Portada » La ex senadora de Podemos que logró reabrir el caso de la ‘caja B’: “Creí que mis donaciones iban a fines sociales, pequé de ilusa”
Actualidad

La ex senadora de Podemos que logró reabrir el caso de la ‘caja B’: “Creí que mis donaciones iban a fines sociales, pequé de ilusa”

Celia Cánovas reclama su derecho a saber “dónde están” los 27.000 euros que donó a la ‘Caja de Solidaridad’ de la formación

Se llama Celia Cánovas, es abogada y fue senadora de Podemos por Tarragona en la XII Legislatura. Es también la persona que ha conseguido, vía recurso, que se reabra la investigación judicial sobre la presunta caja B del partido morado.

Cánovas ha logrado que la Audiencia Provincial de Madrid, que es la que se encarga de este caso, la contemple como, al menos, perjudicada en la causa después de ver indicios de uso desleal de la conocida como Caja de Solidaridad de Podemos, un fondo al que Cánovas donó, según explica, cerca de 27.000 euros. A finales de octubre, el juez desestimó su petición para personarse como acusación particular y sobreseyó el caso, pero su recurso ha prosperado.

“Tengo la condición de parte perjudicada sí o sí”, asegura Cánovas a EL MUNDO, un día después de conocer la reapertura del caso. La abogada insiste en que el dinero transferido a esa Caja de Solidaridad, pese a ser tratado como donaciones, era una condición obligatoria para los cargos públicos, tal y como se estipulaba en el código ético del partido, pero que nunca supo realmente el objetivo de ese fondo.

“Tengo derecho a saber que ese dinero se ha empleado con los fines a los que teóricamente se tenía que destinar”, que es lo que pide que se conozca a través de esta investigación, explica.

“Yo daba por supuesto que el dinero iba al partido a efectos de mantenimiento de su estructura y a fines sociales, que era lo que se nos decía”, asume. Pero nunca lo supo a ciencia cierta. “Nunca se publicó dónde iba este dinero”.

Este fue uno de los principales motivos de su recurso. En el escrito, la abogada y su equipo argüían que no se había investigado lo suficiente y aseguraban que existen “indicios racionales más que suficientes” de que se podría haber producido “una distracción de dinero del partido para fines distintos a los legalmente establecidos para un partido político”, lo que podría suponer “presuntamente un delito de administración desleal”.

Cánovas achaca que nadie dudara del destino del fondo a la confianza ciega que se tenía en el propio partido. “Pequé de ilusa, como todos. Pensé que lo estaban haciendo bien”.

Pero las acusaciones contra el entonces abogado del partido, José Manuel Calvente -quien denunció presuntas irregularidades sobre las cuentas de la formación y cuya querella por acoso sexual y laboral quedó archivada-, fueron las que destaparon sus sospechas sobre la transparencia de la organización. “Fue entonces cuando empecé a alertarme de ciertas cuestiones”, explica.

“Tengo todo el derecho del mundo a saber dónde está mi dinero”, insiste Cánovas, que afirma que cualquier cargo público que, como ella, hubiera realizado este tipo de donaciones podría personarse en la causa para tratar de averiguar qué uso se dio a la Caja de Solidaridad del partido.

Ahora, la abogada y su equipo, que se muestran “satisfechos de que se haya hecho justicia” al ser admitido el recurso, estudian proponer pruebas a la causa. “Hay quien interpreta que me estoy vengando, pero no”, zanja Cánovas. “Todavía me cuesta pensar que pueda ser para otros fines, pero para eso está esta causa y para eso me personé. Para investigarlo y para saberlo”.

Tags