Portada » El dictador Maduro tiene a Sánchez de rodillas: la embajada de España en Caracas sin luz y rodeada de espías bolivarianos
Noticias

El dictador Maduro tiene a Sánchez de rodillas: la embajada de España en Caracas sin luz y rodeada de espías bolivarianos

LA DICTADURA CHAVISTA A SUS ANCHAS CON EL GOBIERNO DE COALICIÓN EN LA MONCLOA

La tibieza de Pedro Sánchez respecto de la dictadura chavista la pagan muchas personas, entre ellas el personal diplomático español que trabaja en la embajada en Caracas.

Mientras el país caribeño se cae a pedazos, el régimen ha visto la llegada del Gobierno en coalición en España como una oportunidad para mostrarse más envalentonado de lo que ya venía siendo.

No son pocos los desencuentros diplomáticos entre Venezuela y España desde que el chavismo llegó al poder, pero detrás de la cortina ha habido un exceso de complicidad cuando ha gobernado el partido socialista, un ejemplo de ello es el caso del exembajador de Zapatero, Raúl Morodo (2004 – 2007), quien presuntamente se apropió de 35 millones de euros provenientes de PDVSA.

Pero a pesar de las concesiones de Sánchez a Maduro -por ejemplo, evitó reunirse con Guaidó en su paso por España-, la embajada de España en la costosa avenida Mohedano de Caracas, lleva semanas sin luz, es víctima constante de pintadas proetarras y todo esto mientras está rodeada de agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN) y patrullas de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), según publica El Español.

Estas medidas del régimen criminal no llegan por casualidad, forman parte del asedio empleado desde que el pasado 30 de abril de 2019, el líder de Voluntad Popular, Leopoldo López, se instalara en la residencia del embajador, Jesús Silva.

La llegada de Zapatero a Venezuela

Este tema también podría estar en la agenda de los encuentros entre Zapatero y el régimen venezolano. El expresidente socialista llegó a la capital venezolana el pasado viernes 7 de febrero de 2020, en un vuelo directo Madrid-Caracas, identificado con el número IB6673 de Iberia y fue recibido por el dictador, Nicolás Maduro, y su vicepresidenta, Delcy Rodríguez.

Zapatero viajó hasta Caracas con el objetivo principal de “trazar una estrategia de cara al regreso de Juan Guaidó a Venezuela. Un tema que no sólo tiene que tratar con el régimen, sino también con los rusos que acaban de entrar al país”, según informaron fuentes venezolanas a Periodista Digital.

Pero también con la misión de intentar apagar el gran incendio que ha generado la reunión entre José Luis Ábalos y la vicepresidenta chavista Delcy Rodríguez en el Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez.

Todo esto a pesar de que el Gobierno de Pedro Sánchez se desmarcó del viaje del buen amigo de Nicolás Maduro, quien no tiene ningún tipo de credibilidad para la oposición venezolana.

Julio Borges, encargado de la política internacional del gobierno interino que lidera Juan Guaidó, hizo público que los vínculos de Zapatero con la dictadura chavista y en particular con Delcy Rodríguez, los cuales van mucho más allá simples intereses por la democracia:

«En el proceso de Dominicana nosotros sufrimos amenazas reales de Jorge Rodríguez, de su hermana Delcy Rodríguez, de Zapatero, que si no firmábamos ese acuerdo (…) nosotros íbamos a sufrir, y nuestras familias, represión (…), nos amenazaron, en lo personal, con cárcel», dijo Borges en agosto de 2018 desde Colombia.

Tags