónicas estructurales precisamente en todos estos frentes”, aseguraba el responsable de Análisis Económico de BBVA Research, Rafael Doménech, este jueves.

Tampoco en el Instituto de Estudios Económicos (IEE) creen que sea el momento de subir los tributos, porque hacerlo, advierten, supondría truncar la recuperación económica y el crecimiento potencial de España. En más, señalan, que el mero anuncio “ya constituye un lastre para la recuperación económica en la medida en que provocan incertidumbre y desconfianza acerca de nuestras cargas a futuro”.

En el mismo sentido se ha pronunciado en también organismos tan diversos como la OCDE, asociaciones empresariales, el Banco de España (partidario de diseñar ya medidas de consolidación fiscal aunque se apliquen a largo plazo) e incluso, la responsable de Asuntos Económicos del Gobierno.

Nadia Calviño, aseguraba este jueves que el Gobierno “de ninguna manera está hablando de subir impuestos y menos a corto plazo”. La ministra, en cambio, defiende la necesidad de modernizar el sistema fiscal atendiendo a los impuestos verdes y a los relacionados con la economía digital.

Plan de Recuperación y el Impuesto de Sociedades

El Plan de Recuperación presentado esta semana por el presidente Sánchez en el Congreso, que marca las reformas para los próximos años, ya incluye textualmente una revisión “en profundidad” de las figuras fiscales actuales y la incorporación de nuevos tributos “de acuerdo con las tendencias más recientes”. Estos últimos podrían recoger la fiscalidad relacionada con el medio ambiente y con las empresas digitales.

Además habla de “incrementar la recaudación” de los impuestos personales y apuesta por “elevar la recaudación” del Impuesto sobre Sociedades “en línea con los principales países del entorno”. Sobre este tributo está empezando a debatirse la posibilidad de imponer un tipo mínimo a las grandes empresas a nivel mundial, pero la ministra de Hacienda es partidaria de adelantar su aplicación si el acuerdo global se retrasa.

Montero, además, ha dejado claro que la revisión de este impuesto podría implicar no una subida, sino una bajada, porque actualmente existe una mayor penalización sobre las pymes frente a las grandes corporaciones, cuyo tipo efectivo es más bajo.

Todas estas reformas fiscales servirían para modernizar el sistema tributario, según el Gobierno y lograr incrementar la presión fiscal para acercarla a la media de la Unión Europea, que se sitúa entre cinco y siete puntos del PIB por encima de la española.

Estos esfuerzos fiscales para elevar la recaudación y cerrar la brecha fiscal con la UE podrían tener consecuencias negativas a largo plazo para la economía española, según el Instituto de Estudios Económicos.

El organismo ha calculado que a largo plazo podría hacer caer hasta 10 puntos el PIB y provocar una pérdida de dos millones de empleos porque la carga fiscal en España es mayor que la existente en los países del entorno si se tiene en cuenta el menor nivel de renta y la mayor economía sumergida.