Portada » La reforma laboral del PP creó 2 millones de empleos mientras el PSOE destruye 500.000 en dos años
Noticias

La reforma laboral del PP creó 2 millones de empleos mientras el PSOE destruye 500.000 en dos años

Gonzalo Velarde

La censura tanto de sindicatos como patronal al acuerdo de derogación «total» de la reforma laboral del PP alcanzado entre el Gobierno y EH Bildu tiene un explicación simple en los datos de creación de empleo en nuestro país en los últimos años. Así acudiendo a los datos de acceso público de la Seguridad Social se observa como desde la aprobación de la reforma laboral del PP en marzo de 2012 hasta la salida forzosa del Ejecutivo de Mariano Rajoy en mayo de 2018 el saldo de creación de empleo en nuestro país fue de 1.947.184 empleos recuperados tras la devastación de la crisis de 2008. Ahora, en los dos años que cumple este mes con Pedro Sánchez al frente del Gobierno el saldo arroja una caída de 436.581 afiliados menos a la Seguridad Social (pasando de 18.832.943 trabajadores de finales de mayo de 2018 a los 18.396.362 ocupados registrados al cierre de abril de 2020).

Pero más allá, no cabe duda del efecto reparador que tuvo la reforma aprobada por el PP en marzo de 2012 que cambió las reglas del juego del mercado de trabajo español para recuperar parte de los puestos de trabajo triturados durante la última legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero y tampoco parece discutible la incapacidad tanto del entonces presidente socialistas como ahora de Pedro Sánchez de frenar la sangría provocada por agentes externos, actualmente la pandemia mundial del coronavirus.

Así, el Ejecutivo de Zapatero llegó a contabilizar un pico máximo de 19.384.101 trabajadores en el mes de mayo de 2008, solo unos meses antes de que estallase la crisis de deuda internacional que dio comienzo a la Gran Recesión. De ahí, hasta su marcha de La Moncloa en noviembre de 2011 la sangría fue sin precedentes en la historia de nuestro país con una destrucción de 2,2 millones de puestos de trabajo, lo que llevo a España a las puertas del rescate por parte de la UE. Sin embargo, en el saldo de los siete años de Gobierno de Zapatero la Seguridad Social arroja una creación de 309.110 empleos.

Sin embargo, por el momento y con la fuerte condicionalidad de la actual crisis sanitaria y su impacto en el mercado laboral español -entre el mes de marzo, cuando se declaró el estado de alarma, hasta finales de abril, la pérdida de afiliados al sistema alcanza los 947.896 ocupados– implica que a día de hoy el saldo en términos de empleo para Pedro Sánchez arroje una destrucción de casi medio millón de empleos en los dos años al frente del Ejecutivo. Desde el pico máximo de la era Sánchez, que contabilizó 19.458.689 cotizantes en junio de 2019, hasta el último día de abril la caída es de 1.062.581 ocupados.

Reflote de las rentas

Pero no solo tuvo efectos positivos la reforma del 2012 en términos cuantitativos sino que también en términos cualitativos el Fondo Monetario Internacional (FMI) otorga beneficios a la medida impulsada por el PP, que ahora es objeto de la diana del Gobierno de coalición a pesar de las reiteradas advertencias de los organismos internacionales sobre la posibilidad de remover la actual legislación laboral.

«Las reformas de 2012 mejoraron los resultados en materia de empleo, incluso para los jóvenes. El crecimiento del empleo después de la reforma fue sistemáticamente mayor y el desempleo juvenil menor en comparación con una posible evolución del crecimiento del empleo y el desempleo juvenil en ausencia de reformas», apunta el documento publicado en febrero de este año, justo antes del estallido de la pandemia.

Además, gracias a esta fuerte creación de empleo, ayudada por la implantación de la reforma, «ha mejorado la distribución de los ingresos después de 2012″, según concluye el FMI señalando que más allá del nuevo marco normativo establecido tras la reforma, el componente de flexibilidad salarial fue crucial para el avance de la contratación. «Los resultados de otros estudios sobre el impacto de la reforma laboral de 2012 sugieren que probablemente las medidas destinadas a mejorar la flexibilidad salarial estuvieron principalmente en juego» en el resultado final de la misma. Además, señala que otros cambios legislativos acaecidos en ese momento conformaron un caldo de cultivo propicio para la efectividad de la reforma en términos de creación de empleo.

Eso sí, advierte el informe que el impacto de las reforma laboral parece ser negativo en el margen intensivo de empleo, tanto en cuanto las reformas legislativas contribuyeron a una reducción del promedio de horas trabajadas y a un aumento del empleo a tiempo parcial involuntario, lo que genera balsas de baja renta a pesar de estar empleado.