Portada » Gonzalo, el inventor de nueve años que ayuda a oír a personas sordas inspirándose en ‘Iron Man’
Actualidad

Gonzalo, el inventor de nueve años que ayuda a oír a personas sordas inspirándose en ‘Iron Man’

clipping_vuH7eV_78fc-jpg-480×270-

Patricia Parada – NIUS Diario

  • Un niño madrileño gana el concurso internacional ‘Ideas para Escuchar’ con un invento inspirado en superhéroes

  • El Día Internacional del Implante Coclear, que él usa desde los siete años, se celebra este jueves 25 de febrero

Hay superhéroes con poderes y hay poderes como el tesón, la fuerza y la creatividad que convierten a un niño de nueve años en superhéroe. Así es Gonzalo. “Tengo un montón de ideas, se necesitan muchas cosas para niños con implantes cocleares. No sé qué voy a ser de mayor pero me encantaría diseñar cosas para niños que no escuchen bien, como me pasaba a mí al principio”. Así de clarito habla Gonzalo Zafra, que tiene un implante coclear en el oído izquierdo y un audífono en el derecho.

Dicho y hecho. Este madrileño se ha convertido en el ganador del certamen internacional ‘Ideas para Escuchar’, organizado por la compañía de soluciones auditivas Med-El, con un invento inspirado en una película de superhéroes.

El objetivo es retar a niños de entre 6 y 12 años de todo el mundo a diseñar ideas creativas para mejorar la calidad de vida de las personas con pérdida auditiva. “Al principio pensé en idear un casco para poder hacer deporte. Yo juego al hockey y siempre me tengo que quitar la parte externa del implante para proteger la parte interna, y eso hace que escuche peor en el campo de juego. Pero un día viendo una peli de mi superhéroe favorito se me ocurrió otra cosa. Yo lo que necesitaba era un asistente personal en mi implante como el que tiene ‘Iron Man’ en su casco. El suyo se llama J.A.R.V.I.S, y el mío se llama Rondis”, cuenta Gonzalo con mucho desparpajo.

En concreto, el invento propuesto por este pequeño de nueve años consiste en un asistente personal con inteligencia artificial integrado en su implante coclear, Rondo 2. “Algunos ejemplos de lo que podría hacer sería decirme el tiempo por la mañana, recordarme lo que tengo que hacer según mi calendario, recibir mensajes directamente de mis padres o controlar el volumen en función del ruido ambiente”, añade.

Gonzalo preparado para jugar al hockey

Sería muy útil para las personas que llevan un implante coclear, dice Cristina, la madre de Gonzalo. “Es una mezcla entre Alexa y un superhéroe. “Facilitaría mucho la vida de todos esos niños”. Ganar el premio no implica que se vaya a crear inmediatamente, pero seguro que se van mejorando los implantes y que al final Rondis existirá”.

Al nacer, Gonzalo fue diagnosticado de hipoacusia severa profunda en el oído izquierdo. Y con tres años, dejó de escuchar por el oído derecho de manera súbita. “De un día para otro se quedó completamente sordo. No sabía leer, tenía tres añitos, y nos era imposible explicarle qué le había pasado. Fue un golpe muy duro, lo pasamos muy mal”, recuerda Cristina, pero no se rindieron. Con un tratamiento de choque consiguió recuperar audición aunque de manera parcial. Tras muchos años trabajando duro con logopedas, finalmente con siete años, fue implantado en el oído izquierdo.

“Para mí, tener una tecnología como el Rondo 2 en mi oído es casi como un súperpoder, ya que me permite hacer algo que antes no podía: escuchar”, afirma.

Ahí empezó todo. Tuvo que aprender a escuchar de cero. El oído que no había escuchado nunca empezó a hacerlo. “El problema es que su cerebro no recibe palabras sino señales y tiene que aprender a escuchar de una manera diferente. Implica muchísima rehabilitación”. Pero Gonzalo tiene mucho de superhéroe y no ha dejado de trabajar un solo día para ayudar a su cerebro a entender las señales. Al final, ahora mismo, lleva una vida completamente normal.

Lo peor es el ruido ambiente en algunas ocasiones. Cristina recuerda cómo han llevado al colegio, los años de infantil, más de 130 pelotas de tenis para poner en las patas de las 28 sillas de la clase y que ese ruido no le molestara y le dejara escuchar.

Y la pandemia todo lo agrava. “La mascarilla es criminal, entre el implante y que no ven la cara de las personas que le hablan, todo cuesta el triple. Estos niños necesitan visualizar la boca, los gestos. “Si nosotros ya oímos peor con mascarilla, imagínate ellos”, dice Cristina. Y otra vez ‘Iron Man’ vuelve con su empeño y no deja que eso sea un obstáculo para él. “Gonzalo es la definición de esfuerzo. Todo lo pone fácil”, cuenta su madre.

Gonzalo no para de hablar durante la entrevista, quiere explicarlo todo él. Y sorprende con una nueva idea. “Cuando vaya a recoger el premio la semana que viene voy a decirles que me dejen diseñar carcasas para los implantes. Yo quiero llevar una del Real Madrid y no hay. Por eso se me ha ocurrido hacer de todos los equipos y por supuesto haré una de Iron Man”, dice Gonzalo con esa fuerza que trasmite que parece que todo es posible.

Las carcasas de los implantes cocleares que ha llevado Gonzalo.

Gonzalo juega al hockey, hacer surf, esquía, se va de campamento desde los seis años y siempre cuidando de su implante. Es un ejemplo para que otros niños con implante coclear vean que hay esperanza, y participar en este proyecto “le ha encantado”.

Han participado 108 niños de 28 países

En total, en esta edición han participado 108 niños de 28 países diferentes. Entre ellos, el jurado ha seleccionado 13 ganadores, que recibirán un ordenador portátil o una ‘tablet’ para apoyar su educación en el hogar y reconocer sus logros. La entrega es este mismo jueves, Día Mundial del Implante Coclear, de la mano del director general de MED-EL España y Portugal, Julio Rodrigo Dacosta, siguiendo todas las medidas de seguridad.

Uno de los impulsores de ‘Ideas para Escuchar’ y que participa como jefe del jurado, Geoffrey Ball, perdió su audición cuando era un niño y luego inventó un revolucionario implante de oído medio para tratar su propia pérdida auditiva. Incluso como un inventor consumado, con más de 100 patentes a su nombre, Ball usa su conocimiento y experiencias pasadas de cuando era niño para alentar a la próxima generación de creadores de implantes auditivos a desarrollar su creatividad y utilizar sus experiencias con la hipoacusia para ayudar a otros jóvenes como ellos.

“Los inventores que han participado en el concurso puede que sean jóvenes, pero han mostrado una gran perspicacia y creatividad, se ve que enfrentan la vida con optimismo y han plasmado su percepción sobre los desafíos que ellos mismos viven y de las personas con pérdida auditiva en general”, ha comentado Ball, añadiendo que “el futuro está en buenas manos con inventores tan inspiradores”.