Portada » Las lesiones más comunes en el fútbol.
Salud

Las lesiones más comunes en el fútbol.

lesión-futbolistas
lesión-futbolistas

 

Cuando se trata de deportes bonitos, se refiere a una disciplina en la que se deben concentrar algunos elementos: emoción, talento, inteligencia, capacidad de reacción y necesidades físicas. En esta ocasión, nos centraremos en el aspecto físico para explorar las 7 lesiones más habituales en el fútbol. 

¿Qué es lesiones? 

Problemas neuróticos antes de comenzar. En este sentido, diremos que cualquier cambio o alteración en la morfología de órganos y tejidos que afecte al funcionamiento normal de órganos y tejidos debido a accidentes o accidentes. Dependiendo de la gravedad, la lesión se puede abordar mediante reposo, tratamiento específico o cirugía.

Las lesiones más frecuentes en el fútbol 

La aparición de la lesión depende de muchos factores, como la carga de trabajo del entrenamiento, el tipo de ejercicio, la cantidad de minutos acumulados a lo largo de la temporada, la estructura corporal del futbolista, el trauma, etc. Sabiendo esto, comenzamos con las 7 lesiones más comunes en el fútbol

1. Esguince de tobillo

Bota walker para tratar esguince de tobillo.

El esguince de tobillo es una de las lesiones más comunes en el fútbol. Ocurre cuando los ligamentos que brindan estabilidad al pie se estiran o desgarran, provocando inflamación y restricción de movimiento. En la mayoría de los casos, el esguince de tobillo es causado por giros, dobleces o cambios de dirección antinaturales. Afortunadamente no requiere cirugía, que entre las modalidades de tratamiento está el reposo, el uso de antiinflamatorios no esteroideos, vendajes o soporte y fisioterapia. El tiempo de recuperación también varía entre unas pocas semanas y 5 meses. Ni Cristiano Ronaldo, Lionel Messi o Megan Rapinoe pudieron librarse de esta lesión.

2. Rotura de los músculos isquiotibiales 

La rotura de los músculos isquiotibiales se produce por la afectación de las fibras musculares, que pueden transformarse en un desgarro. Entre las causas se encuentran golpes, apoyos inestables o estiramientos excesivos. Esta afección, que en el mundo del fútbol a menudo se denomina pinchazo, no requiere intervención quirúrgica. Sin embargo, el movimiento es limitado y la recuperación puede ser lenta, con una duración de entre 2 y 4 meses. El grado de ruptura influirá. En cuanto al tratamiento, hay reposo, almohadillas térmicas, analgésicos, antiinflamatorios no esteroideos y vendas elásticas.

 3. Tendinitis rotuliana

La tendinitis rotuliana es una de las peores lesiones que ha afrontado CR7 en su carrera. La función del tendón rotuliano es de apoyo a los músculos para la extensión de la rodilla. No obstante, al recibir sobrecargas se afecta el tejido que une la rótula con la tibia.

El origen más común está en malas caídas tras perder el equilibrio en el aire al saltar. Así pues, el dolor y la inflamación son síntomas inexorables. Por su parte, se trata con reposo, hielo, fisioterapia, analgésicos y la aplicación de la cinta rotuliana.

4. Contracturas

Las contracturas tienen un lugar especial entre las lesiones más frecuentes en el fútbol, ya que las cargas de trabajo en competiciones que cada vez ofrecen lapsos de descanso más cortos propician su aparición.

Podemos describir a la contractura como una tensión persistente en las fibras musculares. Si bien no generan dolor en reposo, evitan que el futbolista vuelva a la acción.

Su aparición se debe a esfuerzos elevados, golpes potentes en los músculos y falta de magnesio o potasio. A su vez, para la recuperación se emplea el reposo, los masajes y las almohadillas tibias.

5. Esguince de rodilla

En el esguince de rodilla se afectan uno o varios ligamentos de la articulación, que tienen la finalidad de dar equilibrio y mantener un rango de movimiento coherente.

Dentro de los ligamentos de la rodilla están los siguientes:

  • Lateral externo.
  • Lateral interno.
  • Cruzado anterior.
  • Cruzado posterior.

Al referirnos a un esguince de rodilla nos centramos en el ligamento lateral externo y en el ligamento lateral interno, ya que los cruzados tienen una ponderación mucho mayor.

Esta lesión se produce por la torsión de la rodilla mientras el pie está apoyado de forma rígida. En definitiva, se trata con el método RICE, según las siglas en inglés que significan reposo, hielo, compresión y elevación. Además, el profesional puede prescribir analgésicos y antiinflamatorios no esteroideos.

6. Pubalgia

Estudios para la pubalgia.

No podía faltar la pubalgia entre las lesiones más frecuentes en el fútbol. De hecho, jugadores como Raúl González, Sergio Busquets, Sergio Ramos y Xabi Alonso han expresado de forma pública cómo este inconveniente físico ha limitado su rendimiento, obligándolos incluso a pasar por el quirófano.

La pubalgia se genera por lesiones tanto en los músculos como en las articulaciones alrededor del área inguinal, localizando los dolores en una sección del hueso coxal llamada pubis. Su causa para los futbolistas está en la sobrecarga de los tendones y en movimientos que se realizan de manera repetitiva bajo una técnica errónea. Se trata con reposo o cirugía.

7. Rotura del ligamento cruzado anterior

Dejamos lo peor en gravedad para el final. Culminamos nuestro recorrido por las lesiones más frecuentes en el fútbol con la rotura del ligamento cruzado anterior. Sufrir dicha lesión significa una baja asegurada de entre 8 y 10 meses.

El ligamento cruzado anterior de la rodilla tiene el objetivo de estabilizar la tibia para que mantenga su posición sin adelantar al fémur. De este modo, una torsión brusca de la rodilla puede romper de manera total o parcial al ligamento ya mencionado.

En estos casos, la única solución es una cirugía que se basa en la reconstrucción del ligamento cruzado anterior de la rodilla. Acto seguido comienza un proceso de recuperación y readaptación de muchas etapas para regresar en óptimas condiciones al rectángulo de juego.

La lesión más común en el fútbol preocupa a los equipos profesionales Entre los futbolistas de todos los niveles y categorías, las lesiones continúan acompañando, aumentando con el aumento de la exigencia física en los diferentes torneos. Por ello, las medidas preventivas y una distribución equilibrada de los minutos a lo largo de la temporada pueden marcar diferencias importantes en la enfermería de cada clase. Sin embargo, la reducción del riesgo de lesiones futbolísticas depende de la revisión general del calendario, que compite con los intereses de la liga y los campeonatos. Por tanto, es casi imposible establecer un horario de descanso para evitar estas situaciones.