Portada » El presidente de Israel encarga a Netanyahu la difícil tarea de formar Gobierno
Internacional

El presidente de Israel encarga a Netanyahu la difícil tarea de formar Gobierno

El primer ministro en funciones de Israel, Benjamín Netanyahu.
El primer ministro en funciones de Israel, Benjamín Netanyahu.

NIUS Diario

  • Las cuartas elecciones en dos años han dejado nuevamente una Knesset dividida y sin mayorías claras

  • El primer ministro en funciones está acusado de soborno, fraude y abuso de confianza

El presidente de Israel, Reuven Rivlin, ha anunciado este martes que ha encargado al primer ministro en funciones, Benjamin Netanyahu, la formación de un nuevo Gobierno en el país, si bien ha resaltado que “ningún candidato tiene una oportunidad real” de ensamblar un Ejecutivo.

“No ha sido una decisión fácil”, ha dicho Rivlin durante su anuncio, en el que ha agregado que, pese a que Netanyahu se sienta en el banquillo por presunta corrupción, “según las leyes, un primer ministro imputado puede seguir en el cargo”.

“La ley me obliga a dar el mandato a un miembro de la Knesset que lo acepte“, ha señalado el presidente israelí, quien ha añadido que hubiera preferido ceder al Parlamento la tarea de elegir al primer ministro debido a la fragmentación política, según ha informado el diario The Times of Israel.

Rivlin inició el lunes los contactos con los partidos políticos con representación parlamentaria para que le trasladaran sus recomendaciones tras las legislativas de marzo, las cuartas en cerca de dos años. Los comicios han dejado nuevamente una Knesset dividida y sin mayorías claras.

Juicio por corrupción

Netanyahu compareció este lunes ante el tribunal que lo juzga en el denominado caso 4000 en el que está acusado de soborno, fraude y abuso de confianza y ha denunciado un “golpe de Estado judicial” que busca apartarlo del poder.

“Es todo un teatro”, “una manipulación” contra él y un intento de “golpe de Estado judicial”, ha asegurado, según recoge la prensa israelí. En concreto ha denunciado un sesgo de la Fiscalía, la utilización de medios ilegales por parte de la Policía para obtener información y, en general, una “caza de brujas” contra él y su familia.