Portada » El ‘milagro’ extremeño, de 1.400 a 55 de incidencia en mes y medio: “Confinar municipios fue clave”
Actualidad

El ‘milagro’ extremeño, de 1.400 a 55 de incidencia en mes y medio: “Confinar municipios fue clave”

El 'milagro' extremeño, de 1.400 a 55 de incidencia en mes y medio: "Confinar municipios fue clave"
El 'milagro' extremeño, de 1.400 a 55 de incidencia en mes y medio: "Confinar municipios fue clave"

Ana Garcia Quesada-NIUS Diario

  • Extremadura registra la tasa de incidencia de covid más baja de toda España

  • Según los epidemiólogos, en las próximas 24 o 48 horas podría bajar de 50

  • Medidas restrictivas, test masivos y concienciación serían la base de este éxito, ha contado a NIUS el consejero de Sanidad de Extremadura

El 20 de enero Extremadura tenía la incidencia de covid-19 más alta de todo el país: más de 1.400 casos por 100.000 habitantes. Hoy, menos de dos meses después, presume de la tasa más baja: 55 casos por 100.0000 habitantes.

Una caída en picado que las autoridades extremeñas no quieren atribuir al azar. “No es ningún milagro, es resultado de mucho esfuerzo, y no solo del gobierno autonómico, sobre todo de la gente. Hay que agradecer a toda la sociedad que ha tenido y está teniendo un comportamiento ejemplar”, reconoce a NIUS José María Vergeles, consejero de Sanidad de Extremadura.

Una mezcla de factores estaría detrás de estas optimistas cifras. “Las fuertes medidas restrictivas impuestas y el esfuerzo que se ha hecho por concienciar a la gente nos han traído donde ahora estamos”, apunta Vergeles.

Las medidas del éxito

Considera el gobierno extremeño que son tres las medidas que han hecho desplomarse la tasa de incidencia. Están haciendo incluso una evaluación epidemiológica de cómo ha influido cada una de ellas “por si pudiera servir como evidencia científica en el futuro”. Las tres que indican son:

  1. Fijar el toque de queda a las 22 horas.
  2. Aislar a toda la población en cada uno de sus municipios, lo que redujo muchísimo la movilidad y, en consecuencia, los contagios.
  3. Cerrar toda la actividad que no era esencial. La hostelería y el comercio estuvieron cerrados por completo.

“Esto último fue muy criticado”, recuerda Vergeles, “porque parecía que le estábamos echando la culpa de los contagios a la actividad no esencial y no era eso”, recalca. “No cerramos comercios y hostelería porque ahí fuera donde se produjeran los contagios, eso es algo que epidemiológicamente no se puede sostener, pero lo que sí es cierto es que si tú abres la actividad no esencial, invitas a la población a salir a consumir, en una época en la que además había dos amenazas importantes, el cambio de los artículos que se habían adquirido durante la Navidad, porque esto fue después de Reyes, y el comienzo de las rebajas”.

Un rastreo exhaustivo

Las autoridades sanitarias extremeñas afriman que, además, apostaron por los test y pruebas masivas. “Eso al principio nos llevó a cifras altísimas de incidencia, pero nos permitió rastrear todos los casos positivos”, explica el consejero de Sanidad. “Afloraron muchos más casos que si se hubiera esperado a tener los síntomas o a tener la más mínima sospecha”, asegura.

“Nosotros, en las semanas más difíciles de esta última ola, estábamos diagnosticando hasta un 90% de personas asintomáticas. Y eso nos colocó con la tasa de incidencia más alta del país, pero al mismo tiempo facilitó los cribados y arrojó unas cifras de contagio muy reales”, argumenta, “que nos llevaron a tomar esas medidas drásticas que tan buenos resultados nos han dado”.

5 de las 8 áreas de salud con menos de 50 de incidencia

El servicio de salud extremeño no se divide por provincias, sino por áreas de salud, y la tendencia es a la baja en todas y cada una de ellas. “Ya cinco de las ocho áreas de salud en las que se divide la comunidad autónoma están por debajo de 50 casos por 100.000 habitantes”, informa Vergeles.

 incidencia

Mérida es la que arroja las peores cifras, con 110 casos por 100.000 habitantes, pero aún así son datos muy inferiores a los de otras comunidades.

De seguir así, todo apunta a que Extremadura será la primera comunidad autónoma en bajar de la tasa de 50 de incidencia. “Esperemos que sí, nuestros epidemiólogos dicen que en las próximas 24 o 48 horas podríamos alcanzar esa cifra de 50 casos por 100.000 habitantes”, avanza el consejero.

Flexibilizar medidas

Hasta el miércoles no suavizaremos ninguna medida“, dice tajante José María Vergeles. “Queríamos comprobar antes el efecto de los carnavales en la incidencia,  porque aquí hay muchas localidades donde se celebran. Ya hemos visto que no ha afectado en absoluto, así que el miércoles, si las cosas no se tuercen, en el próximo consejo de Gobierno podríamos adoptar medidas de flexibilización”, explica.

Ampliar los aforos, sobre todo en el exterior y relajar un poco la vida en las residencias está en sus objetivos más inmediatos. “Ya se ha vacunado al 100% de los mayores y del personal y hace más de un mes que no hay ningún brote en estos centros, yo creo que ya es hora de permitir más visitas y salidas terapéuticas a este colectivo que tan mal lo ha pasado”, propone Vergeles. Los niños y jóvenes también podrán beneficiarse de una ligera apertura a un ocio controlado.

Ahora estaríamos, salvo por ocupación de UCIS, que estamos a punto de conseguirlo,  en un nivel 2 de alerta y estamos aplicando todavía medidas que tienen que ver con un nivel 4 de alerta. Es hora de ir adaptándose poco a poco a la nueva situación.

Plan extremeño para Semana Santa

Extremadura ha reclamado unas medidas unificadas de salud pública que permitan el control de la movilidad en todo el país bajo parámetros comunes. “No queremos que pase lo mismo que en Navidad”, denuncia el consejero. “No sé si eso pasa por el cierre perimetral de las comunidades autónomas, es algo que tendrán que valorar los epidemiólogos, y proponerlo al consejo interterritorial de salud”, añade.

“A nosotros no nos gustaría que se echara por tierra todo nuestro esfuerzo, así que igual que hicimos en Navidad, que cerramos perimetralmente en los días más complicados, no estamos en desacuerdo en cerrar de la misma forma los días de máxima movilidad de Semana Santa“, concluye.