Holanda tampoco se anda con tonterías: prohíbe el uso del burka en edificios y transportes públicos

Holanda tampoco se anda con tonterías: prohíbe el uso del burka en edificios y transportes públicos

Holanda termina desde hoy de manera tajante con la inseguridad ciudadana producida por el burka. Trece años después de que fuese votado por mayoría en el parlamento entrará en vigor una medida polémica pero muy demandada por los ciudadanos. La medida también tiene en cuenta todo tipo de prendas que impidan identificar a los individuos.

Quedarán a partir de ahora prohibidas todas las prendas que oculten el rostro en lugares públicos. El objetivo es mejorar la seguridad, y evitar ataques terroristas o suplantaciones de identidad. Los mayores problemas a la hora de aplicar la norma se dan en los colegios. Muchas familias musulmanas llevaban hasta este curso a sus hijas a clase siguiendo la tradición musulmana. Desde la vuelta al cole deberán hacerlo como los demás padres. 

Ante las amenazas de muchas familias de saltarse esta normativa, el Ministro del Interior ha asegurado que buscarán «la forma de implementar y hacer cumplir la ley«. A partir de hoy ninguna mujer con burka podrá subir a un servicio de transporte público de pasajeros, ni salir a la calle con la prenda puesta.

Además, la Policía ha recordado que cualquier ciudadano está obligado a identificarse si se les pide, y eso incluye mostrar su rostro a las autoridades cuando así se les demande. Algo que hasta ahora muchas mujeres musulmanas se negaban a hacer debido a su religión. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.