Portada » La banca pide a Repsol retrasar la OPV de sus renovables y buscar un socio
Economia

La banca pide a Repsol retrasar la OPV de sus renovables y buscar un socio

Repsol
Repsol
PABLO MARTÍN SIMÓN / ÁLVARO BAYÓNCincoDias

Los asesores recomiendan que dé entrada a un fondo a través de una ampliación y que salga a Bolsa en dos años

Repsol ve nubarrones en su plan para sacar a Bolsa su filial de renovables. La banca, capitaneada por JP Morgan, le aconseja esperar. Plantea que en este año venda una participación minoritaria a un fondo y postergue la salida a Bolsa para los próximos dos años, según indican fuentes conocedoras de la operación a CincoDías.

Por el momento, Repsol ve la avalancha de empresas renovables que desembarcan en la Bolsa española desde el burladero. Su consejero delegado, Josu Jon Imaz, anunció a finales del año pasado, en la presentación de su plan estratégico, la intención de lanzar una OPS de su filial de energías renovables o de vender una participación minoritaria a un inversor. Esta filial verde está construida sobre los cimientos de los activos renovables que adquirió de Viesgo, con 2.350 megavatios, y por los que pagó 770 millones, junto a su comercializadora de luz y gas en 2018. Posteriormente añadió otros activos, como los 26 parques eólicos que compró a Forestalia.

De los 18.000 millones en inversiones que contempla el plan estratégico, con el objetivo de que se cumpla antes de 2025, Repsol calcula que 5.500 millones serán en activos iniciativas bajas en carbono. Y de ellos, la mayor parte, unos 3.700 millones, serán solo en renovables, que se repartirán entre energía solar y eólica. Así, Barclays otorga a la filial una valoración de unos 4.000 millones de euros. Citi calcula un ebitda para las renovables de 300 millones en 2025.

La irrupción de Repsol en las energías renovables es bastante reciente. Hace años, pocos podían imaginar que una petrolera estuviese tan interesada en contar con un negocio potente de energía verde y sin huella de carbono. Y los inversores necesitan ver con un poco más de perspectiva cómo se desarrolla esta apuesta renovable.

El objetivo de la petrolera es contar con 7.500 megavatios renovables en 2025

Los bancos plantean a la petrolera española una operación conocida en el sector como pre-IPO. Es decir, aconsejan vender ahora una participación minoritaria a un fondo a través de una ampliación de capital en su filial renovable. Así Repsol podrá financiar su plan de expansión. Pero incluirá una condición en esta operación. Acordará con el comprador la venta de esa participación minoritaria a la vuelta de un tiempo en una futura salida a Bolsa. El debut en el mercado se retrasaría unos dos años, según las propuestas.

El principal argumento que esgrimen es que así Repsol podría demostrar galones al mercado. Y que su interés por entrar en el negocio renovable no es flor de un día, sino que son capaces de aplicar su conocimiento del mundo energético y convertir sus proyectos en desarrollo en megavatios en operación. Además, el fondo de infraestructuras o de pensiones que pase por la firma puede servir de árbitro. Es decir, dar certidumbre de un funcionamiento justo de las relaciones entre Repsol y su filial.

Las opciones

El grupo aún mantiene todas las posibilidades encima de la mesa, tanto una salida a Bolsa como una venta privada. En su intervención, Imaz propuso un calendario que pasaba por realizar la operación entre finales de este año y comienzos del próximo. Todavía tienen tiempo para tomar una decisión. Un portavoz de Repsol ha declinado hacer comentarios sobre esta información.

Su capacidad 100% verde se sitúa ahora en unos 1.100 MW

Acciona planea ejecutar un plan similar durante el primer semestre del año. Y esto puede decantar la balanza. La junta de accionistas de la compañía de los Entrecanales dio luz verde la semana pasada a vender en Bolsa en torno al 30% del negocio renovable, que representa más del 70% del ebitda total del grupo. Las valoraciones parten de los 10.000 millones de euros, incluyendo la deuda que le correspondería proporcionalmente por su contribución a los resultados.

Acciona y Repsol luchan por atraer a sus renovables a prácticamente el mismo tipo de inversor. Pero los Entrecanales cuentan con una ventaja: una larga trayectoria que los coloca como uno de los actores más consolidados del mercado español. Una experiencia que, hoy por hoy, le falta a Repsol. De hecho, los asesores le aconsejan que se mire en el espejo de los Entrecanales, que vendieron el 33% de su filial Acciona Energía Internacional a KKR. Y esa participación ahora es propiedad de Axa y de la propia Acciona.

La capacidad instalada de Repsol en energía 100% renovable –hidroeléctrica, eólica y solar– se situaba a finales del año pasado en cerca de 1.100 megavatios, según una presentación del pasado noviembre de los negocios exclusivamente verdes. Los proyectos (green­field) suponen el grueso de su cartera, con casi 8.000 megavatios en desarrollo, de los que 3.500 califica de “alta proyección”, debido a que cuenta con una tasa de éxito superior al 90%. La última presentación de la compañía anticipa 7.500 megavatios en 2025.