Portada » El Banco de España espera un verano con la mitad de los turistas extranjeros de un año normal
Actualidad

El Banco de España espera un verano con la mitad de los turistas extranjeros de un año normal

El Banco de España
El Banco de España

Rebeca Gimeno – NIUS Diario

  • La previsión de crecimiento del PIB del 6% para este año se basa en un verano con alrededor de 16 millones de visitantes extranjeros

  • En el verano de 2020 llegaron casi 6 millones de turistas extranjeros, cuando lo normal serían 29 millones en temporada alta

Faltan tres meses y el verano de 2021 todavía está en el aire. Los gobiernos europeos aceleran los planes para poner en marcha un certificado covid que facilite la movilidad. Pero todo sigue dependiendo de la pandemia y la vacunación.

Así que la temporada alta sigue rodeada de mucha incertidumbre. Las últimas noticias que llegan de fuera no son buenas: el Reino Unido ha retrasado hasta el 30 de junio la posibilidad de que sus ciudadanos puedan viajar libremente.

Posibilidades para el verano de 2021

Según las últimas previsiones del Banco de España, si todo va más o menos tal y como está previsto, nuestro país podría recuperar la mitad del turismo internacional este verano: unos 15 millones de extranjeros cuando lo normal serían 29 millones. Ya sería una mejoría notable respecto a la cifra de 2020 (sólo 6 millones de llegadas de turistas).

Pero si nos encontramos con cuartas y quintas olas de covid en nuestros principales países emisores de turistas (Reino Unido y Alemania) y más restricciones a la movilidad, el sector turístico podría vivir incluso un verano peor que el de 2020. En el escenario más severo (barra roja), el turismo podría representar el 13,7% de un año normal.

España es el país europeo que más depende del turismo y su plena recuperación llegará en 2023, según los escenarios más positivos.

Además la hipótesis que maneja el Banco de España es que el patrón de consumo no cambie: es decir, que superado el covid las personas mantengan su gusto por viajar y pasar sus vacaciones fuera de su país. “Ahora mismo es muy difícil todavía saber si habrá cambios estructurales en el turismo. No es descartable, pero la hipótesis más verosímil es que se recupere el nivel de visitantes”, explicaba Óscar Arce, director general de Economía y Estadística del Banco de España.

Turismo y consumo, las dos claves

Las nuevas previsiones del Banco de España han reducido la recuperación para este año del 6,8% previsto en diciembre al 6,0%. En el cuadro macroeconómico (el detalle por partidas que explica este crecimiento), hay dos variables destacadas:

  • El consumo de los hogares (la parte más importante del PIB) repuntará este año un 8,8% (después de caer un 12,4% en 2020).
  • Las exportaciones de bienes y servicios (aquí hay coches y otro tipo de bienes, pero sobre todo los ingresos por turismo) rebotarán un 11,1% tras caer casi un 21% el año pasado.

Estas dos partidas son las que en gran parte determinarán el nivel de la recuperación. Y no se mueven en compartimentos estancos. Una peor temporada turística, solo un 13% respecto al verano de 2019 en el peor escenario, se traduciría en menos hoteles y restaurantes abiertos, más paro, ERTE (si se prolongan hasta el verano), menor confianza… Y por lo tanto menor consumo en general de los hogares.

Lo mismo podría ocurrir pero en el sentido contrario: una temporada alta por encima de las expectativas se traduciría seguramente en un mayor consumo.

En este juego de interacciones será también muy relevante el papel del ahorro acumulado por los españoles. Su salida de las cuentas corrientes es clave también para reanimar el consumo y eso sólo ocurrirá si el horizonte económico de las familias está más despejado.

Parte la recuperación se traslada a 2022

La revisión de ocho décimas de crecimiento para este año se debe:

  1. A un peor arranque económico en el primer trimestre.
  2. Menor capacidad de absorber los fondos europeos, básicamente porque se nos está echando un poco el tiempo encima y todavía no se ha puesto en marcha ningún proyecto. Europa todavía no ha aprobado ningún plan nacional para ejecutar estas ayudas.

Antes se pensaba que la recuperación se concentraría en 2021, pero ahora parece cada vez más probable que se reparta entre este año y el que viene. En 2022 la economía española todavía crecerá mucho más de lo normal (un 5,3%). Si no hay grandes desastres en el frente de la vacunación, nos esperan cerca de 24 meses  consecutivos de fuerte crecimiento. Sin embargo, no será lo suficiente intenso como para recuperarnos del todo.

23_PRODUCTO_INTERIOR_BRUTO

Esa añorada vuelta a la normalidad en términos económicos (línea 100 en el gráfico) no llegará hasta mediados de 2023, según el Banco de España y su escenario central. Pero pensar en tres años vista en tiempos todavía del covid es pensar muy, pero que muy a largo plazo.