Portada » El último escándalo de Sánchez: aprovechó sus vacaciones para invitar a sus amigos a Doñana con el dinero de los españoles
Noticias

El último escándalo de Sánchez: aprovechó sus vacaciones para invitar a sus amigos a Doñana con el dinero de los españoles

Las vacaciones de Sánchez con sus colegas

Este martes se ha conocido el último escándalo de Pedro Sánchez que no ha pasado desapercibido entre la opinión pública. Según informa el diario ABC, Pedro Sánchez utilizó en sus vacaciones del verano de 2019 el Palacio de las Marismillas de Doñana para invitar a varios amigos con todos los gastos pagados, pero no por el bolsillo de Pedro Sánchez, sino por el de todos los españoles.

El ABC publica unas declaraciones de un trabajador del Parque Nacional de Doñana que confirma que ese verano se produjo un «trasiego de gente» sin precedentes. «Ese verano vi todoterrenos para arriba y para abajo, yo no lo había visto nunca».

Pedro Sánchez, que todavía estaba como presidente en funciones, aprovechó las comodidades del Palacio de Las Marismillas para disfrutarlas con diez amigos personales junto a sus mujeres e hijos, quienes estuvieron disfrutando de las instalaciones que pertenecen al Estado.

El Consejo de Transparencia y Buen Gobierno ha pedido a Pedro Sánchez que aporte la información pertinente sobre el asunto, pero de momento, no ha compartido nada.

«Entendemos que conocer las fechas de ocupación por el Presidente del Gobierno en funciones y familia y acompañantes privados, es de indudable interés público y obedece a los principios en los que se basa la Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno y a la finalidad para la que la misma ha sido adoptada, someter a escrutinio la acción de los responsables públicos, conocer cómo se toman las decisiones y cómo se manejan los fondos públicos, así como bajo qué criterios actúan nuestras instituciones y que con su conocimiento no se vulnera ninguno de los bienes e intereses jurídicos que son objeto de protección», solicitan.

Las mismas fuentes confirman que Pedro Sánchez, su mujer y sus invitados «se apoderaron de la playa que es de dominio público».