Portada » La CUP y su deseo de eliminar los antidisturbios, moneda de negociación por la investidura de Aragonès – NIUS
Actualidad

La CUP y su deseo de eliminar los antidisturbios, moneda de negociación por la investidura de Aragonès – NIUS

La CUP y su deseo de eliminar los antidisturbios, moneda de negociación por la investidura de Aragonès
La CUP y su deseo de eliminar los antidisturbios, moneda de negociación por la investidura de Aragonès

D. Expósito-NIUS Diario

  • Los cupaires llevan en su programa la disolución de la Brimo y ha aprovechado los altercados por Hasél para reclamar cambios en el modelo de orden público a ERC

  • ERC y la CUP estudian una moratoria en el uso de balas de foam y que los antidisturbios dejen de intervenir en desahucios

  • Sus máximas aspiraciones topan con la oposición frontal de Sàmper, conseller de Interior en funciones: “No se puede disolver la Brimo”

Disolver las unidades de antidisturbios de los Mossos d’Esquadra y destinar a sus agentes a la protección de las víctimas de la violencia de género. Este es uno de los puntos del programa de la CUP para las elecciones del 14 de febrero, siguiendo su tradicional confrontación a un modelo policial que considera represivo y autoritario. Y los graves incidentes ocurridos en las protestas por la libertad del rapero Hasél las últimas dos semanas dan alas a los cupaires para utilizar a la policía catalana como moneda de negociación por la investidura de Pere Aragonès.

El papel de los agentes de la Brigada Móvil (Brimo) irrumpieron en las negociaciones entre la CUP y Esquerra Republicana desde el primer día tras la pérdida de un ojo de una manifestante la primera noche de protestas y que la policía catalana relaciona con el impacto de una bala de foam. Su cabeza de lista, Dolors Sabater, no tardó en recrudecer su discurso y en tachar a los Mossos de “peligro público”. Ahora, después de tres reuniones y de que el Govern en funciones haya cambiado su posición en varias ocasiones para sofocar los diferentes incendiosya se vislumbran los posibles cambios con un primer acuerdo.

Los republicanos han anunciado el acuerdo de unas “líneas de trabajo” para reformar el modelo policial y de orden público. Sabater, cuyos nueve escaños tienen la llave de la gobernabilidad en la comunidad, ha sacado músculo para aseverar que la Brimo dejará de intervenir en desahucios y que el Departament de Interior aplicará una moratoria en el uso de proyectiles de foam gracias a las negociaciones de los anticapitalistas. Lo ha hecho este lunes 1 de marzo en declaraciones a TV3, aunque fuentes de la CUP han reconocido que la candidata no se ha expresado con claridad y hablan de “condiciones para seguir hablando” con los demás grupos.

La secretaria general adjunta y portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha precisado después que su grupo se ha comprometido a trabajar en estas cuestiones con el objetivo de llegar a acuerdos concretos en el futuro. Es decir, que cupaires y republicanos crearán un equipo jurídico dedicado a estudiar las modificaciones del orden público que Sabater ha presentado como una victoria propia.

Sàmper marca el límite: “No se puede suprimir la Brimo”

No obstante, las pretensiones más ambiciosas de la quinta fuerza del Parlament encuentran la oposición frontal del conseller de Interior en funciones. Y más taxativo no ha podido ser: “No se puede suprimir la Brimo”. Miquel Sàmper así lo ha aseverado en reiteradas ocasiones al asegurar que “un país no se puede permitir no tener una unidad de orden público”.

En relación a las cuestiones anunciadas por la líder de los anticapitalistas, como la moratoria del uso de proyectiles de espuma, el titular de la oficina responsable de los Mossos d’Esquadra ha matizado que “sistemas de orden público hay muchos, pero siempre debe de haber uno: balas de foam, gas pimienta, caballos o agua a presión”. En este sentido, ha insistido que este es un debate “que no se puede hacer a golpe de tweet”, sino que debe ser “sereno” y en él deben intervenir todas las fuerzas políticas y no solo los que participan en la creación del nuevo Govern.

Sàmper no solo ‘pasa la pelota’ al próximo Parlament, sino que además deja un ‘recado’ a la CUP mientras su grupo, Junts per Catalunya, también negocia las condiciones de la investidura. Las juventudes del grupo han aplaudido la acción más grave cometida contra los agentesuna manifestante roció con líquido inflamable un furgón de la Guardia Urbana y le prendió fuego con uno de ellos en su interior el pasado sábado 27 de febrero. El conseller ha pedido este lunes a “todas las fuerzas políticas” que condenen actos como este, motivados por el odio sistemático a los cuerpos policiales que caracterizan a estas protestas.

No obstante, Sabater, que el día anterior establecía “el límite” en “poner la vida en riesgo”, evita hacerlo: para ella, condenar la violencia “es hipócrita y una simplificación que no resuelve el problema”. Mientras tanto, Arran sigue convocando nuevas concentraciones representando a los antidisturbios como el enemigo (incluso con la asistencia de políticos de sus listas, como María Sirvent) y mensajes como este siguen en las redes sociales de las juventudes, acompañando la imagen del furgón en llamas: “Hasta que caigan todos aquellos responsables de nuestro malestar”.