Portada » El debate de la supresión de los grados de tres años
Sociedad

El debate de la supresión de los grados de tres años

La desaparición
La desaparición

Marta Aquirregomezcorta – NIUS Diario

  • El Ministerio de Universidades ha eliminado la veintena de grados de tres años para que todos duren cuatro

El Ministerio de Universidades ha tomado la decisión de que desaparezcan del mapa la veintena de grados de tres años (180 créditos) que actualmente existen en el sistema universitario español. A partir de ahora todos durarán cuatro años (240 créditos), con la única excepción de aquellos que, por directrices europeas, deban ser de 300 o 360 créditos, como estudios sanitarios o técnicos, según el borrador del real decreto sobre la ordenación de enseñanzas oficiales.

Se acaba así con la fórmula 3+2 (tres años de carrera y dos de máster), que conlleva que, para que un alumno alcanzar una formación completa, debía cursar un máster de dos años. Se generaliza, por lo tanto, a partir de ahora la fórmula de 4+1 (cuatro años de grado y uno de máster).

En su creación, los grados, en general, fueron concebidos para proporcionar contenidos generalistas, y es el máster el que da la especialización. El ministerio dirigido por Manuel Castells  defiende que los grados de tres años no garantizan la “calidad formativa” necesaria y que son estudios demasiado específicos como para ser carrera universitaria. El secretario general de Universidades,

, explicó en rueda de prensa esta semana que muchos de estos títulos no tienen nada que ver con los clásicos, que prevén una formación suficientemente amplia como para adquirir una serie de capacidades.

Lo cierto es que los grados de tres años estaban pensados para que un alumno pudiese incorporarse de forma inmediata al mundo laboral. Actualemnte, en España se imparten 24. Solo 15 de las 81 universidades que hay en España los ofrecen, la mayoría universidades privadas y catalanas. Ahora, estas universidades tendrán que prolongarlos un año más y adaptarlos antes del curso 2023-2024. Los alumnos que actualmente ya estén matriculados en un grado de tres años continuarán con su plan de estudios de tres cursos. Desde que se crearon, solo se han se han graduado dos promociones.

Versatilidad y variedad

“La supresión no afecta a los derechos de los estudiantes que los están cursando; pero la presentación pública de la noticia estigmatiza a estudiantes y ofertas universitarias, algunas de ellas son de alta calidad”, explica Ricardo Rivero, rector de la Universidad de Salamanca, partidario de la versatilidad que permite la variedad en la duración de los grados, siempre y cuando se controle la calidad académica.

La Generalitat y los campus catalanes han anticipado que interpondrán alegaciones para corregir el borrador del ministerio. La Universidad Oberta de Catalunya, a distancia y semiprivada, oferta actualmente el grado de tres años de Diseño y Creación Digitales, con 1.700 alumnos matriculados, y tenían planeado sacar otros dos grados más relacionados con las TIC el próximo septiembre. Carles Sigalés, su vicerrector de Docencia y Aprendizaje, explica que los grados de tres años están dirigidos a “ámbitos emergentes que requieren de formación universitaria, como aquellos que están orientados a áreas my dinámicas, como por ejemplo, el área de las TIC”.

El precio de los másteres

Con el Plan Bolonia, instaurado hace una década, desaparecieron las diplomaturas de tres años, como Magisterio, Enfermería, y las ingenierías técnicas, así como las licenciaturas de cinco años. A cambio, todas ellas pasaron a denominarse grados. Para completar la formación, desde entonces, es obligatorio cursar en algunos grados, como derecho o profesor de secundaria, un máster habilitante para poder ejercer.

El exprofesor emérito de la Universidad Politécnica de Madrid y rector honorífico de la Universidad Jaume I, Francisco Michavila, recuerda que cuando se creó la estructura de los grados y másteres, con el gobierno socialista de entonces, se decidió que los grados durasen cuatro años para adecuar de la mejor manera la formación al empleo y que los jóvenes accedieran al mundo laboral con más conocimiento.

Fue el ministro José Ignacio Wert, del PP, el que instauró el sistema 3+2 en 2015 con la idea de responder a nuevas demandas sociales, laborales y económicas. Pero la fórmula no gustó a los alumnos que veían como el hecho de tener que cursar dos años de máster y no uno encarecía sus estudios. El precio de los másteres en España (entre los 590 y los 2.800 euros), es mucho más elevado que el de los grados (entre 518 y 1.660 euros).

Sin embargo, Ricardo Rivero puntualiza el debate sobre los precios, al menos en el caso de la universidad pública: “Los precios de los másteres los marca un decreto de precios públicos, no los años del máster. El precio no lo marca la extensión de los títulos, sino las políticas de precios públicos y de becas”.

El horizonte internacional

El sistema 3+2 es muy frecuente en países europeos como Alemania, Reino Unido, Portugal, Países Bajos o Italia. “Los buenos másteres en Europa tienen dos años. Durante estos años los másteres españoles, de un año, han estado en una posición de inferioridad respecto a los másteres en otros países”, asegura Michavila. “Los cuatro años en el grado tiene la componente positiva de mejorar el tema del empleo, y una negativa al debilitar la oferta de estudios de máster. Y esto es importante porque el futuro de las universidades va a ser su oferta de másteres”.

“Hay países en los que con un máster español no se puede acceder a un doctorado porque no tiene los créditos de postgrado suficientes”, afirma Rivero, que explica que el contexto internacional hace de España un caso atípico con sus grados de cuatro años. En este sentido, el rector de Salamanca valora la utilidad de tener algunos grados de tres años enfocados a alumnos que estén pensando en un itinerario académico internacional.

Desde que los grados se crearon ha habido una tensión permanente entre los gobiernos y los rectores catalanes que siempre han apostado por los grados de tres años. “Las carreras de tres años se crearon para normalizar algo que ya estaba ocurriendo en Europa, donde se combinan los grados de cuatro y tres años, explica Sigalés. “Los grados de tres años son equiparables y homologables a cualquier título universitario. Con esta decisión del ministerio se lamina la autonomía universitaria y se da un paso atrás respecto al sistema europeo“, añade.