Periódico Información

El periódico de España

La decisión de la Guardia Civil es digna de elogio

Aquí todo el mundo se han bajado los pantalones por no perder el poder, por la traición y cobardía a los familiares de los miles de asesinatos a la Guardia Civil por la banda terrorista de ETA. Todos hemos hecho oídos sordos a todo lo constitucional desde hace muchísimos años, por la ignominia, el deshonor, la poca vergüenza, el miedo del PSOE y la falta de agallas y valentía del PP. Llegaron las ratas que, a hurtadillas y en la oscuridad, se han ido metiendo en el estercolero que todos hemos ido anegando de fetidez—cosa que estamos viendo—el territorio de la España legítima enmarcada en nuestra actual constitución del año 1978.   

Me viene ahora las palabras de hace ya algunos años del Obispo Uriarte, el que fue obispo emérito de San Sebastián, de un cura, sacerdote, de un creyente cuando dijo que “el estado ha contraído cierta deuda moral con la sociedad por haberse propasado en su respuesta a la agresión de ETA…” es decir, que el malo de esta película aterradora es el Gobierno Español, un Gobierno que está para salvaguardar a sus ciudadanos de terroristas y asesinos a sueldo haciendo prevalecer la convivencia de sus vecinos. Que estas y otras divagaciones   que en su día dijo este siervo de Dios me hace mucho que pensar, pero no de dirimir la realidad de aquellos hechos espeluznantes de aquellos días y años en las provincias vascongadas.

En el libro Sangre, Sudor y Paz (la Guardia civil contra ETA) en su prólogo dice en uno de sus apartados lo siguiente:” la lucha antiterrorista y que fue obra de todos los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado-todos ellos, desde la Policía Nacional hasta los Mossos d’ Escuadra o la Ertzaintza, pasando por las numerosas policías locales, y sin olvidar a Centro Nacional de Inteligencia, asestaron golpes de mayor o menor envergadura  a los intereses de la banda armada, pero en el que tuvo una importancia medular, y a la postre decisiva, la entrega de los hombres y mujeres de Guardia Civil.     

En círculos de la Guardia Civil, al parecer, han tenido una iniciativa digna de elogio y de total consideración a sus compañeros, donde están preparando unos protocolos necesarios   para acogerse a la ley del Parlamento Vasco sobre víctimas por vulneración de los derechos humanos, por la banda ETA, acreditados estos documentos con los colectivos de asesinatos de esta sangrienta banda de matones.

Posiblemente esto quedará en aguas de borrajas, o el dicho, si te vi, no me acuerdo.   A todo este asunto de la banda terrorista de asesinos, estafadores, extorsionadores y pillajes de todo tipo, aún hay mentes sanas que, aunque, posiblemente se haya olvidado en parte, esta iniciativa no es ni más ni menos, que hay Guardias Civiles que, aunque no estuvieron en esta guerra contra España, me refiero a algunos de ellos, pretenden hacer justicia en unos derechos cuyas violaciones han sido sufridas en Euskadi. En aquellos días de las matanzas y asesinatos de ETA tuvieron el valor, la dignidad de haber cumplido con su deber y honor; solo buscan que se les reconozcan los excesos de aquellos que murieron en defensa de su patria y del pueblo vasco. Buscando una ley a ese reconocimiento reparador de las víctimas de ETA. El honor consiste en hacer hermoso aquello que uno está obligado a realizar. Y…el lema de este glorioso Cuerpo de la Guardia Civil dice: “El honor es mi divisa”.