EL PSOE, UN PARTIDO CON 140 AÑOS DE HISTORIA CARGADOS DE ODIO, CORRUPCIÓN Y CRÍMEN

EL PSOE, UN PARTIDO CON 140 AÑOS DE HISTORIA CARGADOS DE ODIO, CORRUPCIÓN Y CRÍMENES

Es extraño como pasamos por alto, o por lo menos no le damos la importancia que merecen, algunas noticias que en otro tiempo hubieran sido algo más que escandalosas. La política de pactos, la falta de gobierno estable desde hace varios meses, la política tabernaria y barriobajera y la figura de Franco, un personaje fallecido hace 43 años y que la izquierda pretende como acto de valentía sin límites, profanar su cuerpo, resucitarlo y difamar su memoria, lo tapan todo con una nube negra, con una manta de despropósito, que hace que lo verdaderamente importante pase desapercibido. El PSOE, que no hizo nada durante el franquismo, resulta que se nos vuelve anti franquista, transcurridos más de cuarenta años desde la muerte de Franco.

Esta valentía socialista va en línea con sus 140 años de historia de terror, crimen y corrupción. Es casi imposible igualar al PSOE en su maldad, solo el Partido Comunista y Esquerra Republicana de Cataluña se aproximan a la historia tenebrosa que los socialistas tienen en su haber. La izquierda de este país no se arrepienten de nada, exigen perdón a los demás, cuando ellos son incapaces de reconocer que algo hicieron mal, que en algo se equivocaron, es más, sacan pecho y se enorgullecen de su pasado, incluso los más avezados, se les escapa, más veces de las deseadas, la mítica frase de “arderéis como en el 36”, reconociendo que algo y a alguien quemaron en ese fatídico año de nuestra historia.

Los socialistas no solo tienen una historia cargada de odio, corrupción, cobardía y crimen, lo tienen de mentirosos y tergiversadores. Cada uno se enorgullece de lo que quiera o desee, pero es nuestra obligación no permitirles colgarse medallas que no les corresponden. Lo último, apropiarse del voto femenino en este país, precisamente ellos que se opusieron con todas sus fuerzas al empoderamiento de la mujer, por considerarlas “tontas” al entender que estas solo hacían caso de sus maridos y de los curas. Siempre los curas al final de todo, quizá esa fuera la justificación de la persecución religiosa iniciada por ellos y que les llevo a asesinar a mas de 7.000 religiosos, entre obispos, sacerdotes, monjas y frailes, aparte de los miles de crímenes cometidos contra aquellos que profesaban la religión católica. En un país moderno y civilizado, el PSOE estaría o bien ilegalizado o bien no tendría ningún tipo de aceptación, sería una organización residual con un mínimo de adeptos. Su existencia como partido mayoritario de la izquierda española, lo representarían otras siglas no ligadas al pasado más tenebroso de la reciente historia española. Este país necesita una segunda y verdadera transición, donde las siglas del odio como PSOE, PCE, PNV O ERC, den paso a otras formaciones modernas y civilizadas, alejada de los crímenes que cometieron y del odio que destilan.

Carmen Calvo, posiblemente una de las peores ministras que jamás hemos tenido y ahora reconvertida a vicepresidenta, se atreve con todo, lo último decir que el feminismo no es de todas. No sé qué entenderá ella por feminismo. Si es el acudir una vez al año a una manifestación de mal gusto, con eslóganes insultantes y dar unos cuantos saltitos con algunas o algunos impresentables entre las que se encuentra la mujer del Presidente Sánchez, la pija progre del avión privado y enchufada por su marido en una ONG snob que le permite un alto índice de absentismo laboral, posiblemente tenga razón, y ese tipo de feminismo es exclusiva de ella misma y la organización a la que pertenece. Pero tener como modelo de feminismo a una chekista asesina como Margarita Nelken, no parece lo más apropiado. El PSOE siempre tiene como modelos a seguir lo peor de cada casa, erigiéndose un papel que no le corresponde, ni por historia ni por sus hechos. No son creíbles y quizá por eso están empeñados en sacar adelante una ley sectaria que ataca las libertades, una ley que reinventa la historia y la ajusta a sus interese, una ley que blanquea criminales, asesinos y violadores, que por desgracia son la mayoría de los que han hecho los 140 años de historia del Partido Socialista Obrero Español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.