Portada » Investigan presuntos abusos sexuales a una joven en una fiesta ilegal en un chalet de Madrid
Actualidad

Investigan presuntos abusos sexuales a una joven en una fiesta ilegal en un chalet de Madrid

5ddd59888

Raquel Duva – NIUS Diario

  • La víctima sospecha que pudo ser drogada porque solo tiene recuerdos parciales

  • La Guardia Civil identificó a 27 jóvenes en la vivienda, que había sido alquilada para un evento de venta de coches

La Guardia Civil investiga un caso de presuntos abusos sexuales a una joven durante una fiesta privada, en un chalet de la localidad madrileña de Colmenarejo. Según su declaración, acudió con una compañera de piso tras de asistir a una discoteca de la capital. Sospecha que pudo ser drogada porque solo tiene recuerdos parciales. En la fiesta había al menos un concursante de un programa de televisión.

Ocurrió la madrugada del 13 al 14 de febrero. La víctima denunció los hechos el día 16 en el cuartel de Colmenar Viejo. La villa se encuentra en una urbanización privada, en el número 31 de la calle Navarrodilla, a los pies de la Sierra de Guadarrama. Los fines de semana se alquila por unos 850 euros la noche para eventos y rodajes, con capacidad para diez personas, siguiendo la normativa anticovid.

El dueño manifestó que habían contratado la organización de un evento de venta de coches de alta gama. Al ver que el número de asistentes superaba el establecido y que no cumplían con las medidas sanitarias, avisó a la Benemérita. Varias patrullas se personaron en la vivienda. Identificaron a 27 jóvenes, que fueron desalojados. La denunciante ha señalado que fue en ese momento cuando empezó a darse cuenta de lo que había pasado, aunque prefirió marcharse a su casa sin decir nada por vergüenza.

Esta estudiante sostiene que fue con su coche hasta la discoteca Tiffanys the Club, situado en el número 10 de la calle Doctor Arce -cerca del paseo de la Castellana. Unos minutos antes de las diez de la noche tuvieron que abandonar el local, se acercaba el toque de queda. Había bebido tres copas, por lo que decidió no conducir.

Un concursante de un programa de televisión le dijo que podía montarse en un turismo con otras cuatro personas -dos hombres y dos mujeres- y aceptó. Él no estaba en el vehículo. Una vez en el chalet ella misma se sirvió una copa, que perdió de vista unos segundos.

A partir de ahí “dejó de tener consciencia de las cosas que ocurrían en dicha fiesta”, consta en las diligencias. La joven ha señalado que estaba en una habitación de la planta baja de la mansión junto con varias personas cuando ocurrieron los presuntos abusos sexuales. Los investigadores tendrán que determinar si se cometió algún hecho delictivo. Ya están revisando todas las imágenes y tomando declaración a los asistentes. El juez ha decretado el secreto de sumario.