El ‘infierno’ de Venezuela: más de 6.800 ejecuciones en año y medio

El ‘infierno’ de Venezuela: más de 6.800 ejecuciones en año y medio

La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, presenta un duro informe que revela la crueldad del régimen de Maduro; Leopoldo López padre pide al Parlamento Europeo que actúe

Las terrible conclusiones del informe que sobre Venezuela ha realizado la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, en el que se desvelan unas 6.800 ejecuciones extrajudiciales provocadas por la represión ejercida contra el pueblo desde la dictadura de Nicolás Maduro, han aumentado, aún más si cabe, la enorme preocupación con que los canarios viven la brutal crisis social, económica y política que atraviesa un país que, hace no tanto, servía de refugio para los isleños que se vieron obligados a buscar un futuro mejor lejos del Archipiélago. Ayer se movilizaron miles de ciudadanos, opositores y chavistas, reflejando la doble cara de una misma moneda.

Portada

Si bien la atención informativa sobre Venezuela había decaído en España tras la proclamación del opositor Juan Guaidó y la liberación de su compañero Leopoldo López, la situación que atraviesa la considerada como Octava Isla (con permiso de La Graciosa) sí seguía captando la atención de los canarios, especialmente en la provincia tinerfeña, tradicionalmente más ligada al país de Simón Bolívar.

Pero los datos del informe presentado por Bachelet ante el Consejo de Derechos Humanos suponen otro aldabonazo en la conciencia de la comunidad internacional, que sigue siendo incapaz de fomentar el diálogo entre las partes enfrentadas en un país donde, hoy por hoy, reina la híperinflación y no resulta nada sencillo adquirir alimentos y productos de primera necesidad.

“Los venezolanos se merecen una vida libre de miedo y con acceso a alimentos, agua y servicios sanitarios”, sentenciaba ayer Bachelet con una frase que, sin duda, suscriben hoy cientos de miles de canarios, pero “el destino de más de 30 millones de venezolanos está en las manos de las autoridades y de su habilidad para poner los derechos humanos por delante de cualquier ambición ideológica o política”, proclamaba la que fuera presidenta de Chile en el acto celebrado en Ginebra. Los números de dicho informen ratifican lo que se sabía por las denuncias de los opositores: a la carestía de la vida hay que sumar la represión de un régimen incapaz de sacar adelante al país y que recurre a la violencia institucional para perpetuarse en el poder. De ello dan cuenta esas, aproximadamente, 6.800 ejecuciones extrajudiciales que se recogen en el informe de Bachelet, si bien sirve el caso del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo para ejemplificar esta brutal violación de los derechos humanos. Cuando Bachelet aún permanecía en el país, las autoridades desvelaron la muerte de Acosta, quien había sido detenido el pasado día 21 y que, según la versión oficial, murió “durante el acto de presentación frente al tribunal competente”. Pero un fiscal ha ordenado el arresto de un teniente y un sargento segundo adscritos a la Dgcim como presuntos responsables de los hechos, imputados por el delito de homicidio preterintencional con causal. O, lo que es lo mismo, Acosta presuntamente murió como consecuencia de las torturas a las que fue sometido en cautiverio. La Venezuela de hoy duele, y en Canarias, por tantas razones, particularmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.