El País quiere imponerle una mordaza a Vox: la respuesta de Vox es la que merece ese panfleto

El País quiere imponerle una mordaza a Vox la respuesta de Vox es la que merece ese panfleto

La victoria de Santiago Abascal en el debate electoral de este lunes ha sentado muy mal a los voceros mediáticos del PSOE, especialmente al más fanático de todos ellos: el periódico El País.

El País aplica a Vox un término que sólo usó con el separatismo para referirse a terroristas

Ayer, el panfleto izquierdista del Grupo PRISA publicó un vergonzoso editorial en el que tacha a Vox de “ultranacionalismo”, que como señalé aquí el pasado mes de junio, es un término que El País sólo ha usado en el caso de separatistas vascos y catalanes para referirse a terroristas. De hecho, como ya indiqué entonces, El País no habla de “ultranacionalistas” vascos o catalanes desde 1979, y eso a pesar de que en estas cuatro décadas ha habido numerosas muestras de fanatismo y de violencia desde las filas separatistas. Por el contrario, Vox no ha protagonizado ningún acto violento, por lo que hemos de deducir que El País trata a Vox y a sus votantes como terroristas por el mero hecho de discrepar del pensamiento único progre.

En el citado editorial, que merece ser calificado como un monumento a la calumnia, El País acusa de Vox de lanzar “amenazas contra el orden constitucional”, cuando precisamente Vox ha sido el partido que salió en defensa de ese orden ante el golpe separatista de 2017, llevando a los golpistas a juicio mientras el resto del mapa político se hacía el sueco. En ese libelo de señalamiento del discrepante, el panfleto de PRISA también acusa a Vox de ser una “amenaza para la convivencia”, una acusación que no ha lanzado en ningún editorial ni contra el separatismo ni contra la extrema izquierda, a pesar de los numerosos actos de violencia que vienen perpetrando desde hace años. Así mismo, el periódico socialista afirma que la presencia de Vox en un debate electoral “debería encender sin más demora todas las alarmas”; se debe referir a las alarmas de quienes no toleran que nadie contradiga los dogmas del pensamiento único progre.

El País cree que Vox no tiene cabida en nuestra democracia pero los separatistas sí

Finalmente, El País dice que los principios y propuestas de Vox “no tienen cabida en el orden constitucional”, es decir, que pretende expulsar a Vox de la democracia, algo que ese periódico nunca ha dicho sobre el partido fundado por un fanático racista y xenófobo como Sabino Arana, por ejemplo. De hecho, ese diario dijo en 2002 en un editorial que “el independentismo pacífico puede defender legalmente sus ideas, como lo hace ERC en Cataluña o Eusko Alkartasuna en Euskadi“. Hace sólo cinco años, el diario Cinco Días, también perteneciente al Grupo PRISA y que incluso comparte dominio de Internet con El País, afirmó que “el independentismo catalán está tan legitimado como cualquier idea colectiva pacífica nacida en la sociedad”. Por lo visto, para ese grupo de comunicación las únicas ideas legítimas son aquellas que no incomodan a la izquierda. La gracia es que en el editorial de ayer hacen referencia a las afirmaciones de Abascal sobre la “dictadura progre”, afirmando que “solo existe en su retórica y en su fanatismo”. Con ese editorial, El País demuestra que la dictadura progre existe, y que ese diario es uno de sus principales voceros.

Vox lo considera “un editorial digno del más eficaz de los regímenes totalitarios”

La respuesta de Vox llegó ayer por la noche. Desde su cuenta de Twitter, el partido acusó a El País de publicar “un editorial digno del más eficaz de los regímenes totalitarios”. Vox ha señalado que ese editorial “convierte la discrepancia ideológica con un partido –VOX, en este caso- en motivo suficiente para pedir nuestra exclusión del terreno político, evidenciando así una terrible falta de respeto por la libertad y la democracia“. Además, acusa al diario de PRISA de continuar la “alerta antifascista” activada por el partido comunista Podemos, “que desembocó en agresiones verbales y físicas a militantes y simpatizantes de VOX”. Unas agresiones que, dicho sea de paso, El País ha silenciado sistemáticamente. Es más: el 3 de abril El País acusó a Vox de “victimismo” por denunciar esos ataques a sus afiliados, sólo unos días después de que un seguidor de Vox tuviese que ser evacuado en ambulancia en Barcelona tras sufrir una brutal agresión a manos de separatistas catalanes.

Vox veta al periódico por querer expulsar a ese partido de la democracia

Desde Vox señalan, así mismo, que las manipulaciones que viene dirigiendo El País contra ese partido “han sido denunciadas ante la Federación de Periodistas (FAPE) y lo serán pronto ante la Justicia”. Además, Vox señala que “en defensa de la dignidad de nuestros simpatizantes y militantes, así como del periodismo riguroso y del respeto por la verdad, comunicamos a PRISA que no daremos cabida a ninguno de sus trabajadores en la sede o en actos privados con simpatizantes“, una medida que es la que se merece un panfleto sectario y rastrero como el citado. Esta formación añade, además, que “como partido político con representación institucional, daremos cumplida cuenta de nuestra actividad política, municipal y parlamentaria en todas y cada una de las ocasiones en las que sea necesario, como siempre hemos hecho”. El País podrá seguir publicando lo que le dé la gana sobre Vox: lo que hará este partido -y está en su derecho- es no facilitarle la labor de manipulación. Algo del todo razonable, por cuanto el periódico de PRISA está actuando no como el medio independiente que dice ser, sino como un órgano de propaganda al servicio del PSOE. De hecho, el ataque de nervios que ha dado lugar a ese editorial hay que buscarlo en el ataque de pánico de los socialistas ante el pésimo papel de Sánchez en el citado debate.

El País se queja de que no podrá informar: sólo ha dado noticia de un acto de Vox en esta campaña

La respuesta de El País ha sido publicar una noticia quejándose cínicamente de ese veto y afirmando que Vox, al que tacha de “partido ultra” (una calificación que el diario de PRISA nunca ha hecho sobre Podemos ni sobre otros partidos comunistas) “niega el derecho a informar de sus actos en plena campaña electoral”, lo cual es una grandísima mentira además de una paradoja que resulta hasta cierto punto cómica: ¿de cuántos actos de Vox ha publicado noticias El País en esta campaña, si puede saberse? En el archivo del periódico sólo he encontrado uno, y sin ninguna imagen del mitin. Ese diario sí que ha intentado remover la basura buscando algo con lo que atacar a Vox, ha recurrido a la mentira y a la difamación para demonizar a ese partido, pero a la hora de informar a sus lectores sobre los actos de Vox, El País ni está ni se le espera.

¿PRISA cree que el derecho de admisión es un privilegio exclusivo de su grupo?

Por otra parte, PRISA no parece la más indicada para hablar sobre el derecho a informar. Recordemos que en 2007 El País censuró un artículo de Fernando Savater porque criticaba el apoyo de El País a los apaños entre el PSOE y ETA. Ese mismo año, El País despidió a su columnista Hermann Tertsch por criticar al gobierno del PSOE en programas de Telemadrid. En 2015 El País despidió al columnista Miguel Ángel Aguilar por criticar la censura en el periódico (confirmando así su denuncia). En 2016, la red social Tuenti, controlada por PRISA, censuraba una campaña provida de la Conferencia Episcopal Española, tal vez porque la línea ideológica socialista del citado grupo de comunicación le lleva a defender constantemente el aborto. En 2016 el Grupo PRISA prohibió a sus periodistas ir a tertulias de La Sexta y despidió como tertuliano a Ignacio Escolar por vincular a José Luis Cebrián con los papeles de Panamá, un tema que Cebrián llevó ante la Justicia, perdiendo la demanda. Después de estos ejemplos que acabamos de ver, podemos concluir que el diario de PRISA se debe creer que el derecho de admisión es un privilegio exclusivo de ese medio. Pues va a ser que no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.